Lo mejor de esta semana

-BANZAI!
Una patada certera y Asuka Kazama noquea a su oponente, fríamente y las flechas silban, cortando gracilmente el aire. Un verdadero samurái.
En el videojuego de Tekken, concretamente en la 5ª franquicia, hace su aparición la dama samurái.
Pero, en una cultura tan machista como la nipona, ¿es posible encontrar guerreras bravías?
Pues sí. De hecho, eran las que defendían a la familia. Las Onna Bushida

Durante los períodos antiguos de Japón, las esposas, hijas y/o hermanas de un clan bushi (guerrero) eran entrenadas para un eventual ataque o invasión de su hogar, cuando los hombres no estuvieran, ya fuera por estar en la guerra o defendiendo sus tierras. Al estar ausentes, las encargadas de defender estas familias eran entrenadas en el arte del manejo
de la nagitana, una alabarda nipona con una afilada cuchilla en una de las puntas fácil de usar en una media distancia.
El arco y la flecha, el tanto (cuchillo de mínimas dimensiones) y un pequeña daga llamada kaiken eran sus armas indispensables; el papel de Onna Musha (mujer guerrera) fue "enmascarado" en la historia, que nos llega a través de leyendas o cuentos.

Evidentemente el papel de la mujer siempre era inferior al del hombre, siendo la sustituta si él no estaba... ¿Esto fue realmente así?

Sin perder un ápice de femineidad, las onna bushido fueron feroces en la defensa de sus familias. Al hecho de ser normalmente madres (la matriarca de la familia, cuyo sentimiento de protección está por encima de cualquier otro) hay que añadir que su condición venía como parte de su "dote": al desposar a un bushi, traía consigo la naginata, al igual que su marido aportaba el daisho ( grupo de espadas largas y cortas)

A la hora de terminar con su vida, bien fuera la heroína trágica por muerte de su marido, la esposa leal que caía cautiva o la madre que entrenaba al hijo para vengar al padre, lo cierto es que no se hacían el famoso Hara Kiri o Seppuku. La técnica utilizada y conocida como Jigaki, consistía en empuñar el kaiken (escondido entre los pliegues del kimono a la altura de la yugular y la sesgaban en un rápido movimiento. Eso sí, para no caer "indecorosamente" previamente habían atado sus pies a la altura del tobillo.

Las onna bushida más conocidas de Japón fueron:
- La emperatriz Jingu (169-269). Cuenta la leyenda que lideró la invasión a Corea tras la muerte de su marido, el emperador Chûai. Fue la primera mujer en aparecer en un billete en Japón (1881)
- Tomoe Gozen (1157-1184). Se dice que participó en las Guerras Sempei (finales del Período Heian, entre 1180 y 1185) y se cuenta que durante la batalla de Awazu su marido Yoshinaka la instó a huir, viendo el cáriz que tomaba la lucha; unos dicen que pereció en la batalla junto a su esposo y otros que huyó y se convirtió en monja. En ambos casos, vendió cara su derrota.
- Nakano Taneko (1847-1868). Hija de un oficial de Aizu, dirigió al Jôshitai (ejército femenino) en la llamada Guerra Boshin, donde murió por Seppuku a manos de su hermana, ya que estaba malherida.
- Hojo Masako (1156-1225). Tras la muerte de su marido, Minamoto Yoritomo, ingresó como monja, pero una conspiración para acabar con su padre, Hojo Tokimasa, aunque ella y su hermano terminaron derrocándolo. Fue una gran política y la apodaron Ama-Shogun (Monja-Comandante).

La entrada del Período Edo y el neoconfucianismo (en que que se establecía el matrimonio como pilar social), estableció el declive de la mujer guerrera que pasó al plano social y/o político.
Con la entrada del siglo XVII la función de la mujer se redujo a procrear (según cuenta la historia, aunque poco a poco vamos viendo que el papel femenino ha sido más importante de lo que dejan traslucir)
Así pues, la mujer volvió a las sombras, tal vez ninja. Tal vez.

Bibliografía:
- Old School: Essays on Japanese Martial Traditions,Amdur, E. 2014, Ed. Freelance Academy Press
- Wikipedia consultada el 30 de julio de 2015.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -