Lo mejor de esta semana

    Si había una noticia cinéfila que proviniera de Japón que nos tenía a muchos en vilo, era esta adaptación del manga del mismo nombre creado por Hiroya Oku. Y es que temblábamos por como adaptarían esta magna obra que mezcla ciencia ficción, moralidad social y gamberrada gore, que aún no tiene final, a la gran pantalla; y nos iluminábamos al ver alguna foto por la buena recreación de los trajes y del propio GANTZ. Dividida en dos películas y estrenada en Japón en enero y abril de este año, llega a España directo al formato doméstico por Mediatres a finales de octubre y noviembre. Este es mi veredicto.


Dirección: Shinsuke Sato
Autor original: Hiroya Oku
Guión: Yûsuke Watanabe
Producción:Nikkatsu / Nippon Television Network Corporation (NTV) / Shueisha / Toho Company

Género: Ciencia Ficción, acción.

Año: 2011
Duración: 131 min. aprox. (cada parte)


“La habéis palmado, tíos. Ahora yo controlo vuestras nuevas vidas. Espero que lo hayáis entendido."

Kei Kurono y Masaru Kato, amigos en la infancia, se topan en el metro de Japón y salvar la vida a un borracho provocará que mueran atropellados. De pronto despiertan en una habitación con más gente y ante ellos una gran esfera negra: GANTZ. Muertos o no, si quieren seguir con sus vidas deben participar en un extraño y macabro juego aniquilando alienígenas como objetivo, los cuales muertos y según las actuaciones de cada cual en la misión, se les otorgará puntuaciones. Si quieren salir vivos han de luchar intentando entender las normas y reglas impuestas por GANTZ, una incógnita en forma de esfera negra a la que nadie puede dar respuesta. 


Parte1: Un comienzo más o menos acertado.

No debemos ser ilusos, sabíamos que adaptar esta obra en la gran pantalla significaba tomarse muchas libertades. Así que con esta perspectiva sólo quedaba rezar para que al menos los personajes fueran fieles al espíritu de los originales, se intentara explotar ese lado, algo heroico y muy cabrón, del ser humano y la sociedad, y sin duda fuera pura diversión gore con un halo oscuro que embruja. Con eso, muchos se hubieran conformado y en parte es lo que parece intentar esta primera película. Todo ello gracias a una perfecta ambientación, un uso correcto de las escenas del manga para que encajen en dos horas de metraje, maquillaje de aúpa, unos efectos especiales correctos –aunque no perfectos- y música de Kenji Kaway que se acopla bien -sin ser de lo mejor que ha compuesto en su carrera-. Pero si esos son sus puntos positivos no podemos evitar los negativos que cobran mayor peso sobre todo para el desconocedor de la obra original.

Empecemos por un argumento confuso. Que la historia comience directamente en GANTZ es algo bueno para no irse por las ramas, pero los que desconozcan el manga o el anime se perderán sin remedio. La historia de los personajes en su día a día está cogida por los pelos, no nos apegamos a ellos por mucho que nos digan cuales son sus problemas y las licencias de libertad que se toman para aspectos nimios no tiene ningún sentido. A su vez, ese lado oscuro y cabrón del ser humano no es explotado en toda su plenitud, observándose sólo unas meras pinceladas. 


Aunque podemos decir que hay “gore”, tras la palabra deberíamos poner “Light” o edulcorado, algo que también fastidia. Empezando desde los escáneres de personas donde deberíamos ver sus vísceras sanguinolentas en el proceso, hasta cambiar a sangre negra petrolífera o blanco esperma para los alienígenas. Ridiculeces sin sentido que aunque no estropeen el film, si te deja una sensación de vacío.

Se puede discutir el argumento haciendo más paralelismos con el manga, pero por ahora lo dejaré como algo inevitable que debía de pasar y lo apartaré para algún futuro escrito sin miedo a destripar nada.

Parte2: Un final para “palmarla”.

Desde el estreno de esta película se extendió la leyenda urbana de que ningún anime o película de GANTZ que le diera vida y quisiera darle un final, inexistente aún en el manga, conseguirían uno digno o, al menos, potable. Perfect Answer, título que se le dio a esta segunda película, es la afirmación de que hay guionistas y directores que no saben qué hacer cuando no se tiene material para contar un final, siendo toda la película un lamentable intento para ello.

Si los comienzos de la primera parte eran muy directos a lo que se refiere a GANTZ, esta segunda da más vueltas que un tiovivo para mostrarnos a nuevos personajes que deberían tener un papel que nos dejaran con el culo torcido. Esto provoca que empiece con una lentitud que desespera, con un sinsentido mayor que en la primera película. Y lo peor llega cuando te das cuenta que esos personajes son un mero pretexto para decirle al fan: “mira, los hemos sacado ¿os gusta?”. Porque sí, la verdad es que tales personajes sólo corren, parlotean sin necesidad, muestran sus cuerpos, luchan… pero en lo que se refiere a la historia no aportan nada. Hasta una piedra es más que ellos.

Las escenas de acción se vuelven mundanas, con la salvación de la “batalla en el metro”, y el gore edulcorado acaba desapareciendo dejando paso a las explosiones y artificios en los decorados, desapareciendo también los increíbles maquillajes para mostrarnos a los aliens horrendos que tan bien consiguieron en su primera parte.

El intento de volver a los personajes, a sus miedos y deseos, que se dejó a un lado en la primera parte, se vuelve en un ejercicio de tedioso metraje que ayuda a espantarnos. Todo ello como pretexto para volver a una fórmula casi exacta que apareció en los últimos capítulos del anime –criticado hasta la saciedad por todo fan o conocedor de la obra original- y llegar a un desenlace que no sabes si reír por tanta tontería comprimida antes de ese fin más típico imposible, o llorar por perder dos horas de tu vida viendo una película que en su primera parte parecía que iba a ser, como mínimo, potable, sin dejarte ese mal sabor de boca.



Podemos concluir, pues, que GANTZ Live Action es una obra que comienza con buen pie, manteniendo más o menos el espíritu de la obra original, con una dirección simplemente correcta e interpretaciones comunes made in Japan. Pero por desgracia todo se va al traste con su segunda película por un argumento precipitado, con personajes que en el film hacen menos que un florero, y un final tan pomposo como ridículo que revalidará con el final de la versión anime de Gonzo. Verla o no verla es cosa vuestra y no sé yo si una gran cuestión.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -