Lo mejor de esta semana


Kurau Phantom Memory es otro de esos casos que se salen del molde al que han sido asignados. A primera vista su trama parece una historia de ciencia ficción, pero una vez superado el primer episodio, es evidente que en realidad se trata de una profunda reflexión sobre las relaciones humanas, la soledad y los límites éticos de la investigación científica. No podíamos esperar menos de BONES, estudio que desde sus inicios siempre ha destacado por su versatilidad, por no encasillarse en un género específico y darnos siempre una pequeña sorpresa con cada título.

La historia gira en torno a Kurau, una joven veinteañera que alberga dentro de sí otra forma de vida casi desconocida, llamada Rynax. Ésta ha formado una relación simbiótica con su cuerpo después de fusionarse durante un accidente sufrido en el laboratorio de su padre en el transcurso de un experimento, a la tierna edad de 12 años. A pesar de que los accidentes de laboratorio son con frecuencia uno de los clichés más aburridos y socorridos a la hora de explicar cómo un personaje obtiene poderes sobrehumanos, los lugares comunes de esta serie terminan aquí, por suerte para los espectadores.

Nuestra heroína se ve obligada desde entonces a vivir una doble vida, siendo ella y no siéndolo, porque su persona es a la vez Kurao y a la vez el misterioso ente que se apodera y depende de ella a partes iguales. Son sus memorias pero ya es una cosa distinta que no es ni humana ni rynax. El dolor de su padre es evidente al darse cuenta de que su pequeña ha sido "secuestrada" y sólo cuenta con el consuelo de la promesa que la nueva entidad le hace, cuidar del cuerpo de la chica, a la cual necesita para sobrevivir en este mundo. Una dura forma de aprender que la forma de energía que estudiaban y con la cual experimentaron, en realidad era una forma de vida proveniente de otra dimensión. No le queda más remedio que aprender a convivir con una criatura desconocida que sin embargo mantiene las memorias de su hija.

Por su parte, Kurau se encuentra de forma repentina en un mundo extraño, lleno de desconocidos frente a los que debe llevar una imagen de normalidad mientras sufre por la falta de su otra mitad: los rynax son formas de vida binarias, criaturas que viven en parejas. La compañera de Kurau, en el momento del accidente era muy débil para despertar, por lo que ha necesitado permanecer ‘dormida’ dentro del cuerpo de su anfitriona, condenando a Kurau a una perpetua soledad que marca su carácter taciturno y melancólico. Su ansiada alma gemela no se manifestaría hasta 10 años después del accidente, adoptando un aspecto casi idéntico al de Kurau, sólo que más infantil. Por fin el ser se encuentra completo y el orden natural de las cosas ha sido restablecido. Ella es su otro yo. Para el resto del mundo, ella es su hermana menor.


Es interesante la forma en que esta unión es representada. Los personajes han de lidiar con frecuencia con la pérdida de seres queridos, con el vacío y la solitud. Un importante contraste con dos seres que viven el uno para/por el otro, más allá de una unión fraternal pero sin caer en el romanticismo. El estudio Bones ha tenido la fortuna de sacar adelante y de forma verosímil esta sutil diferencia cuyo equilibrio es más bien frágil. Sutileza también apreciada en el carácter de la protagonista: No es exactamente femenina, llega a ser fría y brusca por momentos, y al mismo tiempo cálido y delicado. No ha sido construida como un arquetipo unidimensional de marimacho ni ataviada con los atributos de mujer fuerte y agresiva. Es un personaje extraordinario en su normalidad, cosa que a veces se puede echar en falta en títulos de ciencia ficción, donde la hipérbole tiende a ser la norma. 


De la misma forma, llama la atención su sobria animación y tranquila banda sonora que, con la excepción de la apertura (melodía que también acompaña pausas más alegres dentro de la historia), mantienen un ambiente generalmente más contemplativo que a lo que nos tiene acostumbrado el género. Acompañantes ideales para una historia de ritmo sosegado y constante, con picos de acción calculados y una trama desarrollada en su justa medida, sin episodios de relleno ni inconsistencias en la calidad de la imagen. En conjunto, una experiencia redondeada por un final satisfactorio que no deja cabos sin atar. Un consejo final: reservadla para tardes de lluvia.


Ficha Técnica


Nombre Original: クラウ ファントムメモリー Kurau Phantom Memory

Director: Yasuhiro Irie

Estudio: Bones

Año: 2013

Género: Drama, Ciencia ficción

Categoría: Seinen/Josei

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -