Lo mejor de esta semana

Por Calistina

Sarah Con Hache es una andaluza con mucho salero, cuyas viñetas nos hacen sonreír cada semana. Lo de Con Hache, no es el apellido (como pasa con el chiste:- Coné, Coné... ¿Pero qué nombre es ese?. - Pues verá cuando me iban a bautizar el cura preguntó: "¿Cómo se va a llamar"? y mis padres contestaron: "Aduardo" a lo que el cura dijo : "Será con E"... - Pues que sea Coné..)

Pero dejemos que sea ella quien nos cuente cosillas sobre ella, sus inicios y su arte:

Koukyou Zen- ¿Qué te atrajo de los lápices para dedicarte al dibujo?


Sarah con Hache-Mi madre siempre me ha dicho que cuando yo era pequeñita todos (familiares, amigos, vecinos...) me llevaban con ellos encantadísimos de cuidarme porque decían: "Es que es una niña maravillosa, le das un lápiz y un papel y casi te olvidas de que está ahí" Así que al parecer mi atracción por lo lápices llegó casi desde el momento en que supe agarrar uno con la mano.

En mi casa se respiraba creatividad. Mi padre pintaba cuadros y mi madre me fabricaba muñecas recortables, me contaba cuentos dibujando princesas... conozco pocas personas más creativas que ella. 

Años más tarde comenzó mi fascinación con Disney y como ya tenía la costumbre de dibujar todo aquello que me gustaba recuerdo horas y horas con la cinta de VHS en pausa para copiar las poses de mis princesas favoritas. 

Aunque no fue hasta los 14 o 15 años que descubrí mi verdadera vocación: el cómic. 

Por aquel entonces salía cada día corriendo del instituto para llegar a casa a tiempo de ver en la tele "La patrulla X". Soñaba con ser dibujante de dibus animados algún día para poder dar vida a mis propios personajes. Hasta que un día, en clase, una compañera sacó un cómic de los X-men y lo ví claro. Quizás llegar a dibujar para Disney era una meta complicada y lejana pero hacer cómics estaba al alcance de mi mano. Sólo necesitaba lápiz y papel. 

Aquel mismo día empecé una historia que alcanzó las casi 300 páginas. Era totalmente amateur y a día de hoy me partiría de risa leyendo aquello (por desgracia ya no lo conservo) pero desde luego marcó un antes y un después.

KZ- Especializada en dibujar Pin-Ups y en convertir a cualquiera en un cómic. ¿Cuál es la parte más difícil del proceso?

SH- Quizás el captar el alma de la persona. Es muy fácil caricaturizar a gente que conoces pero cuando te hacen un encargo desde Alemania, New York, Tokio... sólo con un par de fotos como guía y al final te dicen "¡Lo/a has captado! ¡es él/ella!" En ese momento ya vuelves a respirar. Siempre tienes ese miedo a que no lo hayas conseguido (porque, al fin y al cabo, es un dibujo cartoon, no una copia realista)

KZ- Hablemos de tu webcómic, Sasi. Físicamente basada en ti, ese puntazo de humor tan nuestro y esa obsesión por las tetas… ¿Qué tiene que tener una historia para que te apetezca hacer un cómic? En otras palabras, ¿qué te inspira?

SH- Pues... creo que el 90% de las historias que he dibujado han sido casi como un diario personal. Me gusta inspirarme en mi vida, en lo que me ocurre y en cómo me siento porque me resulta mucho más fácil expresarlo a través del papel. 

En otras ocasiones he utilizado a personajes diferentes a los que otorgaba algún rasgo mío. Por ejemplo, en una versión de Alicia en el país de las maravillas, Alicia era muy ingenua, la conejita blanca muy picantona y la reina de corazones una auténtica histérica (tres características que conozco de primera mano).

Con Sasi ya he ido directamente y a pecho descubierto a crear un personaje absolutamente YO. La vida me hizo crecer muy deprisa y me creó una añoranza especial hacia la niñez. Y a la vez siempre he sido muy pasional y me ha atraído con mucha fuerza la sensualidad y el erotismo con lo que... Sasi es pura controversia. Por un lado tremendamente infantil y por otro una explosión de fuego y de picardía.

Además todos los personajes que van apareciendo existen en realidad: mi marido, el camarero, nuestros gatos... mi inspiración es todo lo que me rodea. 

Muchos se ríen conmigo porque de pronto me quedo con la mirada perdida y no contesto y es porque está pasando algo o alguien ha dicho alguna cosa que me ha sorprendido y en mi cabeza lo estoy ya adaptando a una nueva página.

KZ- Tienes un estilo muy personal. ¿Quién te ha servido de referencia, ese alma que te obligó a caer en las redes dibujiles?

SH- Uf... si empiezo a hablar de referencias no paro. Pero digamos que las más importantes para mí fueron en un principio las princesas Disney, luego tuve una auténtica obsesión con Jessica Rabbit. También a mis padres les cogía las revistas de "El jueves" a escondidas para copiar dibujos de "Clara de noche" (de Jordi Bernet) y ya en mi adolescencia me hice fan declarada de Alessandro Barbucci (creador de las Witch, Skydoll, Ekho...) Quizás él sea mi mayor influencia.

Pero los referentes nunca acaban y sigues encontrando gente maravillosa que te inspira. A día de hoy Pedro Pérez, Mirka Andolfo, Emilie Decrock o Phillip M. Jackson ocupan un lugar privilegiado en mi estantería de referencias.

KZ- Sabemos que estás dibujando algún guion de Rafael Jiménez (cuya máquina no para ni cuando duerme). ¿Nos puedes contar algo?

SH-Jajajaja. Rafael ha nacido para contar historias. Ahora mismo no, no estoy dibujando nada suyo pero tenemos entre manos la creación de una revista de cómics para público infantil en la que participaríamos tanto Rafael como algunos de los mejores creadores de cómic sevillanos.

KZ- Sabemos que el sueldazo sin los sobres que repartía Bárcenas o las tarjetitas negras no es lo mismo, pero… ¿Se puede vivir del sueldo de dibujante?

SH-Es muy fácil: te casas con alguien que te pague el alquiler, la comida y los gastos de veterinario de tus gatos y el resto... ya lo pones tú con tus dibujos (risas)

La verdad es que sencillo no es. Si tienes mucha suerte y te contratan para trabajar en el extranjero puedes llegar a fin de mes pero en España es muy complicado dar con gente que pague decentemente (hay publicaciones que sí que lo hacen... pocas, pero las hay) 

La mayoría de los dibujantes que conozco viven sobre todo de hacer commissions (dibus por encargo) y yo he tenido la suerte de hacerme con una buena cartera de clientes en ese sentido, sobre todo en Alemania. Pero aun así hay meses en que te sientes Paris Hilton y meses en que ves telarañas en tu cuenta corriente. 

Pero vaya... que ésto es muy vocacional. Si tu meta en la vida es llegar a ser rico... elige otra profesión (risas)

KZ- ¿Con quién te gustaría realizar un cómic y por qué?

SH-Me encantaría dibujar codo con codo con Pedro Pérez (ahora mismo él se encuentra dibujando su cómic "Trizia") El año pasado pude conocerle en persona en Madrid y quedamos no en dibujar un cómic juntos pero sí en hacer un cameo de nuestros personajes en nuestros respectivos cómics y si sacamos un poquito de tiempo hacer un dibujo de Trizia y Sasi conjunto. Todo un honor para mí. Es un grandísimo dibujante, con un estilo muy cartoon y del que aprendo cosas nuevas cada día. Para mí es un 10 como dibujante y un 10 como persona.

KZ-A la hora de desarrollar una historia, ¿qué es lo más difícil? Personajes, guion, dibujo, entintado, música para trabajar…

SH-Diseñar a los personajes es mi parte favorita. Hago todo un desarrollo de expresiones, características físicas, psíquicas... disfruto como una enana creándolos. 

Los guiones prácticamente salen solos (y en los momentos más inesperados).

Quizás lo más difícil es luego adaptarlos al dibujo. Decidir dónde va cada escena, dónde los bocadillos, qué perspectivas usar... 

Y una vez dibujado y entintado... el color no es lo más difícil pero sí lo más engorroso. Se lleva horas y horas y horas de trabajo.

(En cuanto a música para trabajar... soy más de ponerme alguna serie mientras dibujo)

KZ- Imagina que un cómic tuyo tiene una repercusión mediática. ¿Qué te gustaría que dijeran de él? 

SH-Obviamente me encantaría que la gente lo disfrutase. Aunque insisto en que ahora mismo estoy haciendo un cómic, Sasi, sin pretensiones de ningún tipo. Lo dibujo para mí, porque me gusta y hago reír a mi gente. Colgarlo en Facebook y conseguir casi 7.000 seguidores en 6 meses es algo que nunca imaginé ni busqué. De hecho ahí está, cada boceto, cada ilustración y cada página en abierto y sin intención de ganar un céntimo con él (al menos de momento).

Pero dijeran lo que dijesen me gustaría que lo hicieran con respeto. Publicar, especialmente en redes sociales, hace que te expongas a todo tipo de comentarios y he llegado a leer auténticas barbaridades hacia mi cómic, hacia mi persona e incluso insultos a mi público. A mí este tipo de ofensas me resbalan y creo que no merece la pena ni entrar al trapo con gente que sólo busca su minuto de gloria pisando el éxito del que tiene en frente. 

Pero a la gente que me sigue y que te escriben con cariño les tengo muchísimo respeto. Nada me hace más feliz que el chico o chica que te manda un mensaje diciendo que ha decidido dibujar porque tus cómics y tus chicas pin up le inspiran.

Yo soy de ése tipo de personas. En muchas ocasiones me he puesto en contacto con mis grandes ídolos del lápiz para agradecerles que despertaran en mí este amor al dibujo y que haya personas que lo hagan ahora conmigo me hace sentir grande por un lado pero increíblemente humilde por otro. Creo que hay dibujantes infinitamente mejores que yo pero me alegra que la gente vea que con perseverancia y ganas puedes hacer lo que te gusta y creo que en ese sentido sí que puedo ser un buen referente.

KZ- ¿Editorial o autoedición?

SH-Tengo poca experiencia con editoriales como para tener una opinión. Sí creo que Internet ofrece todo un mundo de posibilidades a la hora de difundir tu trabajo. Pero supongo que todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. 

Con una editorial te aseguras unos beneficios pero también tienes unas fechas de entrega menos flexibles y en la autoedición eres más dueño de tu tiempo pero éste lo arriesgas al todo o nada. Lo que sí creo es que para conseguir hacer algo bueno, seas o no tu propio jefe, tienes que ser muy constante y producir cuanto más mejor.

KZ- Tengo unos lápices molones de la muerte, una silla, ideas, una cintiq… ¿qué consejo me darías para llegar a ser buena dibujante?

SH-Para ser un buen dibujante hay que......... (redoble de tambores) ....... ¡¡¡DIBUJAR!!!

¿Parece una obviedad? Lo es. Pero te sorprendería la cantidad de gente con talento que por flojera no coge un lápiz. 

Puedes formarte yendo a cursos, viendo videotutoriales (que los hay geniales, sobre todo a la hora de aprender a usar programas de dibujo tipo Photoshop, Paint Tool Sai o Manga Studio), hay también libros estupendos (cada día más) para aprender a dibujar pero nada de esto sirve si no lo acompañas de práctica.

Los cien, doscientos, mil primeros dibujos te pueden salir regulares pero poco a poco irás dándole forma y aprendiendo de tus propios errores.

Un consejo fantástico que me dieron a mí fue: Nunca te enamores de tu trabajo. 

¿Qué significa? que siempre puedes mejorar, aprender, seguir formándote y evolucionando. 

Y luego, algo clave para mí es encontrar tu propio estilo. Hay miles de personas en el mundo que dibujan pero qué grande es cuando sólo con ver un dibujo sabes quién es el dibujante. Es algo que muy pocos consiguen y a lo que creo que todos deberíamos aspirar.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -