Lo mejor de esta semana

De manos de Norma editorial nos llega la nueva obra del guionista Antonio Altarriba que repite de nuevo con el dibujante Kim para mostrarnos con "El ala rota" el otro lado de la moneda de "El arte de volar". En esta ocasión Altarriba nos cuenta la vida de su madre, Petra, dando a su voz a su vez, mediante su personal visión, a las mujeres que no la tenían durante el Franquismo pero que marcaron a las siguientes generaciones que ellas mismas criaron. Junto al magnífico grafismo de Kim, éste es  ante todo, un homenaje a su madre.

Argumento


"El ala rota" narra la vida de Petra, la madre del guionista, y es la absoluta protagonista de esta historia. Ya en el final de su vida, su hijo Antonio se da cuenta de que su madre ha tenido desde siempre uno de sus brazos inutilizados y nadie nunca se dio cuenta. Eso le llevará a pensar en ¿Cuánto sabe realmente de la vida de su madre?

    La historia de un salto temporal a 1918 con el nacimiento de Petra. Lamentablemente para ella, su
madre, Sofía, muere en el parto y su padre, Damián, hecho una furia, carga contra la niña rompiéndole un brazo. A punto está de matarla si no es por su hermana mayor, Florentina, que huye de allí con su hermana pequeña y se refugia en casa de Nieves, familia lejana de la familia, pero muy amiga de la difunta Sofía. Allí, en Pozuelo de la Orden, tendrá lugar su infancia y la posterior reconciliación con su padre, además de diferentes dramas familiares con el desenlace  final que se daba en aquella época anterior a la Guerra Civil. Ésta también saldrá reflejada en la historia, lo mismo que la enfermedad y muerte del padre de Petra.

    Poco después de esto, la joven deja su pueblo para irse a servir a Zaragoza, acabando como gobernante en la Capitanía general, que en aquella época estaba al cargo de Sánchez González. Conocerá poco después a Antonio y se casará con él, dejando el servicio y quedando al poco embarazada del pequeño Antonio. Y ya, a partir de allí, su vida hasta el presente en el que acaba en una residencia de ancianos y su ya anunciada muerte en las primeras páginas.

Opinión


En muchas ocasiones los lectores podrán acercarse a esta obra porque ya conocerán "El arte de volar" de los mismos autores, cómic por el cual ganaron varios premios, entre el cual el más reconocido es el premio nacional de cómic. En mi caso, ha sido al revés. Conocía la obra de Altarriba y de Kim, pero nunca la había leído por pura pereza. De él había leído, por ejemplo, "Yo, asesino" junto con el dibujante Keko, el cual me interesó bastante en su ejecución y sobre todo en la perspectiva, pero nunca había abierto "El arte de volar" a pesar de saber que se trataba de un premio nacional de cómic. He de decir que la época de la Guerra Civil nunca fue de mis favoritas. Siempre he pensado que el panorama cultural español, desde los años 80 hasta la actualidad, la ha usado hasta la saciedad en la literatura y en el cine, con una necesidad imperiosa de dar el punto de vista de todos los lados habidos y por haber, especialmente del bando republicano, aunque siempre dando un punto de misticismo y bonhomía a la República. No voy a entrar en debates teóricos ni históricos aquí acerca de este período histórico, pero sí decir que no era la única con la comparto en mi generación esta sensación de hastío hacia ese tema por trillado y por sobrevalorado con respecto a otros períodos de la historia española también muy importantes y de los que no se sabe nada. No porque no queramos saber o por cualquier motivo ideológico, sino más bien por el hecho de paridad a la hora de tratar todos los períodos históricos que nuestro país tiene, tan extensa. Sin embargo, esta obra no se centra en ello, es el marco temporal en el que sucede, como podría haber pasado en el siglo XVIII o en la época romana.

    Digamos que "El ala rota" me entró por el ojo. Me gustan las historias protagonizadas por mujeres, así que lo comencé a ojear. A las cinco-seis páginas, ya estaba enganchada. Cuando lo terminé, cogí "El arte de volar" y también me lo leí, así, del tirón, sin pensarlo. Me gustó menos, y es que se nota que con "El ala rota" Altarriba ha alcanzado la madurez narrativa y no le da miedo mostrar sus sentimientos al dar voz a su madre, lo mismo que el arte de Kim, que por algún motivo, conecta de forma más directa con el imaginario del "pueblo" que tenemos la mayoría de los españoles, emigrantes o hijos de emigrantes en tierras de acogida. 

    Cuenta Altarriba en su prólogo que quería dar el otro punto de vista, el de su madre, que no estaba contento con la imagen que se podía tener de ella en "El arte de volar". Y se marca un retrato de la que podría ser la abuela de cualquiera de nosotros, de los que tenemos ya entre treinta y cuarenta años, o de las madres de los más mayores. No intenta dar explicaciones a nada, simplemente nos narra su vida y lo hace de forma tan cercana que no hace falta ver que es que Petra, retratada como una ferviente creyente y frígida mujer en "El arte de volar" tenía por dentro la enorme lucha y llevaba para delante con fuerza, que no se sabe de dónde la saca, para tirar adelante con su familia sin quejarse nunca, ante poniendo la de los demás. Allí sin duda alguna, dio con mi fibra sensible. Me recordó a mi propia madre, me recordó a mi abuela, y seguramente os recordará a las vuestras cuando vosotros os hacéis la misma pregunta en "¿Y qué sé yo de mi madre?". Nos da entonces una valiosa lección entre líneas "Aprovecha mientras puedas para conocer a la mujer que te dio la vida antes de que puedas arrepentirte".

    A parte de lo evidente, que es la historia de su madre, Altarriba da lugar en un segundo plano a temas históricos tan importantes y desconocidos como el complot del monárquico general Sánchez González, la cena secreta por el aquel entonces príncipe Juan Carlos o la huelga de los tranvías de Barcelona de 1951, todo ligado a la trama principal con maestría y gracias a las imágenes claras y casi fotográficas de Kim. 

    Hablar del arte del dibujante es otro tema, porque si vemos que Altarriba pone la voz, Kim pone la imagen a esa historia de la mejor forma posible y que sin esta pareja de baile, probablemente "El ala rota" no sería lo que ha llegado a ser. Después de su experiencia en "El arte de volar" se nota que ambos autores se conocen y que trabajan de forma cómplice. Kim consigue con el poder de sus dibujos el impacto que el guionista busca, y es que las miradas y los gestos de Petra, muchas veces mudos, hablan de otra historia de dolor callado que es la que parece que vivieron muchas mujeres durante el franquismo.  

    No sé si me atrevería a decir que "El ala rota" es mejor a "el arte de volar". Se nota que los autores han aprendido de sus errores e incluso la edición, con un formato mayor, da mejor visibilidad a las viñetas, que en el otro cómic parecen un poco abigarradas  ante tanta cantidad de información que otorga. Es una historia amarga, lo mismo que la anterior, con la cual comparte la idea en el título: el vuelo, la imposibilidad desde el principio de la una por culpa de la sociedad en la que le tocó vivir y el sueño de volar que tenía el padre del autor, en busca de la libertad que le fue negada. Ambos supervivientes de una época difícil, retratados en unos cómics que deben ser leídos a la par para acabar de entender la historia de forma global, dan una visión tan humana y tan cercana de nuestro pasado reciente que cada persona que lo lea, sacará sus propias conclusiones. Porque si hay algo que es igual para todos es la historia de España, pero cada uno tiene a sus espaldas su propia historia familiar y a muchos de nosotros la que nos presenta Altarriba y Kim nos suena, y mucho. 

Ficha Técnica


Dibujante: Kim
Guionista: Antonio Altarriba

Editorial: Norma Editorial 2016

Precio: 23,90€
ISBN: 978-84-679-2323-0


Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -