Lo mejor de esta semana


     El sabor fresco y amargo se pasea por mi boca y parece estallar en mi paladar, junto a un millón de burbujitas que hacen chispas en mi lengua. El regusto final es fuerte y agrio, tanto que mi cara parece a punto de contraerse en una mueca, pero la contengo; no es desagradable a pesar del amargor y apaga la sed de una manera increíble. Hasta hace poco, reconozco que no me gustaba nada la cerveza, pero empecé a probarla, y ahora la encuentro muy buena. Asiento y ZombiD me sonríe, chocamos los botellines y bebemos de nuevo. 

     -¿Qué te dije? "Pruébala, te va a gustar... si no te gusta, insiste, tú insiste". 

     -Cuando tienes razón, tienes razón. - admito - Ya ves, lo que me he estado perdiendo. 

     -Y ahora porque es invierno, ¡en verano, con el calor, te sabrá todavía mejor!

    Tiíto Creepy nos chista para que no sigamos hablando en medio de la peli, y tiene razón, pero también la tiene mi novio: uno no debe cerrarse en banda a probar cosas nuevas, ni rendirse sólo porque al primer bocado no le sepan bien. Es preciso abrirse a los nuevos sabores, a los nuevos gustos, y -porqué no- a las nuevas películas. Y por eso os traigo hoy una producción muy distante de los estándares norteamericanos y europeos a los que estamos acostumbrados. Hoy, en Cine Freak Salvaje: Baahubali. 


 
    Dicen los entendidos que una buena historia debe comenzar con un terremoto, y a partir de ahí, ir subiendo. La película que nos ocupa hoy, es un buen ejemplo de ello, puesto que comienza con escenas impactantes y emotivas y estas se irán haciendo más potentes conforme avance la historia. El que se trate de una cinta que no ha sido doblada a nuestro idioma, en la que abundan los números musicales y cuya manera de ser narrada nos puede resultar algo chocante, es algo de lo que debemos intentar olvidarnos si queremos disfrutarla, pero podemos estar seguros de que la propia película nos hará olvidar todo eso. Y mucho más. 

    La historia, en un ambiente propio de El libro de la selva, comienza con una mujer de edad
avanzada que lleva un bebé en los brazos. Y también una flecha en la espalda, pero como ella misma no hace mucho caso de ese detalle, nosotros tampoco lo tomamos muy en cuenta. La mujer, perseguida por varios soldados, da buena cuenta de ellos y con una sola mano (porque en la otra, lleva al niño), pero al intentar cruzar un turbulento río, pierde pie y se da cuenta de que va a morir ahogada. En sus últimos momentos, pide ayuda a los dioses y levanta a la criatura, rogando que lo salven, mientras las aguas la cubren. Unos campesinos aciertan a verlo, y corren a tomar al bebé que sale  de las aguas sostenido por una mano. Cuando lo rescatan, la mano de la mujer hundida señala hacia la cima de las cataratas, para desaparecer después. El pequeño será criado por la familia que lo rescató, quienes descubren asimismo el pasadizo que, a través de las montañas, han usado los soldados para bajar desde la cumbre. La madre adoptiva del pequeño, temerosa de que puedan venir por él, o él mismo pueda escaparse, decide que es mejor que esa gruta sea cegada. Pero conforme pasan los años y el pequeño crece, no deja de interesarse por lo que pueda haber en la cima de la catarata, y aún con pocos años intentará escalarla. 

    La cinta, dividida en dos partes claramente diferenciadas, nos cuenta una historia muy clásica de un niño elegido y de la lucha por el poder. El protagonista Shiva desde bien pequeño muestra una fuerza y capacidades sobrehumanas, y al alcanzar la madurez se convertirá en un poderoso guerrero, sin perder por ello un ápice de bondad y simpatía. A pesar de estar alejado de su hogar natal y de vivir en una aldea campesina pobre, su destino está trazado y él mismo se verá impelido a buscarlo al escalar la catarata. Cuando al fin llegue a su pueblo, se dará cuenta de que reconoce muchas cosas, pese a que lo abandonó siendo un recién nacido. La historia se mezcla con la leyenda y los golpes de efecto sólo son comparables a los de tramoya. En la segunda parte de la historia, todas las dudas del protagonista serán contestadas en una narración dentro de la misma. 

     El romance entre Shiva y Avanthika, la protagonista femenina, está tratado desde una perspectiva un tanto arcaica, pero aún así hermosa. La joven lucha por ser una guerrera, pero sueña con ser atractiva. Durante la lucha con Shiva, en medio de un número musical, el protagonista la viste y maquilla en lugar de atacarla para que ella se vea tal y como la ve él: como una beldad. Desde luego que el planteamiento no es el más políticamente correcto, pero la escena encierra una gran belleza plástica y no está exenta de ternura. Al igual que esta, todas las secuencias de la cinta rebosan efectos especiales puestos al servicio de la simple estética. Es cierto que resulta algo recargada, pero  en conjunto agradable.

     Baahubali es una cinta de dos horas y media largas de duración, y sin embargo, no se hace aburrida ni pesada bajo ninguna circunstancia, antes bien deja con ganas de más. Es una película en la que la acción no decae en ningún momento, y las escenas de historia se mezclan con las de lucha de forma eficaz y cuidadosamente alternada. Las actuaciones pueden resultar un tanto excesivas vistas desde un punto de vista europeo, y los números musicales son curiosos para un espectador que considera el cine musical como algo antiguo y artificial, o asociado con la Disney, pero si uno se deja llevar, disfruta enormemente de una película que es puro entretenimiento y cine palomitero. 

     Baahubali se lleva el honor de ser la cinta más cara del cine hindú, nada menos que catorce
millones de euros, cada uno de los cuales está magníficamente invertido en efectos creados por ordenador. Y si tenemos en cuenta que, a pesar de no haber sido doblada a los idiomas de los grandes mercados, como inglés y castellano, ha recaudado más de quinientos, ha sido todo un taquillazo, una muestra de cómo el boca a boca e internet pueden tener más poder que cualquier campaña publicitaria. La cinta, inconclusa pese a su duración, tiene secuela en puertas; será estrenada para principios del año próximo. Y cuando veáis la presente, entenderéis por qué estoy rabiando por ver la segunda parte. Cinefiliabilidad 6, lo que significa que se os puede hacer árida porque hay que verla con subtítulos, es larga, y tiene números cantados, pero salvando eso, os vais a divertir como enanos. 


"Eeeeel butaneroooooo....."


"Comparado con Clouseau, Atila el huno era un voluntario de la Cruz Roja". Si no coges ésta frase, tienes que ver más cine.

{ 1 comentarios ... read them below or add one }

  1. Me ha encantado la crítica. Con la película me lo pasé bien y he disfrutado mucho leyendo la crítica. No sé si es más épica la película o la tinta de tu pluma.

    ResponderEliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -