Lo mejor de esta semana

Tras el éxito cosechado por Knights of Sidonia, era sólo cuestión de tiempo que Netflix volviera a la carga con la distribución exclusiva de la adaptación fílmica de Blame!, el título más icónico de Tsutomu Nihei y, a casi 20 años de su primera publicación, uno de los mayores referentes actuales del manga/anime Cyberpunk (con permiso de Alita o Ghost in the Shell). Sin embargo, ha sido una elección curiosa el optar por un largometraje en lugar de hacer una serie, tomando en cuenta que el manga relata una historia compleja a lo largo de 10 volúmenes.

Para resumir la historia: En un futuro muy distante, los humanos han perdido el control sobre los robots y han sido reducidos a escasas comunidades dispersas que han pasado siglos luchando por sobrevivir, en algunos casos olvidando sus propios orígenes en el proceso. El mundo que conocemos ha sido colosalmente expandido debido a la existencia de robots constructores que, ante la falta de instrucciones que indiquen lo contrario, continúan su labor hasta el infinito y más allá. Killy es un cyborg que recorre este interminable mundo con la misión de encontrar humanos supervivientes poseedores de genes de conexión a la red. Éstos eran los humanos originales, que de esta forma controlaban a los robots. Un virus hizo que empezaran a perder dichos genes y a ser exterminados al no ser organismos reconocidos por los robots.




Adaptar una obra como Blame! no es tarea sencilla. El énfasis en la narrativa puramente visual, sin diálogos, es una constante a lo largo de una historia en la que frecuentemente Killy es el único ser viviente en movimiento, en su interminable viaje a través de la mega estructura. Hablamos de páginas enteras de paisajes industriales (no en vano Nihei es arquitecto de formación) dedicadas a la soledad y el silencio, sólo interrumpidas por la ocasional (y breve, salvo contadas excepciones) aparición de algún otro personaje o dispositivo de seguridad. Una adaptación fiel puede no ser apta para no iniciados (por no decir directamente incomprensible) ni suficientemente dinámica para ser un producto comercial. Es probable que por ello se decidiese crear un largometraje animado a partir de una historia corta sobre una de las pequeñas colonias humanas que Killy encuentra a su paso y hacer pasar a este último de protagonista a secundario de lujo. Pasada la relativa decepción inicial para los más acérrimos fans, el producto final es un conjunto solvente tanto en narrativa como en estética. La trágica calidez de una comunidad que planta cara a la adversidad es un buen contraste para un personaje que rara vez dice algo más de lo estrictamente necesario y no estaría fuera de lugar en el cine mudo. Sobre la animación y ambientación, poco más que decir si hablamos sobre Polygon Pictures, los mismos que nos han traído joyas como Ghost in the Shell 2: Innocence o The Sky Crawlers. En una palabra: impecable. ¿Lo único malo? Que conociendo el manga, ya sabes que la historia tiene para rato y al final te sabe a poco. 

Ficha Técnica


Nombre Original: Blame!

Director: Hiroyuki Seshita 

Estudio: Polygon Pictures

Año: 2017

Género: Cyberpunk 

Categoría: Seinen

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -