Lo mejor de esta semana


Original publicado en KZ #27 abril 2012

Por Ysora y Calistina


Ana Miralles López, es una madrileña que se inició en el mundo del cómic de la mano de la revista Rambla en 1982; después vendrían Madriz y Cairo, hasta dar el salto internacional con Eva Medusa contando con el guión de Antonio Segura.
En busca del Unicornio, Djinn y recientemente, Wáluk, son algunas de sus obras.
Se le reconoció el mérito a su gran carrera, premiándola en el Salón del cómic de Barcelona en el 2009. Sepamos algo más de ella.

KZ- ¿Qué queda de la Ana Miralles que inició su particular sueño allá en los años ’80? ¿Qué ha cambiado?

Queda bastante de aquel primer impulso, porque sigo soñando con las mismas cosas y me sigue haciendo ilusión cada nuevo proyecto. Todo ello adobado con la experiencia que he acumulado a lo largo de los años, y que me ha enriquecido a todos los niveles.



KZ-Tienes un estilo personal y maduro en tu trabajo como dibujante de cómics, ¿cuáles han sido tus principales influencias a lo largo del tiempo?

Buscar un estilo propio es uno de los principales quebraderos de cabeza de los principiantes. En los primeros trabajos sientes inseguridad porque te estás comparando con los maestros a los que admiras, y si eres un poco autocrítica y perfeccionista ves horrorizada todo lo que te queda por recorrer hasta llegar a hacer algo que des por bueno. Así, cada publicación se convertía en un doloroso examen, un espejo en el que ver todos los fallos de tu obra. Cuando empezaba a dibujar yo quería ser Fontanarrosa, quería ser Moebius, quería ser Gallardo, Tardi, Will Eisner, Harold Foster, Hugo Pratt... Son autores a los que sigo admirando, y en el camino se han unido otros muchos, pero para ser creativa y original he buscado mi propio camino, procurando enriquecer mi universo gráfico con otras disciplinas como la pintura, por ejemplo.



KZ-Cómo dibujante ¿cuál ha sido tu reto más importante para llevarlo a buen término?

Todo lo que he hecho ha tenido sus dificultades. Hay que tener en cuenta que aparte de tus miedos, fobias y problemas con el pincel o plumilla, están las siempre cambiantes relaciones con los editores, con los que nunca te aburres.

Con Eva Medusa me enfrentaba a mi primera historia larga, después de 10 años intermitentes de hacer historias cortas en diferentes revistas. Con en Busca del Unicornio mi principal preocupación era no traicionar a la obra que nos había inspirado, la novela de Juan Eslava Galán y profundizar en el realismo y la documentación veraz. Con Djinn, mi serie más extensa, he creado un universo gráfico basado en las fantasías orientalistas de occidente, y he intentado darle coherencia y alma.

El one shot "De mano en mano" fue complicado de hacer porque teníamos poco tiempo y mucha presión, el resultado no fue el esperado aunque trabajé muchísimo, con ilusión... Con Wáluk el reto era averiguar cuántos tipos de blanco podía plasmar, y si podría hacer adorable al carnívoro más eficaz del planeta transformado en peluche.
Definitivamente, el reto en el que ahora estamos metidos, Muraqqa', es el más difícil por la complejidad del mundo que describimos, por lo ambicioso del proyecto y por las circunstancias que atravesamos. Hay mucha incertidumbre...

KZ-De todas tus obras, ¿de cuál te sientes más orgullosa?

Es difícil elegir, porque a todas las quieres y también a todas les pongo algún " pero"...Creo que siempre puedo mejorar, y en eso andamos. Pero si hay que decir un título, En Busca del Unicornio fue una verdadera superación y una carrera de obstáculos con recompensa final. Me marcó el camino para todo lo que vino después.
Peroooo....también me siento muy orgullosa de haber hecho ya 10 álbumes de Djinn, de haber creado unos personajes sólidos con todo su universo.

KZ- ¿Algún personaje que te haya costado plasmar y por qué? ¿De cual te sientes más satisfecha?

Me costó mucho hacer al rey Gorila, no acababa de verlo. Hasta le propuse a Jean hacer mejor un cocodrilo gigante, pero él quería pelos... Al final quedé satisfecha con el retrato que le hice. Un tipo grave, serio, un pelín retorcido...lástima que dure tan poco.

El personaje que más juego me ha dado ha sido Juan de Olid, porque le vemos madurar a lo largo de la historia, y tiene toda una paleta de expresiones, de estados de ánimo que son una gozada para un dibujante. Al menos yo me lo paso muy bien retratando la psicología de los personajes.

KZ-En dos obras como Djinn y Muraqqa, lo oriental tiene mucha importancia, especialmente lo sensual y lo erótico de los harenes. ¿En qué te has inspirado para poder plasmar esa sensación en tus dibujos?

Muraqqa' nace del deseo de profundizar en el fascinante mundo de los harenes. Para mi trabajo en Djinn me documenté exhaustivamente y siempre utilizas una mínima parte de lo recogido. Así descubrí la india del s XVII y sus fabulosos palacios y harenes. Con Djinn el tema del orientalismo se acabó practicamente en el cuarto álbum, aparte de que el tema que sobrevuela toda la serie es principalmente el poder en todas sus manifestaciones.
Mi inspiración en ambos casos ha sido la pintura. Para Djinn la del s XIX, con magníficos pintores de imaginación desbordada ( ninguno estuvo dentro de un harén, claro ) como Jean-Léon Gérôme, Paul-Louis Bouchard, Ferdinand Roybet, Benjamin Constant...la lista es enorme.
En Muraqqa' he encontrado toda la información necesaria para documentarme en sus miniaturas, preciosas obras de arte.

KZ-Has trabajado con Antonio Segura, Jean Dufaux y Emilio Ruiz (repitiendo con éste último) ¿con cuál has trabajado mejor? ¿Alguna anécdota?

Anécdotas, muchas. Lo primero, un emotivo recuerdo a Antonio Segura, recientemente desaparecido, demasiado pronto. Él me abrió las puertas de la publicación en Francia, y con él hice mi primera serie. Nos llevábamos muy bien, aunque los dos teníamos un carácter fuerte, pero en lo esencial coincidíamos. Él tuvo que soportar mi inexperiencia, mis neuras de no querer dibujar ciertas cosas a las que le tenía una manía horrible, como las armas, los automóviles y los barcos. Por eso para el segundo álbum de Eva Medusa hicimos Emilio y yo una maqueta del Menino Jesús, el barco donde transcurre la historia. Antonio tenía un método infalible para que no le pusiera pegas a un nuevo guión : me invitaba a cenar a su casa ( la relación con Ana, su esposa, y sus hijas era entrañable y familiar, hasta la gata de la casa era un cielo ), allí mismo me tenía que leer el guión, y claro, como aquello era una fiesta, siempre me parecía fantástico.

Con Emilio Ruiz he trabajado siempre, ya que me gustan sus historias. Tenemos una misma forma de ver las cosas y nuestro interés va en la misma dirección. Tal vez tenga que ver el que seamos pareja, nos conocemos mucho y tenemos más tiempo y ocasión de perfilar las historias. Además sus historias las hago mías porque participo activamente en ellas en mayor o menor medida.

Dufaux es un guionista clásico, una star, alguien que trabaja siempre igual con sus dibujantes. No formas equipo, te asocias con labores bien diferenciadas. El guión aparece hecho y cerrado un día, y yo lo dibujo a mi aire. Hay respeto por ambas partes pero poca comunicación, aunque después de 10 álbumes ya está todo claro.

KZ- Tu última obra, Wáluk, está dirigida al público infantil. Un buen cambio de registro. ¿Qué es más difícil, ilustrar al público adulto o imaginar el fantástco mundo de los niños?

Son tan diferentes que no se puede comparar la dificultad.
Todo es muy difícil si quieres hacer algo original, si quieres ser creativa. Y poco importa a quien vaya dirigido.
Hay que ser honesta e intentar dar lo mejor de ti misma.
Wáluk la hice para mí... y luego nos dimos cuenta de que a los niños les gustaba.
Además el mundo infantil y juvenil no me es ajeno, he ilustrado una treintena de libros y cuando empecé en el cómic, de verdad creía que me dedicaría a hacer historias juveniles de humor...

KZ-A pesar de ser una de las ilustradoras españolas de la actualidad en el mundo del cómic patrio, siempre acabas volviendo tu vista hacia Francia. Todos conocemos las dificultades de publicación en España pero, ¿crees que tanto el mercado como las editoriales han evolucionado a lo largo de toda tu carrera?¿Nos queda aún mucho camino para recorrer hasta alcanzar el mercado franco-belga?

Sí. Y lo digo con pesar. Es muy complejo, porque no se trata de editoriales, que las hay y muy buenas, de distribuidores, donde tenemos también un gran nivel, y la red de librerías especializadas que cuenta con gente realmente vocacional...Todo eso está bien pero es poco en cantidad, que no en calidad. Tenemos un mercado raquítico para los lectores potenciales que hay en este país. Falta mercado, público, lectores, dinero para consumir cultura, educación para disfrutarla, respeto desde los estamentos y que se considere al cómic como una fuente de riqueza más, al igual que el cine o la literatura. Se nos considera el pariente tonto de la cultura. Por ejemplo, la presentación que se hace de un cómic en los programas de televisión suele ser deficitaria, porque son incapaces de mostrar una historieta tal cual es, quieta y muda. Siempre animan las viñetas con algún efecto, le añaden sonidos... ni se conoce ni se respeta el medio de expresión del cómic, único y maravilloso.
Los autores que hemos desarrollado nuestra carrera en Francia y Bélgica hemos conseguido una continuidad en la publicación que aquí es imposible. Y podemos vivir de nuestro trabajo.

KZ- Por último, algún consejo para quienes quieran seguir tu estela o iniciarse en el mundillo del cómic…

Cada carrera es única y es el resultado de lo que querías hacer y lo que al final pudiste hacer...
La única fórmula infalible que conozco para dedicarte a esto es meterle horas, trabajo, ilusión y perseverancia.
Trabajando aprendes a conocerte y si no te engañas, pronto sabrás si sirves para esto. Si tienes esa certeza, estarás preparado para pasar años duros. Pero hay que resistir, dicen que quien aguanta, gana. Es un trabajo solitario y sacrificado porque no hay horarios y no siempre los amigos y la familia lo entiende.
Hay que tener proyectos, prepararlos y moverlos por las editoriales, alguna dirá que sí...

{ 3 comentarios ... read them below or Comment }

  1. Qué poder para entrevistar!! Diómío, tengan cuidado con las niñas, hacen confesar todo! (yo por ejemplo fumo hongos alucinógenos XD)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, gente amable hay en todas partes y Ana Miralles lo es; una artistaza como la copa de un pino que dibuja como los ángeles.
    ¿Eing? que fumas hongos alucinógenos y no compartes, mal.MUY MAL!

    ResponderEliminar
  3. Nos dio una entrevista fantástica, a mi personalmente me gustó mucho el enfoque que le dio a las respuestas y lo amable que fue contestándonos. Me dio muy buena sensación y se lo agradezco de todo corazón, porque me encanta como autora :D

    ResponderEliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -