Lo mejor de esta semana

Hace apenas unos días antes de comenzar  esta reseña, saltaba como triste noticia el fallecimiento de uno de los grandes mangakas que ha dado el mundo del cómic japonés. Shigeru Mizuki nos dejaba a la edad de 93 años y todos los apasionados por el noveno arte nos sentíamos un poquito más huérfanos, como sólo se puede sentir uno cuando un grande se va. Pero por suerte queda tras él su legado en forma de cómic, como el que vamos a reseñar en estas líneas, Nonnonba (Astiberri) , una obra con claros tintes autobiográficos, premiada en Angoulême en el 2007 como "Mejor albúm".

Shigeru Mizuki es un hombre hecho a sí mismo. Participó de muy joven en la guerra del Pacífico y allí perdió su brazo izquierdo, con el que trabajaba, puesto que era zurdo. Con tesón aprendió a utilizar su mano derecha para dibujar y así nos ha llegado parte de su extensa obra publicada en Japón como su legado.

Autobiográfico también y de interesante lectura está su Shigeru Mizuki. Autobiografía publicado por Astiberri   en un formato de seis volúmenes, obra en la que desgrana su vida desde su juventud hasta su madurez.

El autor es conocido en su país de origen especialmente por su obra GeGeGe no Kitarō, la cual cuenta con varias adaptaciones al anime, las dos primeras dirigidas por el conocido director Isao Takahata, renombrado sobre todo por sus trabajos dentro del Studio Ghibli, del cual también es fundador junto a Hayao Miyazaki. La trama principal de esta historia gira alrededor del folclore clásico japonés, centrado en su gran mayoría en los yōkai, seres sobrenaturales que engloban multitud de aspectos bajo este genérico nombre, temática sobre la cual Mizuki se convirtió en un verdadero erudito y gran especialista a lo largo de su vida. Con Nonnonba trata precisamente sobre esta temática, pero unido también a la narrativa autobiográfica que tanto apreciaba el autor para sus obras y con la cual cultivó tanto éxito en Japón como en el extranjero.

La historia del manga transcurre en el pueblo natal de Mizuki, Sakai-Minato, en los años 30, fecha en la que transcurre la infancia del mangaka. El joven Mizuki tiene una estrecha relación con una anciana vecina a la que todo el mundo llama Nonnonba, que enviuda siendo muy mayor y que tiene que entrar a servir a la casa del joven Shigeru para poder subsistir. Fue precisamente Nonnonba, mediante sus historias y cuentos tradicionales, la que introduce a Shigeru al mundo del folclore clásico japonés. En el cómic podemos ver de forma bastante fluida y a modo de historietas cortas, escenas de la vida cotidiana del Japón rural antes de la Segunda Guerra Mundial, que a su vez se va entremezclando con las historias que la vieja Nonnonba va contando al niño.

El manga mezcla lo real con lo fantástico, donde muchas veces se desdibuja la línea de lo que está pasando de verdad con lo imaginado por la efervescente mente de Shigeru, muy influenciable por todas las historias que su anciana amiga le explica. Estas historias normalmente suelen traer una pequeña moraleja que vienen en su mayoría a decir que hay que mantener "el respeto por las tradiciones si no quieres que te pase nada malo". Este período de la vida de sensei Mizuki que aparece explicado en Nonnonba dará pie a una vida en la que lo fantástico y lo tradicional tuvo muchísima importancia a lo largo de su vida.

Nonnonba está publicado en España con el tratamiento de una novela gráfica, es decir, es un tomo único de un grosor considerable, en rústica y con un buen tamaño de lectura. El lector medio de manga, si está acostumbrado a Naruto, One Piece o Ataque a los titanes, quizás se sorprenda un poco al ver el estilo de dibujo y de narrativa de esta historia. Es una obra un tanto interiorista, que no busca realmente más que plasmar un trozo de la historia de una persona con tintes fantásticos, hecho que en muchas ocasiones se le ha reprochado como fallo al narrador. Sin embargo, para la que suscribe esta reseña, precisamente aquí está la verdadera gracia, el doble juego al que Mizuki quiere que entremos. Desde pequeño él creyó en la existencia de esos yōkai, es algo que tradicionalmente ha impregnado la vida diaria de los japoneses desde antaño y quiere traer al lector actual, descreído y en cierta parte desposeído de tales historias folclóricas, a un mundo que fue y que tiene gran importancia porque forma parte del sustrato de la sociedad a la que pertenece, si el lector es japonés, o que puede ayudar a conocer parte de esa tradición tan curiosa y que tanto fascina al lector occidental.

Personalmente no he tomado la lectura como algo plenamente biográfico. Cuando empecé a leerlo pensé en que se trataba más de un cuento que de algo veraz. Recordé muchas veces las historias que de pequeña me contaban, en las que había una pequeña parte de realidad y mucha de fantasía. ¿Cuántos de vosotros no habéis crecido con las historias de los abuelos de a tal le pasó cual o en este sitio hay que tener cuidado porque había un hombre que...? Pues para mí eso ha sido Nonnonba, un canto a los recuerdos de la infancia, un recordatorio de las historias que muchas veces llamamos despectivamente de viejas, pero que contienen grandes porciones de sabiduría popular muy útiles incluso ahora (sí, en esta era que creemos que lo sabemos todo y podemos explicar todo). He notado la nostalgia que destilaban unas viñetas hechas con mimo y con cariño de un autor en recuerdo a una persona querida.

Una historia preciosa, llena de matices, que es de obligada lectura porque el autor lo merece. También es una buena manera de introducir a Shigeru Mizuki entre nuestras lecturas, que con su estilo clásico a veces cuesta un poco de hacer entrar por los ojos a los que todavía no lo conocen. Normalmente solemos quedarnos en Osamu Tezuka, pero hay autores como Mizuki o como Yoshihiro Tatsumi, que también falleció lamentablemente en 2015, que también fueron seminales para la creación del manga como lo conocemos hoy en día, e incluso, voy a atreverme, cuya influencia se nota en el mundo del cómic en general.

Si queréis una historia cerrada, con matices fantásticos, con un poco de realidad, que trata temas que van desde lo tradicional a temas sociales tabús o complicados en el Japón pre-guerra, o queréis aventuraros a algo diferente y con consistencia porque estáis cansados de lo "más de lo mismo" que en la actualidad son muchas historias del cómic, Nonnonba es sin duda un título que no podéis descartar tener en vuestras librerías. Un imprescindible.


Ficha Técnica

Nombre original: のんのんばあとオレ Nonnonba to Ore

Autor: Shigeru Mizuki

Editorial: Astiberri

Año: 1977

Género: seinen

Tomos: 1

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -