Lo mejor de esta semana

Tras el cacareado reseteo de la franquicia Tomb Raider a manos de Crystal Dinamics y Square Enix, estrenado recientemente con muy buenas críticas de la prensa especializada, es un buen momento para recordar los inicios de una de las sagas más populares y reconocidas dentro la industria, todo un referente en el género de aventuras, puzles y plataformas que sirvió de inspiración para numerosos juegos posteriores. Su protagonista, Lara Croft, se convirtió en un fenómeno de masas que sobrepasó el mundo de los videojuegos, llegando hasta diferentes plataformas como por ejemplo el cine. ¿Y cómo empezó todo? Acompañadnos durante unos minutos en este repaso del primer juego de la saga, el inicio de todo, el juego que supuso una revolución dentro del sector. Bienvenidos al original y genuino: Tomb Raider.

Lara Croft: el nacimiento de un mito.

El año 1996 fue sin duda uno de los años más prolíferos dentro del mundo del ocio electrónico. La quinta generación de videoconsolas estaba ya asentada con la Sega Saturn y la PlayStation, estrenadas pocos meses atrás, y a ellas les siguió la Nintendo 64, lanzada este mismo año. Grandes juegos vieron la luz en este período, como por ejemplo Crash Bandicoot, Warcraft II, The Elder Scrolls II: Daggerfall, Diablo, Resident Evil, Super Mario 64, Quake, Duke Nukem 3D…. y además fue el año en que apareció el Tamagotchi, la mascota virtual creada por Bandai que causó furor en todo el mundo. De entre todas estas cosas, también apareció en este mismo año el título que nos ocupa, y con él, el icono femenino más mediático dentro de este mundillo: Lara Croft.

Tomb Raider –o dicho en nuestro idioma, “Saqueador de Tumbas”- es un juego creado por la desaparecida Core Design y distribuido por Eidos Interactive (ahora absorbida por Square-Enix), que fue lanzado originalmente para Sega Saturn, y adaptado posteriormente para PlayStation y PC. La historia nos pone en la piel de una famosa arqueóloga llamada Lara Croft, experta caza tesoros, que es contratada por una importante Corporación para encontrar un antiguo artefacto llamado Scion, dividido en tres fragmentos esparcidos por distintas partes del mundo. Así pues, Lara tendrá que viajar por distintos países como Grecia, Perú o Egipto siguiendo las diferentes pistas que va encontrando por el camino hasta descubrir la ubicación de dichos fragmentos, sorteando todo tipo de trampas, rompecabezas, peligrosos animales y distintas dificultades que provocarán que su misión no sea un camino de rosas.

Bajo este argumento tan sencillo, inspirado claramente en otras obras del mismo género como Indiana Jones, nos encontramos ante un título que fue toda una revolución en su tiempo, aportando una fórmula de juego nunca antes vista, en la que manejábamos a una poligonal Lara Croft con una cámara en tercera persona por un aun más poligonal mundo en 3D que pese a lo que pueda parecer hoy en día, dejaron los ojos como platos a todo el mundo en el momento de su estreno. Una belleza gráfica que pese a haber acusado mucho su envejecimiento con el paso de los años, fue en su día un referente, y eso unido a su innovadora fórmula de juego, su excepcional ambientación, su estilo cinematográfico y el carisma de su protagonista, lo convirtieron en un clásico instantáneo. La recepción tanto de la crítica como de los jugadores del título fue inmejorable, y hasta el momento, pese a que han pasado casi 20 años, sigue contando con la media de nota más alta en metacritic de toda la saga.

"Reinventando el género de aventuras".
 


Una de las causas de su éxito fue, aparte de su aspecto gráfico, su jugabilidad. Pese a que hoy en día nos costaría mucho adaptarnos a este tipo de control (algo torpe y tosco, típico de los juegos en 3D de antaño), en su momento eran más que satisfactorios, y sentaron las bases de un tipo de control que se perpetuaría durante muchos años más no solo en esta saga, sino también en diferentes juegos del mismo estilo. Tomb Raider mezclaba una jugabilidad en la que teníamos una considerable libertad de exploración por unos amplios escenarios con los que teníamos que interactuar para poder resolver ingeniosos puzles y sortear multitud de trampas, a la vez de defendernos contra peligrosos animales que vivían custodiando las solitarias ruinas o cuevas que teníamos que explorar. Y es que Tomb Raider nos metía de lleno en el papel de una caza tesoros que tenía que poner a prueba constantemente sus habilidades para poder sobrevivir y alcanzar sus objetivos, al más puro estilo Indiana Jones, sin duda el arqueólogo más popular por esos tiempos, hasta que llegó Lara Croft para robarle protagonismo. Sin duda era un juego que no sólo exigía ser hábil con el mando sino también con la mente, ya que poseía una curva de dificultad bastante elevada que provocaría más de un disgusto a algún “gamer” actual, ya sea por la dificultad de sus puzles, los saltos milimétricos que teníamos que realizar con Lara para llegar a diferentes zonas o sortear trampas, o los escasos puntos de guardado existentes, que nos hacía jugar con una presión y atención extrema por miedo a morir y tener que reiniciar la partida desde un punto de guardado mucho más atrás. Y a todo esto había que añadirle que el juego venía en perfecto inglés, Lara no habló en español hasta entregas posteriores.

Todas estas cosas hicieron de Tomb Raider un juego único, y hoy en día cuesta mucho encontrar un juego de aventuras donde se preste tanta atención a la exploración y al componente puzle, dejando de lado la vertiente shooter de acción. De hecho, en este juego Lara solo poseía sus clásicas dos pistolas, junto con otras armas que iba encontrando por el camino como una escopeta, una Magnum y las Uzis, que utilizaba contra los diferentes animales y criaturas con las que se iba topando. Pero nada comparado con hoy en día, donde la vertiente shooter es lo que prima en cualquier videojuego de estas características (incluyendo su reebot, el nuevo Tomb Raider).

En definitiva, ¿qué podemos decir de este juego que no se sepa ya? Nos encontramos ante uno de los clásicos atemporales de esta industria, una de las sagas más populares y queridas de todos los tiempos, que posee a la protagonista más mediática jamás creada y que sentó las bases del género de aventuras en su momento, siendo el padre espiritual de otras sagas de renombre actuales como Uncharted. Un juego que combinaba lo mejor de las películas de Indiana Jones con una jugabilidad adictiva, y que dio a conocer a Lara Croft, un personaje que sobrepasó las fronteras del videojuego convirtiéndose en todo un icono, tanto por sus dotes de arqueóloga como por su espectacular belleza, encarnada en carne y hueso durante muchos años por las mejores modelos del panorama. Tras un merecido descanso, Lara vuelve de la mano de Square-Enix con un renovado aspecto y personalidad, el cual pinta estupendamente, pero no hace olvidar lo que realmente fue y sigue siendo, un fenómeno de masas que se hizo un nombre hace casi 20 años en esta maravillosa aventura. Un clásico dentro de esta industria, y ya sabéis, los clásicos nunca mueren.

Ficha técnica


Desarrolla: Core Design.

Distribuye: Eidos Interactive.

Género: TPS, Aventuras, Puzzle.

Plataforma: Saturn, PSOne y PC.

Idioma: Inglés.

Año: 1996.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -