Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ #27

El anime siempre suele recaer en una serie de tópicos o bases. Es algo habitual el sentir un ligero dejá vu al empezar una nueva serie. Siempre hay estructuras o personajes que se hacen característicos y que identificamos inmediatamente, y aún con la inventiva nipona hay tantos casos en los que se limitan a un género o esquema. Al mirar en el baúl de los recuerdos una obra maestra reluce, una serie que rompe moldes sin ser explícita y que da una vuelta de tuerca a muchas convenciones sin llamar abiertamente la atención: el blues de Cowboy Bebop.



.You’re gonna carry that weight

Un grupo de tres cazarrecompensas trata de sobrevivir a duras penas en un futuro donde la humanidad se ha extendido por el Sistema Solar y la ley es incapaz de extender su brazo hasta los rincones más alejados del dominio humano, legalizando con ello los cazarrecompensas para suplir sus faltas. Cowboy Bebop sitúa la acción en una rara avis de los escenarios: un espacio vacío y poblado únicamente por seres humanos. La raza humana no ha logrado extenderse más allá de Marte, y la tecnología de futuro usado trae una suerte de decadencia a cada una de las ciudades por las que Spike, personaje principal, se pasea. 



Con esa base tan sentada en una suerte de realismo relativo la serie comienza dejando claro que este no es un viaje normal. Si bien la serie acaba centrando su foco en la rivalidad entre Spike y su ambicioso hermano Vicious, incluso esta trama principal acaba siendo tangente a su estructura abiertamente episódica. Donde muchas series, como haría Ghost in the Shell: SAC, utilizan sus primeros episodios para definir su mundo y luego poder centrarse en la elaborada trama, la serie de Watanabe centra sus esfuerzos en hacer un gran puzle donde las piezas están ocultas en cada gesto y cada frase y el resultado depende más de la imaginación que de un hecho estricto. Todos los personajes tienen un trasfondo y un pasado, y los protagonistas poseen cada uno sus traumas personales y vidas pretéritas que prefieren no recordar, pero el averiguarlas depende más del espectador que de la serie. Cowboy Bebop hace lo que muy pocos animes se atreven, y en lugar de explicitar cada uno de sus detalles, emplea una narrativa mucho más sutil en la cual, capítulo a capítulo, se va trazando lentamente un mapa del universo particular de la serie y de quiénes son realmente sus personajes. Como dicta la tradición, Spike y sus compañeros nacen todos clichés que poco a poco van revelando sus múltiples caras para ofrecer unos personajes sorprendentemente humanos y redondos. Las historias que aquí se narran en muchos casos carecen de principio y final más allá de lo que el propio espectador pueda concluir, y en cada una de ellas se tratan con amargura temas sobre la madurez, la vida y la muerte, el egoísmo o muy especialmente la soledad. Cowboy Bebop es, ante todo, las vidas de sus almas errantes, todas ellas solitarias en un mundo frío que les ha rechazado, y cuyo único consuelo es la compañía que se puedan ofrecer los unos a los otros. No hay grandes momentos de revelación como, no es una serie de descubrimientos o de tramas épicas y enrevesadas. Además, la serie salta constantemente de géneros, variando del neo-noir a la acción, el western, la comedia, el terror de Alien o incluso un surreal tributo al blaxploitation. Dicen que los japoneses consideran más importante el viaje que el destino, y Cowboy Bebop lo demuestra una y mil veces.

.Simpathy for the devil



Pero esto no es lo que ha dado un gran reconocimiento a la serie, no es lo primero que saldrá de los labios de sus fans. El plato fuerte, la joya de la corona de esta genialidad se ve encarnada en la banda sonora de Yoko Kanno, maestra del sonido y reputada compositora donde las haya, que en esta serie alcanza la sublimación de su talento, una magnum opus que combina la electrónica, el drum n’ bass, la música clásica y, en especial, el jazz. Urbano, soul, blues, bebop, instrumental o cantado, experimental, fussion, Cowboy Bebop es jazz en todas y cada una de sus formas y derivaciones, casi erigiéndose como un tributo al género y construyendo uno de los paisajes sonoros más ricos del medio. Además, donde muchos hacen una composición para varias escenas, Kanno ofrece una obra pensada para momentos muy concretos, una sucesión de composiciones maestras que se alarga durante horas, decenas de ritmos que nunca se repiten y que en ocasiones se improvisan sobre la marcha para adaptarse al ritmo y la acción. Acompañando esto, un dibujo típicamente noventero, detallista y muy basado en las rectas angulosas, crea un entorno visual tan rico como creíble, que cuenta tantas historias con sus imágenes como la propia narración y concibe un mundo que respira vida y carisma. La obra está cuidadosamente animada y trata con atención cada detalle, ofreciendo una elevadísima calidad visual que hace justicia al derroche de talento e imaginación de Kanno.

.See you space cowboy

Hay muchas series, como Panty & Stocking with Garterbelt, que no se parecen a nada que se haya visto antes en el anime, pero Cowboy Bebop logra serlo sin que la gente lo saque a la luz. Comprender su identidad es una labor de reflexión y conocimiento, tan sutil como lo es la propia serie, pero no por reconocerlo pierde su fuerza o identidad. Cowboy Bebop es una muestra del poder narrativo del anime y de lo que puede dar, y un clásico inmortal del medio que todos deberían tener en su videoteca.

Ficha Técnica

.Año: 1998
.Autor: Shinichiro Watanabe
.Género: ciencia ficción
.Categoría: seinen
.Estudio: Sunrise
.Episodios: 26

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -