Lo mejor de esta semana

Cambio la introducción para decir dos cosas antes: 

La primera es mi cambio de nombre de usuario. Sí, sigo siendo Lax, pero por diversas razones a partir de ahora iré usando mi nombre para los artículos de mi manufactura.

La segunda, y más importante: siento mucho el retraso con la que sale este artículo, que por mil y unas razones no terminaba de editar y de publicar en el Blog (algunas justificables y otras no, que le vamos hacer). Pero ahora que conocemos que la nueva FicZone Granada de 2013 se celebrará para el 25 y 26 de mayo, no es tarde para echarle un ojo y convenceros de por qué deberíamos vernos en este evento (porque sí, el menda, salvo catástrofe apocalíptica donde la raza humana quede hecha puré de patata, va).



Una vez leí: visto un Salón, visto todos. Y en parte no le falta razón. No soy un gran visitante de este tipo de eventos porque salí bastante exhausto de ellos en mi tierra, de ver como estos eventos era más bien un gran parque de recreo para frikis y otakus con alguna tienda de manga y anime y su respectivo merchandising. A mí eso sólo me atrae por el hecho de las tiendas, a lo del “parque”, pues prefiero uno con arbolitos y excrementos de perros por doquier, que no dejan de tener su encanto. Así que FicZone iba ser otro más hasta que recibí el coactivo mensaje (a punta de pistola) de mi jefa Calis. La razón no era el evento en sí, sino la entrevista a Watanabe. Y tal vez era el momento de reconciliarme con este tipo de eventos.

La FicZone de Granada se celebró en la Feria de Muestras de Armilla en los días 12 a 14 de octubre, dividida cada día en una especialidad. Así, el viernes 12 se centraba en los videojuegos y juegos de rol, el 13 era el Salón del Manga de Granada (hay que recordar que lo que pone en funcionamiento Éveleta es el de Andalucía) y el 14 un especial denominado Domingo de Aventuras centrado en la obra de Joseph Game, Hora de Aventuras, y que atraería un público infantil sobre todo. Sin duda una buena forma de aprovechar los días y que no fuera todo lo mismo.

El viernes 12 era mi día de entrevista a Watanabe, así que al principio estaba más centrado en ello que en el evento en sí. De todas formas se veía que era un día tranquilo, perfecto para mirar bien las tiendas e ir a alguna charla interesantilla como era la de ArtLand Studio, que fue un fiasco por la presentación que hicieron sus componentes y que sabréis si echáis un ojo al blog. Por lo demás, fue un día perfecto para los que disfrutan jugando a consolas retro o a las más modernas, o los que se lo pasan teta en una buena batalla campal de Warhamer o un duelo a Magic Cart, las zonas más atestadas del pabellón habilitado, viendo a jóvenes y cuarentones disfrutando como enanos. También fue el día de la puesta a punto del evento por parte de los organizadores, que pulían lo más pronto posible los defectos debido a olvidos o asuntos pocos importantes. Creía que la prueba de fuego sería el sábado, el día en que FERMASA estaría hasta los topes, pero uno de los encargados me dejó bien claro que en realidad la prueba de fuego era el primer día, ya que era cuando más fallos podrían aparecer y donde se pulirían para el siguiente. Si es así, yo diría que pasaron con cierta aprobación su prueba. Pero admitámoslo, por muy contento que yo estuviera por la entrevista realizada a un grande del anime nipón, el evento me pareció muy tranquilo, demasiado, las ofertas en tiendas casi nula (rebajas en productos de stock y alguna promoción realizada por cada stand como dar un ticket descuento para el día siguiente o rebajar uno o dos euros en ciertas horas) y las charlas en ese momento me parecían tan poco atractivas –una error por mi parte el no asomarme, pues en realidad bien pensado, la creación de un videojuego tiene su morbo (estaba enfermo, dejadme tranquilo)- que preferí largarme con mi resfriado a casa hasta el día siguiente mientras oía el descontento de alguno por pagar cuatro euros de entrada por “eso” –estaba claro que no era de los que disfrutaba de las actividades, ni le atraía charlas, ni quería pasar el día jugando a consolas ni aprender de expertos en Warhamer y Magics (algunos encantados por captar nuevos adeptos). Y como he dicho, las ofertas en tiendas no eran gran cosa –y este mes tampoco ha sido de novedades por doquier.
 La cola era bastante larga y aún quedaría rato para que se alargara más el día 13, sábado, Salón del Manga. El Cosplay se volvía el protagonista, como suele ser habitual en estos casos –existiendo desde los más elaborados a los cutres, y a que el cosplay es cosa del “pitufo” yo sólo os remito a las fotos que podréis ver tanto en el blog como por facebook- , y la seguridad se vuelve más férrea que el día anterior, pidiéndome pase de prensa y DNI mientras paso por toda mi jeta de la cola kilométrica (sí, hay que admitirlo, fue el mejor momento). El chorreo de gente no paraba ni pararía en todo el día. El parque del otaku y el friki estaba ya preparado, como cualquier otro día “saloníl” de estas características. Luego de dar vueltas para ver qué hacer durante más de una hora –porque yo soy así- me pongo manos a la obra y a echar fotos como cosaco para la revista mientras me asomo por el stand de firmas donde veo a los artistas patrios: Belén Ortega y Kenny Ruiz, muchachos a los que hemos entrevistado en KZ y los cuales nos han mandado bonitos dibujos dedicados. Tras dos vueltas decido colarme (con cierta paciencia y tiempo) para pedir un pedido especial: un dibujo en conjunto; el cual se pondría a ello tras una larga espera. Y conseguido lo mismo pedí a sus compañeros de Gaijin Luis NCT y Xian Nu (y que quede dicho que el pobre Luis NCT estaba más sólo que la una comparado con la legión de fans que atraía las Xian Nu –son unas ansiosas, no quieren compartir-). Esto –que podéis ir viendo en el blog- y las fotos me llevaron parte del día, viendo que la gente no decaía. Grupos de adolescentes que estaban realmente allí por el buen gusto del manga y el anime, y otros que más bien estaban allí para pasar el rato sin conocer más allá de Dragon Ball y Naruto –y eso no molesta, lo que molesta es cuando éstos no quieren ampliar sus miras como burros con orejeras-. Las charlas en ese día eran un placer. Desde S.Watanabe (Cowboy Bebop, Samurai Champloo), Hiroshi Nagahama (Mushishi) y artistas ibéricos como Kenny Ruiz (Dos Espadas), Jorge Jiménez (Transformers, Smallville) y las Xian Nu Studio (Bakemono). Más abajo daré mi opinión sobre estas en distintos niveles.
Al final, un día completo de la cual, hablando con personas tanto dentro del evento (coordinadores, vendedores…) como fuera (los visitantes), podía respirarse un buen ambiente y podría dársele a sus organizadores un holgado aprobado.

El Domingo de Aventuras sonaba a un día infantil. Y no me equivoqué, había muy poca gente, estaba tranquilo, y el único ruido serio venía de la horda de infantiles que invadieron el evento. Sólo había un problema: no puedes aún tener cosas preparadas para personas más adultas (o adolescentes) en un día más bien dedicado para infantes, pero tal vez fuera eso lo que a mi me salvó el día. Sin ese aspecto, como fue la presencia de Jorge Jiménez y Javier S.Aranda, o Matteo Ceccotti y Beatriz Iglesias (perdiéndome a ésta última por gilipollas que es uno), un servidor no hubiera soportado el tedio y el aguantar a los niños. Sí, Joseph Game también estaba allí, pero este hombre atrajo a demasiada gente sin saber si realmente sabían para qué iban a verle. Ahora bien, si alguien encargado del evento me está leyendo, no podéis dar ciertas actividades a esta horda de menores, dónde al parecer estuvieron bastante entretenidos aprendiendo esos bailes asiáticos que van desde el “para-para” a yo qué sé que inventos. Lo que tenéis que poner es: un castillo hinchable y camas elásticas. Con eso tenías a los padres bien cómodos tomando café y a los niños saltando como locos reventando sus cabezas contra el asfalto mientras se incorporaban nuevamente como seres inhumanos y volverían como locos con sus cerebros en las manos para seguir saltando.
Por mi parte, aquél día me fui rápido y sin despedirme, algo de lo que me arrepiento muchísimo, pero con el resfriado de narices que tenía y sin pastilla alguna cerca, mis defensas estaban a contrarreloj.

Y ahora sí, llega mi veredicto. La FicZone de Granada se ha caracterizado por un gran número de actividades que si te gustan estas cosas te tendrían muy entretenido hasta la hora del cierre. Algo que ya me avisaron ciertos visitantes de Madrid que no era lo normal en estos eventos y que destacaban como un gran punto a su favor. Luego, hay que admitir que utilizar los tres días que duraba para una caracterización distinta ha sido refrescante, aunque no tuviera el mismo poder de convocatoria. Y el otro gran punto por la cual hay que aplaudirles y que sin duda alguna mejoraría el aspecto que yo veía olvidado en estos eventos (atraer cultura del manga, el cómic, el videojuego y la animación en general al conocedor y desconocedor de éstas) ha sido no sólo contar con un gran número de charlas con profesionales dentro de nuestro país, sino también con grandes rostros internacionales, que ya me avisaron fue el gran quebradero de cabeza para los organizadores. Y eso, lectores, hace que se lleven un aplauso por mi parte. Pero no sólo por eso, sino a su vez por conseguir un evento en general bien organizado tanto en el aspecto de actividades y horarios (pese a que siempre llegó a existir algún retraso por problemas técnicos), sino también por la localización de stands y escenarios, que intentaba por todos los medios no parecer un caótico mercadillo, aunque una caótica discoteca podría ser.

Pero no todo pueden ser alabanzas, aunque los fallos personalmente son mínimos y salvables. Uno es con respecto a los fallos técnicos que provocaban que las charlas se retrasasen y por tanto retrasasen otras futuras. Esto en realidad es debido a un gran número de éstas que sin duda es un placer, pero muchachos, más vale tener media hora de pausa entre una y otra pese a que los invitados deban ser menos, para precisamente solucionar estos problemas que muchas veces no eran comprendidos cuando estaba allí la “masa” que se enfurecía con bastante facilidad como si hubieran pagado 20 euros la entrada para ver a AC/DC. Otra, y es una tontería, era dejar bien claro con carteles tamaño supositorio para ballenas, dónde se realizaba tal cosa (pabellón o salón de actos) y lo de pedir número como en la carnicería para las firmas; debido a que no estaba tan claro, y menos si eras nuevo en el lugar. Era una pregunta frecuente que hacían a un servidor mientras creían que en mi “Pase de Prensa” ponía: “Encargado del Evento que lo Sabe Todo y Todo”. Pero lo peor no es nada de lo anterior, y no es achacable a los encargados del evento. Es sin duda reprochable a Granada y que me comentaron esos majos muchachos de Madrid, que se alimentaban de estos eventos como los vampiros de sangre: ¿No se ha demostrado ya que esto de los eventos tiene tirón y que encima se celebra aquí el Salón del Manga de Andalucía? ¿Por qué no de una vez un lugar realmente apropiado para esto? Palacio de Congresos está bien preparado internamente para lo que se necesita, pero su exterior es bastante poco útil, y FERMASA tiene un exterior alucinante y unos pabellones enormes, pero eso obliga a tener una bonita actividad de cómo utilizar una “tablet” al ritmo machacón de “Gangnam Style”, o ver las peleas en la “Arena” solventando al público del escenario. Sí, queda todo muy bonito y recogido, pero a su vez es como si se perdiera algo. Por último estaría la necesidad de un Salón de Actos en condiciones. FERMASA tiene uno moderno pero pequeñito… ah, pero aquí entonces he de incluir el fallo de los asistentes.

Como ya he dicho, unas de mis grandes críticas era la poca “cultura” que se daba con gente que viviera en primera persona este mundillo, sobre el manga, el anime y todo aquello en lo que se centrase el evento, y que este año lo habían conseguido (que ArtLand Studios hicieran una cutre presentación es cosa de ellos y no de los organizadores). Pero estaba claro que a la gente presente les importaba poco. Si no tenías los ojos rasgados o no eras un Joseph Game que atestara en segundos el pequeño Salón de Actos, prácticamente importaba poco quién fueras (por no decir una mierda, que no quiero hacer daño a esos artistas patrios). Podían contarse con los dedos de manos y pies los presentes. Y eso, para un servidor es triste. Tal vez sea que yo y esos pocos presentes seamos realmente los frikis y el resto es sólo friki para la fiesta, el narutismo y poco más. Así que, que hubiera un mejor Salón de Actos mejoraría las cosas no es tan clara. Aunque tal vez sí un notas con talento de Showman para entretener a la “masa” descontenta por los retrasos. Charlas que sin duda demostraban en el caso de los artista patrios (que fue los que pude ver) el buen ambiente que se respira entre ellos. Una pena que me perdiera la charla de Kenny Ruiz, un auténtico Showman “que no para de darle a la lengua” –nos confesó a unos cuantos compañeros de prensa uno de sus amigos y conocidos-. Aunque se disfrutó de su presencia a la hora de sus siguientes compañeros. Anécdotas y detalles de profesión desde artistas patrios que deben luchar día a día para seguir en este mundo del “cómic” o en el de la animación –como en el caso del italiano Ceccotti y sus impresiones en Lucas Film.
          

Acabando, que es gerundio, la FicZone Granada 2012 acabó con notaza. Si consiguen que un Stand de Selecta Vision y alguna editorial venga a sus eventos, entonces ya tendrán un Salón completo muy por encima de otros que sólo destacan por eso, y por un caos tremendo. Pero eso no deja de ser una mera puntilla que no emborrona su buen trabajo, y del cual no quiero saber los problemas técnicos más allá de los que afectasen a mi persona. Sin duda estaré esperando lo próximo que organice los amigos de “Xover” –CrossOver- sea como prensa o un tipo más del lugar.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -