Lo mejor de esta semana

Al escuchar el nombre del director  Hiroyuki Imaishi automáticamente se viene a la cabeza Tengen Toppa Gurren Lagann , grande donde los haya. Pues bien. Solo comparte el escenario caótico y los pueblos imposibles (aunque ojo al último capítulo y un cameo escondido...).

Llega Ryuko Matoi, la chica cuyo cosplay ha hecho babear a medio mundo.
La escuela Honnouji es tan famosa por su disciplina como por sus uniformes Goku, que otorgan poder y fuerza a quien los viste y se ve aumentada por las estrellas que posea.

Ryuko Matoi llega dispuesta a averiguar quien asesinó a su padre, pues poseé la mitad de unas tijeras gigantes que la han llevado hasta esta academia.

Se enfrenta a Satsuki Kiryuin, presidenta del consejo escolar y máxima autoridad, la cual le deja entrever que sabe algo de esas tijeras... Hay que deshacerse de Matoi y para ello, no dudarán en usar cualquier arma.

Al huir de allí, se acerca donde fue asesinado su padre y cae por una trampilla, haciendo que sangre una vieja herida en su brazo; atraído por la sangre un uniforme de marinero goku, le promete fuerza a cambio de su sangre... Aunque es más bien escaso, el uniforme no le deja elección.


Como ya ocurre en el anime X basado en el manga de las CLAMP, el bien y el mal están enfrentados sea cual fuere su elección. En el caso que nos ocupa son los uniformes los que deciden; el Junketsu que es el que viste Kiryuin simboliza la pureza y fue bautizado como vestido de novia, blanco y recatado. En el caso de Matoi, el Senketsu es negro y provocativo y su nombre significa sangre fresca, pues es lo que necesita para activarse. Es decir son lo que conocemos como Kamui (cuya traducción se aproxima a "robado a Dios"), prendas divinas, y volvemos a acordarnos de X CLAMP, si bien el tema es algo distinto pues no es el fin del mundo pero sí una batalla por la igualdad.

Hitler y todo poder dictatorial están bien representados, no en vano es una de las lecciones que vemos impartir en la Honnouji y viendo el doble rasero social donde los más pobres están abajo tanto en vivienda como en prestaciones y subyugados al poder de la familia Kiryuin en modo facha, nos acordamos del III Reich viendo como experimentan con los humanos, con las fibras vivas que son los uniformes Goku de los que no han podido usar más del 30%... Salvo en el Senketsu y el Junketsu.

Hiroyuki Sawano nos transporta a una atmósfera hostil que se va haciendo más espesa a medida que avanzan los capítulos. El músico artífice a su vez de otro de los bombazos del pasado año Shingeki no Kyojin (Ataque a los Titanes) logra que nos falte el aire, igual que a la protagonista.

Una voz muy personal otorgada por la seiyu Ami Koshimizu (Mao Jahana en Blood+ o Tenma Matsumoto en la saga School Rumble) hace que Matoi parezca más oscura de lo que en realidad es, debido a la voz cavernosa que posee; Kiryuin habla a través de Ryôka Yuzuki, la voz profunda de Tokiko Shimura en mi adorada Busô Renkin y el uniforme Senketsu doblado por Toshihiko Seki, Danna en MÄR, componen los seiyus más importantes. Los secundarios a penas tienen protagonismo.


¿Y qué tiene de especial para ser tan adorado este anime?

Se hace ameno de ver y sus puntos picantes, se quedan en eso, puntos sin rozar el mal gusto o lo soez que en algunos ecchi/harem donde las bragas forman parte de la personalidad de la protagonista, prestándoles más atención que a la historia en sí.

Lleno de comicidad con escenas verdaderamente memorables, toca muchos temas de rabiosa actualidad: los robos para sobrevivir, la pobreza, la lucha por una vida digna y como no, el control político a través de la riqueza y el conocimiento, que evidentemente, no pretenden compartir.

La sombra de plagio planea sobre esta serie: Gakuen Noise de Daisuke Ihara e Hiroyuki Oshima publicado hace una década en la Comic Zero Sum se lleva la palma por lo similar del argumento: un estudiante transferido no acepta la feroz jerarquía que reina en el instituto y busca venganza por la muerte de su mejor amigo... Como vemos es inquietantemente similar y las redes sociales ya se han hecho eco del caso e incluso Oshima que está afincado en Francia, da por hecho que han abusado de que su obra quedara anticuada y aprovechar que no esté en el país para hacerle un lavado de cara y cambiarle el nombre, ya que hasta en el diseño de los personajes se aprecia una cierta similitud. Polémica servida.

Si el nivel gráfico no es lo que más os importa (seamos realistas, el dibujo no es de lo mejor que he visto) y os interesa saber qué podéis hacer con unas enormes tijeras, esta es vuestra serie; un ritmo endiablado desde el primer episodio que no baja de nivel en ningún momento y que no deja nada al azar: todo tiene su porqué y nos lo cuentan con pelos y señales... Sobre todo detallistas: fanservice que no falte, solo hay que ver el diseño de ambos trajes pero es un arma de doble rasero: sirve para atraer y posteriormente cachondearse de él.

Voy a guardar mis tijeras que no me fío un pelo de nadie...


Ficha Técnica:

 
Nombre Original: Kiru ra kiru

Autor original: Kazuki Nakashima

Director: Hiroyuki Imaishi

Estudio: Trigger

Género: Comedia, Acción

Categoría: Shonen, ecchi

Nº Episodios: 25

Año: 2013

{ 4 comentarios ... read them below or Comment }

  1. Buena serie. Teniendo en cuenta el mediocre panorama que hay últimamente en el mundillo, la verdad es que esta serie sobresale por encima de la media. La mano de los creadores de Gurren Laggan está muy presente, tiene el mismo ritmo endiablado y la misma acción aparatosa que la serie de Simon, Kamina y compañía, e incluso algunos guiños evidentes. Sin embargo, y puestos a comparar (aunque las comparaciones son odiosas), Gurren Laggan es en términos generales un producto mucho más redondo, al menos en mi opinión. Eso sí, una vez te acostumbras a las situaciones y ritmo "sin sentido" de Kill la Kill, la disfrutas bastante, la animación es muy buena y los combates trepidantes, acompañados de una muy buena banda sonora. Y los personajes están bastante bien, algo estereotipados, pero molan. Sobre todo las dos protas femeninas, para mí de Ryuko es desde ya una de las mejores personajes principales chica que he visto en cualquier anime (aunque tampoco es que haya muchos, eso es cierto xD), pero incluso quedaría en buen lugar si los comparamos con algunos masculinos. Y eso me gusta, ya que el género femenino ha sido bastante desaprovechado en casi todos los animes desde siempre.

    Asi que serie muy recomendable porque sobre todo es sumamente entretenida, y al ser pocos capítulos se digiere muy bien. Tiene mucha acción, humor, épica y momentos ecchi, que más se puede pedir! jejeje. Solo que también es muy "japonesa", y por esa razón puede que a algunos no les termine de entrar, pero bueno, es de lo mejorcito que ha salido últimamente.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto calistina, qué cameo escondido viste en el último capítulo?? porque ahora no caigo, creo que se me ha pasado (si no quieres decirlo por aqui dímelo por el facebook xD).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿EN SERIO? Será porque no lo he puesto veces en el Foro XDDDD
      Dura un segundo y es hacia el Gurren Lagunn precisamente.

      Y sí, Kill la Kill no llega a Lagunn... pero es mucho mejor anime de lo que mucha gente se cree. Pena que sólo se queden con el Fanservice barato, que hay que admitir que se pasa el tío, y no puede por ahí haciendo crítica de algo de donde te aprovechas... pero bueh... XD

      Eliminar
  3. jajaja.... Míratelo con Amoooool! ;P

    ResponderEliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -