Lo mejor de esta semana

Hay autores cuya obra ha trascendido de forma notoria, otros,dejan tras ellos una estela de grandeza que les colocan en una posición difícil de superar. Nunca sabes cual será su siguiente paso, y te preguntas ¿Será capaz este tío de subir un peldaño más?. Parece que Paco Roca está un poco en todos estos compendios que acabo de mencionar, p

orque después de Arrugas y El Invierno del Dibujante, parecía complicado que se sacara de la chistera otra obra maestra,pero.. ay tonto de mí, si uno lee el trabajo precedente a estas dos joyas se saca esta idea de la cabeza de un plumazo. Los Surcos del Azar es la continuación lógica del trabajo de alguien empeñado en sacar de la mediocridad mental al sufrido lector que asiste impávido a como las grandes mainstreams inundan el mercado con cómics insulsos y huecos como la cáscara de una nuez pocha.

El caso es que la idea es arriesgada para un mercado y un público como el español, sobre saturado de películas de la tragedia que supuso nuestra cruenta Guerra Civil, pero Paco Roca logra con suma maestría meternos desde la página uno en una historia tan terrible como conmovedora, la que habla de los combatientes exiliados, unos personajes muchas veces injustamente olvidados, y no porque tengan mayor o menor importancia que los que se quedaron en España, si no por el terrible viaje vital que tuvieron que llevar a cabo, primero vilipendiados en campos de trabajo en la África ocupada, para luego ser usados como carne de cañón en la liberación de Europa de la opresión nazi.

La historia arranca con un sobrecogedor flashback, este nos sitúa el 28 de Marzo de 1939,en el puerto de Alicante, donde una multitud expectante aguarda que tome puerto el que podría ser el último barco bajo bandera de la república que les conduzca al exilio.

Ya de desde este momento la sensación de tristeza y desamparo que inundan las viñetas es de un trazo absolutamente desolador.Este prólogo nos traslada al presente, a un pueblo francés, allí vive desde hace muchos años Miguel, uno de los poquísimos supervivientes españoles que combatieron en la guerra civil española y en la segunda guerra mundial, ¡ahí es nada!. Olvidado por el resto del mundo un día recibe la visita de un joven escritor que está muy interesado en escuchar todo lo que tiene que contar sobre aquella epopeya...


Paco, que así se llama el intrépido investigador comprende pronto que no va ser tarea fácil sacar de su caparazón a Miguel, que no parece muy interesado en despertar a viejos fantasmas del pasado, así pues le pide algo de ayuda a Albert, un vecino del anciano, que más o menos cuida de él. Tras vencer las reticencias iniciales, Miguel comienza a narrar su fascinante a la par que terrible viaje, que le conducirá de las calientes arenas del desierto hasta el mismísimo París.

La narración se parte entre los momentos de historia pretérita, y el presente, que nos va desvelando poco a poco los secretos el viejo combatiente, que tiene unos cuantos esqueletos en el armario.El ritmo es trepidante, y a pesar de que lógicamente cuente con muchos momentos de in-pass no decae en ningún momento, estamos hablando de un tomo de 320 páginas,yo, la primera vez que lo cogí entre mis manos me leí 120 de un plumazo...

La estructura narrativa que antes mencionaba está bajo mi punto de vista muy bien tratada en el apartado artístico, donde el color nos transporta desde la languidez de la derrota, al desierto o a las cruentas batallas en suelo francés; digo esto porque para plasmar el momento presente Paco Roca emplea una tonalidad de blancos y grises que saca al lector del pasado ejemplificando perfectamente como es la vida para Miguel, gris.

Hay veces en que la crítica siente una gran admiración hacía un dibujante porque emplea impresionantes recursos gráficos basados en páginas espectaculares o en sangrías imposibles y eso, no me mal interpretéis, está bien, pero esto es otra cosa, es la sencillez hecha perfección, una estructura clásica con 6 ó 7 viñetas donde la fuerza de las imágenes puede estar en el más pequeño de los detalles.

Todos estos atributos ya están presentes en la obra de Paco Roca, no es que de repente se los haya sacado de la manga como si fuera Juan Tamariz, no, siempre han estado ahí,pero han crecido, y para bien.

Pero volvamos un poco a la historia de Los Surcos del Azar, frase extraída de uno de los versos de Antonio Machado : “Por que llamar caminos a los surcos del azar”, resume claramente el espíritu de esta obra. Los personajes son bamboleados por los acontecimientos de tal manera  que su recorrido físico por los diferentes escenarios de la gran contienda es casi siempre fruto de la suerte, buena o mala,según se mire,claro.Estamos ante la odisea de unos hombres que abandonan a la fuerza su hogar, que luchan por una causa que realmente no es la suya, en el convencimiento de que una victoria contra el eje contribuirá a restablecer la democracia en España. Como todos sabemos, eso no ocurrió hasta varias décadas después. A pesar de todo, el lector se ve contagiado del ánimo de estos luchadores, quizás esta sea la moraleja de esta historia, si es que la hay, que por mucho que las cosas se tuerzan no hay que desistir si la causa que defiendes es justa.

Como mencionaba al principio en la historia de los españoles que lucharon en la segunda guerra mundial hay algunas luces pero también muchas sombras, como el trato vejatorio que recibieron en otros países, tratándolos casi de apestados, convertidos en mano de obra barata hasta que la situación requiriese otra cosa. La contrapartida a esto es que existe cierto orgullo patrio, plasmado por ejemplo en el nombre los tanques que entran en París, muchos con nombres españoles.

Los Surcos del Azar es también un extraordinario ejemplo del despertar de la inocencia de los españoles, que ven como todo lo acontecido en nuestro país no le importó un pimiento al resto del mundo durante muchos años.

Pero ahí están personas como Paco Roca para remover unas cuantas conciencias y de paso como no, para demostrar como se escribe y se dibuja un cómic de los buenos. Para los que no lo hayáis leído deciros que os perdéis una de las mejores obras que se han publicado en los últimos 30 años y a uno de los autores que ya ha rubricado su nombre entre los mas grandes de ayer, hoy y siempre.

Por último quiero agradecer de forma infinita a mi amigo y también artista Francisco Villanueva por haberme facilitado este ejemplar.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -