Lo mejor de esta semana

El dulce hogar de Chi es un manga "carismático". Quizás su dibujo no sea atractivo o quizás a simple vista parezca que tiene un argumento simplón, pero se trata de un seinen especial y diferente con un público que lo ha aceptado en Japón como una de las grandes novedades de estos tiempos. Y es que lo kawaii triunfa y Chi lo es ante todas las cosas.

Un manga a todo color, con posibilidad de comprarse en España, con serie de TV, que parece que va para largo y sobre todo, un manga para los amantes de los gatos.

Argumento

Una pequeña gatita casi recién nacida había salido a pasear con su madre y sus hermanos cuando de repente, y a causa de un despiste, los pierde de vista. Intenta encontrarlos, pero se pierde aún más. La pobre gatita será entonces adoptada por un niño llamado Youhei y por su madre, los cuales la llevarán a casa. Es a partir de este momento en el que comienzan las aventuras de la dulce Chi con su nueva familia, los Yamada, y de cómo descubre el mundo, a la vez que da su particular punto de vista felino sobre las situaciones.
 
Cuando un seinen parece un cuento para niños
 
Lo primero que llama la atención de este manga es su simpleza y la aparente imagen de tratarse de un manga para niños. El estilo de dibujo, personalmente, me recuerda a una serie de cuadernillos que leía de pequeña, los de Teo, y así es la imagen: planificación casi siempre igual de las viñetas, guardando las formas, con un esquema ordenado y dibujos infantiloides y con todos los puntos de pertenecer más a un libro de ilustraciones para niños que un manga para adulto.

Pero "El dulce hogar de Chi" es un seinen y es aquí cuando nos encontramos que la diferenciación de un seinen, de un shôjo o de un shônen no debe hacerse a primera vista. Este manga está serializado en la revista "weekly morning", la misma en la que series seinen del calibre de Vagabond o Emoto se publican. La obra de Kanata puede entonces incluirse en el género seinen a causa de su argumento, no de su dibujo.

Como ya se ha dicho, la forma artística es infantil, pero eso no quiere decir que no sea buena. A pesar de su estética, es un manga cuidado hasta el más mínimo detalle para resultar kawaii (en castellano peninsular "mono", inglés, "cute"). Los humanos se encuentran proporcionados, aunque ligeramente cabezones, pero no busca el absurdo, sino una complexión que dote de normalidad a la escena. Los paisajes y los interiores están de sobras logrados, lo que nos hace introducirnos de lleno en una ciudad japonesa o en una casa. Las perspectivas también juegan un papel importante en este manga, y es que se aprecian notablemente los puntos de vista de Chi o del pequeño Youhei, cambiando las perspectiva a contrapicados u ojos de pez para darnos la sensación adecuada.

Pero sin duda alguna lo más cuidado es el color. Cada una de las viñetas, a diferencia de lo que normalmente nos tiene acostumbra el manga japonés, está pintada con lo que parecen rotuladores de base acuosa o acuarelas, lo que da unas tonalidades pastel muy agradables a la vista. No podemos hablar aquí de entintado, sino de la globalidad y de la sensación final de la combinación del mismo con el coloreado, que redondea definitivamente la sensación kawaii que comentábamos antes de forma completa.

Opinión personal


 Cuando vi la portada y vi aquel gatito tristón - por aquel entonces no tenía ni idea de que se tratara de una gatita - sentí como una ternura crecía en mi - sí, sé como sonó esto... - y decidí abrirlo. Y no me arrepentí de ello.

Es un manga costumbrista, es decir, que puede decirse que se puede catalogar como el mismo tipo que Shinchan, aunque sin ese humor macarra de la obra de Yoshito Usui, a pesar de mostrarnos también parte de la sociedad japonesa. Y es que a partir de los ojos de Chi podemos ver cómo interpreta algunas reacciones humanas y cómo son los pensamientos gatunos que mueven a la gatita a hacer determinadas acciones.

En un principio puede parecer que la idea argumental es aburrida, pero tiene un algo que engancha y más aún si te gustan los gatos o si buscas un manga entretenido, sin excesivas preocupaciones y sin carga emocional, aunque entrañable. El lenguaje que se utiliza es tan simple que aunque esté en inglés - la versión que pude obtener, el original en castellano lo tuve, pero no lo pude comprar - se entiende perfectamente. Además, las expresiones están bien logradas y transmiten.

Podría decirse que apenas hay nada malo que pueda añadir con respecto a este manga, y sí, me muestro partidaria de él. De todos modos soy consciente de que a muchas personas el aspecto aniñado de la obra les pueda echar para atrás o les resulte banal, acostumbrados como pueden estar a la profundidad de una serie como Death Note o Evangelion. Este seinen no busca eso, busca simplemente , de forma original, dar una visión a través de los ojos de un gatito de pocos meses, la vida de los seres humanos.

Puede que no os atraiga en un principio, pero probadlo, y si no, al menos podréis haber dicho que lo habéis intentado. Seguramente los amantes de los gatos, además, encontrarán este manga bastante logrado, agradable y tierno.
Lo mejor: La idea es totalmente original y muy bien conseguida. 

Lo peor: Su estética puede echar para atrás a muchos lectores.

Ficha Técnica

 
Nombre Original: Chi's Sweet Home チーズスイートホーム (chīzu suīto hōmu)
Autor: Konami Kanata
Año de publicación en el lugar de origen: 2004
Editorial: Kodansha
Edición española: Glénat 2009
Género: seinen
Categoría: costumbrista, gatos
Nº de Tomos: 10

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -