Lo mejor de esta semana

Mechas con una vuelta de tuerca
No es raro ver en diversos títulos de anime que sus autores planteen analogías relativas a la actualidad del momento o se inspiren en eventos históricos, con mayor o menor sutileza. Sin embargo, Gasaraki hace una propuesta casi única en su género: su tratamiento de la geopolítica se inspira directamente en las operaciones militares de los Estados Unidos en Irak durante los 90s, llegando hasta el punto de crear una nación ficticia llamada Belgistán, que casualmente también se encuentra en oriente medio. Los paralelismos no se detienen ahí: las abundantes imágenes de telediarios explicando el conflicto bélico sirven de hilo conductor a la vez que refuerzan la búsqueda de realismo. En este caso, cualquier parecido con la realidad no es fruto de la coincidencia.

Así, Gasaraki es una serie ambiciosa que podría entrar dentro de la categoría de Mechas, aunque decir que va de mechas sería faltar a la verdad. A la estela de Evangelion y el tratamiento psicológico de sus personajes, esta serie se sitúa en un futuro cercano donde los artilugios mecánicos y la intriga internacional sirve de telón de fondo a una historia que combina de manera efectiva la tecnología con la cultura tradicional japonesa y los fenómenos sobrenaturales.



Unión espiritual más allá de las máquinas
Desde un primer momento, queda claro que los dos protagonistas, Yushiro y Miharu, comparten un vínculo especial e inexplicable para quienes les rodean. La progresión de la historia muestra eventualmente que su relación espiritual se origina en eventos pasados en otra época y en otras vidas. Ambos pertenecen a facciones opuestas enzarzadas dentro de un conflicto bélico internacional, en medio de una carrera armamentística por el desarrollo de tanques bípedos de asalto. Y de manera más secreta, también son conejillos de indias en una serie de experimentos que ponen a prueba sus capacidades sobrenaturales. Su encuentro marca el punto de inicio de un viaje a la búsqueda de sí mismos, quiénes son realmente y cuál es el significado de su relación con las criaturas mecánicas que sólo ellos pueden pilotar.

Ello supone rebelarse contra las funciones que sus respectivas organizaciones han impuesto sobre ellos. Lo cual es particularmente relevante dado que una de ellas es la familia del propio Yushiro. Una poderosa familia dedicada al desarrollo de armas y con gran influencia política en diversos niveles de todo Japón. Sus interacciones son una interesante muestra de las relaciones de poder y corrupción japonesas, así como de la fuerte jerarquía existente en una estructura corporativa/familiar tradicional.


Sin embargo, el desarrollo de los protagonistas da la sensación de que no ha dado de sí todo lo que se podía. El ánimo de crear una historia rica en vértices y de estructura compleja, con gran realismo geopolítico y cierto mimo a los personajes secundarios, hace que por instantes, los protagonistas sepan a poco. No son pocos los momentos en que la intriga económica y política supera en interés a la historia personal de la pareja. Tampoco le ayudan las odiosas comparaciones con Evangelion (a pesar de que las similitudes empiezan y terminan con el hecho de tener un joven piloto al mando de una criatura biomecánica) ni un final que parece encarnar todas las cualidades de un auténtico deus ex machina. Con todo, es un título que vale la pena sólo por el hecho de que desde entonces no se ha vuelto a ver algo que se tome en serio el crear un argumento políticamente verosímil.


Ficha Técnica

Nombre Original: ガサラキGasaraki
Director: Ryōsuke Takahashi
Estudio: Sunrise
Año: 1998
Género: Mecha, Drama, Militar, Sobrenatural
Categoría: shonen

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -