Lo mejor de esta semana

Mucha atención: por veinticinco pesetas, ¿cuál es el período de la vida que definiríais como más complejos, lleno de miedos, dudas y preguntas sin respuestaaa….? Si habéis dicho “la adolescencia”, habéis acertado y lo sabemos todos. Y ése que ha dicho “tal como vamos, la jubilación”, se ha ganado un cero, por gracioso. 

    Así son las cosas: dejas la niñez, pero no eres un adulto todavía; eres mayor para tener tu cuarto en perfecto estado de revista, pero no para salir hasta tarde… si aparte de eso, tu padre te ha criado haciendo de ti un libro de artes marciales, se empeña en imponerte una pareja y tú tienes problemas con el agua, las cosas, ya de por sí difíciles, son dignas de una de las obras más emblemáticas del manga. Eso, es lo que sucede a Ranma. 

    La familia Tendo, propietaria del dojo del mismo nombre, tiene en su haber a tres guapas hijas. La mayor, es la dulce y hogareña Kasumi, cocinera, perfecta ama de casa… La mediana es la interesada Nabiki, siempre negocianta y dispuesta a casi todo por dinero. La menor, es la temperamental Akane. Su padre, Soun Tendo desea que una de las tres contraiga matrimonio con el hijo de su mejor amigo, Genma Saotome, también maestro en artes marciales, como ambos se prometieron hace mucho tiempo, antes de que nacieran ninguno de sus hijos. Cuando Genma y Ranma llegan por fin al dojo, a Soun le aguarda una amarga desilusión: Ranma es una chica. En un principio, también Kasumi y Nabiki muestran su tristeza, pero Akane, enemiga acérrima de los chicos que, día tras día, la molestan y pelean con ella a cambio de una cita, recibe amistosamente a la recién llegada y le promete que serán amigas. 

   Akane y Ranma se entrenan juntas y la joven Tendo descubre que, por primera vez, alguien puede con ella; Ranma es más ágil, más fuerte que ella, y Akane le hace saber lo mucho que le alivia que sea una mujer, porque no podría soportar que un hombre la venciera. Terminado el entrenamiento, Ranma va a bañarse y Akane, sin recelar nada, va al baño caliente con ella. Pero se lleva la sorpresa de su vida (y el resto de la familia también) al encontrarse a un chico en la bañera. 

   Genma les explica lo sucedido: entrenando él y Ranma en un lugar conocido como Los manantiales malditos de Jusenkyo, en China, Ranma cayó al “manantial de la chica ahogada”, y él a su vez, en “el manantial del panda ahogado”, con lo que al mojarse con agua fría, Ranma se transforma en chica, y al mojarse con agua caliente, recupera su forma masculina original. A Genma le ocurre lo mismo, pero él se transforma en oso panda. Sí, ha llegado a la casa como un oso panda, detalle que no había sido considerado de vital importancia hasta ese momento. Genma y Soun deciden seguir adelante con su promesa y comprometen a Ranma con Akane, puesto que es la más cercana a él en edad e intereses. El que los chicos no se soporten, no parece que sea algo a tener en consideración… para ellos. Porque Akane no está dispuesta a comprometerse con hombre alguno, y Ranma considera a Akane demasiado chicazo y violenta, por no hablar de que las formas de su cuerpo, no le parecen tan bonitas como las de su variante femenina. Contestaciones como ésta, son frecuentes en el joven, y hacen que la protagonista reaccione violentamente, porque una puede ser chicazo y detestar a los hombres, pero que uno la desprecie, no es negociable. 

      Ranma es arrogante, consciente de su propia valía como luchador, pero rudo y maleducado a la hora de tratar con el sexo opuesto al que no comprende ni desea comprender. Parece pensar que el papel de la mujer, es el de sumisa y obediente, pero en realidad, no soportaría a una mujer así. Su forma femenina es sólo aparente y le causará no pocos problemas al ser más guapa y mejor luchadora que la propia Akane. El más ferviente admirador de Akane se verá atraído por “la chica de la trenza pelirroja”, mientras que el peor enemigo de Ranma, Ryoga (quien también está maldito y se transforma en cerdito negro), se enamorará perdidamente de Akane… El enredo está servido, y más conforme más avanzamos en la obra y aparecen más personajes también enamorados de uno y otra. En medio del jaleo, Ranma sólo desea volver al manantial de China en busca de una hipotética cura para su mal que le devuelva su masculinidad al completo, pero conforme los enredos se suceden y Akane le presta ayuda sin pedir nada a cambio, se encariñará con ella lentamente. 

    Akane por su parte, se ha criado como una luchadora, denostando de los valores tradicionales (y por qué no decirlo, machistas) de su entorno y su país. La chica parece pensar que el amor romántico es para chicas débiles, ella no necesita ningún hombre a su lado, se basta sola y quiere hacerlo todo siempre así… pero en el fondo de su corazón, suspira por ser tan femenina y dulce como su hermana mayor. Sabe que no puede serlo, su mismo carácter se lo impide, y piensa que ningún hombre se verá atraído por una mujer tan fuerte como ella. Eso la disgusta y le hace prejuzgar a todos los hombres como a seres que sólo quieren una muñequita y a los que puede vencer con una sola mano. Con Ranma, eso no le sucede, él es aún más fuerte que ella, y por mucho que se meta con ella, la acepta tal y como es, porque también ella acepta su particularidad y cuando se siente ofendida con él, no se limita a llorar, sino que le hace volar de un puñetazo. 

     Akane y Ranma se darán cuenta de que, siendo tan diferentes, en realidad son muy parecidos: los dos saben que no son el chico ideal ni la chica perfecta, y se aceptan como son. Ninguno tiene intereses románticos e infravaloran al sexo contrario. Los dos se ven perseguidos por enamorados que los idealizan y pretenden convertirlos en lo que no son, y ayudan al otro a librarse de ellos… esa compartición de intereses los irá acercando lentamente el uno al otro en un proceso de enamoramiento lento y natural, sin artificios ni sensiblonerías. 

   Ranma1/2 empezó a publicarse en Japón en 1987, creado por Rumiko Takahashi, llamada “el genio femenino del manga”. Takahashi, quien estudiaba química mientras creaba mangas, saltó a la fama con Urusei Yatsura, obra que creó antes que Ranma, si bien fue con la presente con la que consiguió mayor fama, llegando a vender hasta un millón de ejemplares, proeza destacable en autores, pero aún más en un mangaka femenino. Ranma se publicó durante casi una década, hasta 1996, año en que finalizó la saga. A España llegó a principios de la década de los noventa, si bien primero llegó la serie animada, comprada por Antena3 Televisión, serie cuya emisión resultó muy controvertida debido a ciertas escenas de contenido… anatómico (vamos, que se veían pechos, y eso era impensable en una serie animada entonces, y casi que también ahora). El manga fue editado en 1993 por la editorial Glénat y su publicación maltrató (como desgraciadamente es habitual) a los lectores del mismo con intervalos dilatadísimos entre uno y otro tomo. Actualmente, está siendo reeditado por Planeta.

     Ranma1/2 es un cómic de comedia romántica poco usual. Los protagonistas no se llevan bien, y eso es algo que suele suceder en éste género. Pero que se traten –literalmente- a patada limpia, ya no lo es tanto. Es divertido y lleno de peleas, apto tanto para chicos como para chicas y sigue resultando divertido aún cuando uno ya haya dejado atrás la adolescencia.  


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -