Lo mejor de esta semana

Uno de los maestros del terror recopila siete relatos en un más que acertado título: Voces en la oscuridad.

La oscuridad, tenebrosa de por sí, toma un cariz más terrorífico de la mano de este autor.

El primer relato, Las Tinieblas chupasangre, nos sumerge en el drama de Nami, que se vuelve anoréxica para recuperar a su novio, hasta que cae víctima de unos extraños sueños acerca de una lluvia de sangre que la inquietan.

En Los Fantasmas Prime Time, un par de humoristas bajo el nombre de Potaje al atardecer, hacen que toda la sala estalle en carcajadas. Sin gracia aparente, sólo Keisuke escapa a sus “encantos”.

El Estruendo es el tercer relato, en el que un par de amigos se ven sorprendidos por una riada inusual que no deja ninguna huella tras su paso.

Para el cuarto relato, El misterio de la casa encantada, contamos con una vivienda en la que nadie que entre vuelve a salir y que esconde varios aterradores secretos.

Glicérido nos habla de Yui, una chica que vive con su padre y su hermano encima de un asador que regentan. La grasa lo impregna todo, y que el hermano tenga la afición de beber aceite hará que durante la adolescencia la grasa se cebe en su rostro.

Personas inmovilizadas de la noche a la mañana, que no se mueven ni para comer, es el tema de Los Enraizados, donde lo que parece una enfermedad física tal vez tenga una explicación psíquica.

El último relato, titulado La Llamada del condenado nos pone sobre la pista de los hermanos Kowa que sufrieron un accidente perpetrado por un grupo de criminales liderado por Furuhashi, quien, condenado a muerte, persigue a los hermanos para suplicar su perdón.

Kazuo Umezu (Kowai Hon, Negai, Warai Kamen) es la inspiración confesa de Junji Itou, el dentista que prefirió dibujar el horror. Con un dibujo cercano a los trazos de Vincent Van Gogh, oscuro e incluso opresivo, narra como nadie el terror a partir de las miserias humanas. Desde Uzumaki hasta Black Paradox, por citar alguna de sus obras más conocidas, es junto a Hideshi Hino (Death’s Reflection, The experiment) uno de los maestros en hacernos temblar hasta las ideas.

Ito sensei es un mangaka al que el horror no se le resiste en ninguna de sus facetas; saca punta hasta de donde no hay ni lápiz, encauzando nuestra mente al terror más perverso y siempre salpicado de sangre, aunque sin llegar al ero-guro de Shintaro Kago (Fraction). Los vampiros adquieren una nueva dimensión en sus tintas y los espectros aterrorizan más si ello es posible.

Este recopilatorio parece en un principio escogido al azar, pues el único nexo común sería la oscuridad, como indica el título. Monstruos de diversa índole junto a personas a priori normales, cuyas vivencias cotidianas se transforman en pesadilla para dar cabida al horror que parte de sus miserias. A parte de El diario gatuno de Yôn y Mû o el Diario Perruno de Junji Ito, toda su obra se basa en provocarnos espasmos cardíacos (menos el josei Junshoku Madara Nikki ) y en ver la parte negativa o terrorífica de todo, lo que hace a la perfección.

Para disfrute de las almas a las que les gusta sufrir hasta la última línea, un final que no tiene perdices para nadie y en el que cuesta identificar a gente cercana. O no. Resumiendo; cualquier fan del terror japonés (y mundial) encontrará entretenidos los relatos del maestro. Cuidado con las palomitas.

Ficha Técnica

Nombre original: Yami no Koe

Autor: Junji Ito

Género : Horror

Categoría: Seinen

Nº Tomos: 1

Año: 2003 (Japón), 2016 (España)

Editorial: Tomodomo

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -