Crónica del XXIIIº Salón del Manga de Barcelona

148mil personas, que se dice pronto, se dieron cita en la XXIIIª edición del Salón del Manga de Barcelona que tuvo una duración de 5 días. A priori pueden parecer muchos, pero lo cierto es que dada la cantidad (y calidad) del contenido, llegaron a saber a poco.

Arrancamos el 1 de noviembre y se agotaron las entradas para ese día (las del sábado 4 y domingo 5 ya estaban agotadas hacía semanas, así como el abono para los 5 días) y gracias a la organización, este año no hubo colas interminables ni gente concentrada en el palacio 2; se andaba bien y todos los palacios registraron actividad constante y muy fluida. Todo un acierto no dejar entrar directamente al palacio 2, donde normalmente se concentran los stands con merchandising y las editoriales y dividir los contenidos entre el 1 y el 2.

Invitados de altura, Yoko Kamio, Masasumi Kakizaki, Yoshiaki Sukeno, Robico, Masao Maruyama, Yasuhiro Irie, Hiroyuki Sakurada o Masatoshi Chioka (para los aficionados al manga y anime), Airii Yami, Azumi Inoue, Dj Kentaro o Yu Yu (amantes de la música), Takanori Shibata (robótica) y como no, ilustres cocineros nipones que nos deleitaron con su buen hacer, convivieron durante esos 5 días con luchadores de Wrestling, Cosplayers y Youtubers.
Ampliando el contenido hacia nuevas tendencias (como los Youtubers, que arrasaron) que junto al Espacio Nintendo congregan a tantos fans, es un lujo tener un pabellón para cada cosa y poder disfrutar de todas.

La exposición dedicada a Kenneos (Tristemente fallecida en 2016 y cuya ilustración se usó para el cartel de esta edición), competía en belleza con el resto de exposiciones, como la dedicada a la robótica, donde pudimos ver no sólo imágenes de manga, también todo tipo de merchandising dedicado a los brutos mecánicos (especialmente Mazinger Z o la dedicada a los 100 años de anime. No me voy a extender en este aspecto que podéis ver en las imágenes.
Me gustaría hacer incapié en las grandes mejoras que han supuesto la reestructuración de contenidos, aligerando muchísimo las colas y fluidez, así como agradecer la cantidad de temas a encontrar. Si tubiera que decir un fallo, sería sin duda programar el 90% de las presentaciones editoriales el sábado (coincidiendo además con alguna masterclass...). Hubo gente que casi acampó en el palacio 2.1 para no dejar la silla; sinceramente y habiendo 5 días, yo hubiera dividido las presentaciones.
Me gustaría destacar el diploma entregado a Masao Maruyama, un gran director influido por Osamu Tezuka y Satoshi Kon, como dejó claro en su charla y cuya entrega fue de lo más emotiva. Así mismo, siempre es un gustazo encontrar autores patrios como Belén Ortega o Xian Nu Studio que demuestran que el "estilo manga" no solo es propiedad nipona.
Felicidades a los premiados y nos vemos en la próxima edición. Os dejamos con la galería de imágenes:




Publicar un comentario

0 Comentarios