Lo mejor de esta semana

Para esta nueva ocasión voy a presentar un curioso shônen de 52 capítulos bajo la producción de Sunrise: Kekkaishi, donde los demonios sufrirán gracias a la fuerza de los poliedros regulares: arriba la combinación de técnicas ninja en forma de chakra geométrico.


Sinopsis

Karasumori es la tierra sagrada llena de poder. A ella acuden los ayakashi (demonios) para fortalecerse, sin embargo para evitar que esto suceda, los kekkaishi Yoshimura y Tokine deberán aplicar sus técnicas para derrotar a los demonios y guardar la tierra sagrada de éstos.

Dibujo y animación


El dibujo de Kekkaishi, sin ser un alarde pictórico, cumple sobradamente su propósito mediante personajes cuidados y con una estética muy llamativa, proporcionada y, lo más importante, adecuada al tipo de serie. No hayamos cambios de vestuario fuera de los que es el uniforme habitual de todo estudiante y el uniforme de trabajo de los kekkaishi, original en cuanto al diseño. El encargado de diseñar los personajes fue Hiroshi Takaya, que previamente había trabajado en el mismo cometido con la serie Eyeshield 21. Los fondos tampoco son excesivamente detallistas, cumpliendo el propósito pero sin entrar en la simpleza o en el vacío. Por así decirlo, el dibujo es de calidad dentro de los estándares habituales y apegado a la estética habitual, lo cual hace un buen trabajo.


En lo que se refiere a la animación, Sunrise (City Hunter, Yakitate! Japan, InuYasha) es un estudio de altibajos, ya que igual logra acometer momentos con gran maestría con otros donde la calidad podría ser muy superior. Sin embargo los puntos fuertes dejan atrás a los que flaquean más. Pese a ésto, en los momentos críticos la animación es excelente, la recreación de los movimientos es fantástica, la expresividad de los rostros es palpable, añaden un punto de comedia con el empleo de chibis (o superdeformed) en las caras de vez en cuando. A todo esto hay que añadir una buena iluminación y efectos respecto a las técnicas que se emplean, sin usar auras de forma constante (de vez en cuando hay algo, pero no es lo normal).

BSO y doblaje


Bajo el mando de Taku Iwasaki (Tenguen Toppa Gurren Lagann, Kuroshitsuji, Soul Eater, Get Backers), la OST es el gran punto fuerte de Kekkaishi en lo que al apartado técnico se refiere. Una BSO de lujo para acompañar la serie, en clave melódica, tensa y amoldable a la situación requerida. El opening, único en los 52 capítulos, se denomina "Sha la la -Ayakashi NIGHT" siendo interpretado por Saeka Uura.


Asimismo, la serie consta de 4 endings: "Sekaijyuu Doko wo Sagashitemo" por Aiko Kitahara, "Mai Mirai" y "Kyuukei jikan juppun" de Saeka Uura. Éstos son segundo, tercero y cuarto ending respectivamente. Sin embargo, el primero, "Akai Ito" por Koshi Inaba es el que gustaría resaltar de entre todos. Los motivos en el vídeo.

En lo referente al doblaje original, éste es soberbio. Las voces se adecúan perfectamente a la personalidad de los personajes, dándoles más credibilidad. El país nipón sigue, pues, en su línea. Hiroshi Yoshino (Firo en Baccano!, Miyagusuku en Blood+) da vida y voz a Yoshimura Sumimura. Rie Saitou (Real en Ergo Proxy, Daichi en Denno Coil) es quién dobla a Tokine Yukimura. Resaltar por último el gran papel de Manabu Muraji (Itou en Saikano, participante en el doblaje de la película de Ghibli "El castillo ambulante") como el abuelo cascarrabias Shije Sumimura. Un doblaje de lujo que eleva aún más la categoría del anime.


Opinión personal

Yellow Tanabe es quién ideó la historia de Kekkaishi, unos jóvenes herederos de unos poderes místicos que deberán proteger la tierra sagrada. El encargado de dirigir tal historia para la pequeña pantalla sería Kenji Kodama (Tales of the Abyss). El manga sigue en emisión, por lo que es muy probable que éste sea un caso como Soul Eater, que si bien consta con un final preparado y cerrado en cierto modo, deja con ganas de más.

Los shônen de acción siguen habitualmente el patrón designado por el gran Toriyama y la obra: Dragon Ball. Sin embargo hay contadas excepciones donde no únicamente prima la acción sobre el resto. Kekkaishi se aproxima más al ideal de Inuyasha, introduciendo una pequeña historia de aprecio y cariño entre los dos protagonistas principales. Esto, unido a lo poco habitual que es el uso de barreras poliédricas como arma y defensa hacen de esta serie algo un tanto diferente pero a la vez parecido a lo usual.

Es de necesidad destacar el que, posiblemente, sea el gran punto fuerte de esta serie: la BSO, y no sólo en lo que se refiere al opening y a los endings, sino también a las melodías que acompañan la serie. Un trabajo excepcional que añade un plus de calidad a la obra (como sucede en Wolf's Rain), pero la OST destaca dentro de un apartado técnico sobresaliente de por si, que sólo flojea en la animación de forma puntual. Pero dentro de la magnífica banda sonora, la palma se la lleva el primer ending, simplemente sublime.

Sin salirse en demasía de los míticos tópicos del shônen (protegeré a mis amigos y para ello necesito ser mejor: exaltación de la búsqueda de la mejora personal y de la amistad) logra introducir al espectador en la trama. Hay algo más que eliminar demonios y enfrentarse a la típica organización de marras, ese algo puede ser indentificable con la relación que mantienen Yoshimori y Tokine, que tiende hacia una relación de confianza y verdadera importancia del ser querido. No es nuevo, no es original, pero mientras más claro es el mensaje, llega con más fuerza y precisión, porque en cierto modo todos queremos lo que ellos tienen (y no me refiero precisamente a los poderes), sino a lo previamente descrito. Así pues, lado negativo de la obra se lo lleva la simplez, que juega a favor de los que buscamos algo sencillo y directo, pero que resultará cansino (en cierto modo) para los que quieran algo para devanarse los sesos. Sin embargo, como ya he afirmado anteriormente, lo simple y directo puede ser más efectivo que lo rebuscado y tortuoso. Ahí entran ya los gustos personales.

En resumen: Un shônen de esos que enganchan, que tienen un algo que los hace diferentes.

Lo mejor: una OST de lujo (destaco el primer ending), el apartado técnico en general.

Lo peor: a veces baja la calidad de la animación sin preaviso.

Ficha Técnica


Nombre Original: Kekkaishi

Nº de capítulos: 52

Director: Kenji Kodama

Estudio: Sunrise

Categoría: Shônen

Género: Acción, sobrenatural

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -