Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ#22

¿Quién no ha soñado alguna vez con el sirviente perfecto?

Alguien que no dé problemas, lo resuelva absolutamente todo y no ponga en duda ninguna petición; la cultura se presupone y sabe hacer cualquier cosa. Todo esto, a cambio de una nimiedad: nuestra alma.

“Lo que se ha perdido una vez, nunca regresará” ; a pesar de ello, la venganza mueve montañas y no reparamos en las consecuencias.

Licenciado bajo el nombre de "Black Butler" por Norma Editorial, os traemos este simpático manga.



Ficha técnica:

Nombre original: Kuroshitsuji 黒執事
Autor: Yana Toboso
Género: Suspense, fantasía
Categoría: Shônen
Nº Tomos: 12
Año: 2011



Argumento

Sebastian Michaelis es un mayordomo peculiar; a las órdenes de su joven amo Ciel Phantomhive de 12 años de edad, le complace en todo lo que puede.

Ciel es listo y astuto para ser tan joven y como cabeza de familia, lidera todos los negocios . Perdió a sus padres de forma poco casual.
Michaels no es humano, es un demonio que ha hecho un trato con Ciel y a cambio de proporcionarle venganza por la muerte de sus padres, obtendrá su alma.


El mayordomo negro


El primer manga de Toboso ya dejaba entrever las preferencias de la autora. Rust Blaster vio la luz en 2006 y la mangaka relataba una historia sobre vampiros y humanos que comparten escuela, dejando clara su pasión por lo sobrenatural.

Ese mismo año sale el mencionado Kuroshitsuji en la revista Monthly GFantasy de Square Enix y del que han salido 12 volúmenes; un anime estrenado en 2008 con 5 ovas, le otorgó el espaldarazo definitivo.

Unos personajes estilizados, con el aura de misterio que envuelve a Sebastian y que recuerda a Kaname Kuran de Vampire Knight (Hino Matsuri) en la tranquilidad y elegancia que desprende, amén de las miradas punzantes.

Trajes de época, viñetas adornadas con motivos florales negros y fondos que respiran suspense, para narrarnos una historia que si bien no está exenta de sobresaltos, es bastante predecible.

No obstante, el trazo fácil del dibujo ha mejorado desde Rust Blaster, siendo más detallista y perfeccionando las facciones de sus personajes, otorgándoles ese punto de humanidad que transmiten sus expresiones faciales.



El contrato


Muchos son los relatos que nos hablan de una venganza o de un contrato entre demonios y humanos, como Chrno Crusade. De hecho, la mayoría de los shônen versan sobre pagar deudas, ya sean morales o físicas y los más emblemáticos, usan a criaturas sobrenaturales o humanos con poderes para ejecutarlas.

La frialdad de una entidad como el mayordomo demoníaco, va perdiendo grados a medida que avanza la historia, humanizándose un poco si cabe. Siempre hemos querido vislumbrar unos sentimientos, un corazón, bueno o malo en todos los seres fantásticos, nos negamos a que exista la maldad absoluta, así como la bondad, a la que también otorgamos su parte sombría.

Los demonios como tal, siempre son retratados como ángeles caídos o en su defecto, humanos pecaminosos que deben purgar sus pecados y atraer almas al Averno; el sentimiento de culpabilidad por hacerlo, suele acompañarles en toda la historia y hará que sus decisiones no sean todo lo satisfactorias que deberían.

En la obra que nos ocupa, el hecho de que el mandamás sea un niño de doce años, pone en tela de juicio lo que debe pasársele por la cabeza al demonio que debe hacerse cargo de todas las cosas que se le ocurran al chiquillo y a la voz de “Sebastián, es una orden”, cumplir sin rechistar. Todo a cambio de un bien tan preciado como el alma humana. Llega a ser denigrante lo que tiene que hacer para satisfacer al infante, aunque acabemos cogiéndole cariño, ya que sin padres ni nadie que se ocupe especialmente de él, solo le queda el consuelo del mayordomo fiel.

Sin saber lo que nos depara la muerte, qué hay más allá, no parece un precio excesivo por llevar a cabo nuestros deseos, especialmente cuando está implicada la familia, cuyos lazos quieren extenderse hasta el otro mundo. Será meternos donde no nos llaman, hablar de religión, mitos e iconos con los que no todos estamos de acuerdo.

Queremos creer en algo más allá de la vida y sin saber a ciencia cierta si existe otro mundo, nos negaríamos a ofrecer algo que ni siquiera vemos: nuestra alma. Los valores sociales y sobre todo, la cultura, nos llevan hacia lo que consideramos la bondad y el alcance de la tranquilidad con uno mismo, la visión del infierno para los malos y el paraíso para los buenos, están tan arraigados, que nos negamos siquiera a pensar en el “Y si…”

Demonios, sentimientos, suspense y como no, sangre, para una obra de fácil lectura y comprensión, que no deja nada al azar.



En resumidas cuentas, un manga muy esperado que verá la luz en español en el próximo Salón del Manga de Barcelona y que nos hará pensar en cuánto cuesta una venganza y si vale la pena llevarla a buen puerto.

Lo mejor: Un dibujo espléndido y una historia bien hilvanada, para pensar en lo que somos y lo que tenemos.

Lo peor: Los personajes principales, pierden fuelle en los últimos tomos, dando paso a otros nuevos…

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -