Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ#17

Nunca podrán definirme como un amante del cómic, ni siquiera del manga, mis compañeros pueden dar fe de ello. Tengo alergia a los superhéroes. Sí, esos tipos que adquieren superpoderes por radiaciones que deberían haberles producido leucemia y pueblan las páginas de las historietas. Manías persecutorias. Sin embargo lo que nadie podrá echarme en cara es que reconozco una buena obra cuando me la ponen en las narices. Y Blacksad es una gran obra.

La tierra de las oportunidades, USA, década de los 50, años de posguerra, la formación del telón de acero y la Guerra Fría, y eso que la tensión se mascaba. ¿Qué mejor escenario donde situar un cómic cuyo género se acopla perfectamente a la novela negra?

Si no conoces el género te falta cultura literaria y cinematográfica por los cuatro costados. También se puede encuadrar en al género policiaco, pero esto es abrir la mano más de la cuenta. El género negro es un movimiento artístico que tuvo su auge en las décadas de los 40 y 50. Debe su nombre a que las primeras publicaciones que siguieron los patrones míticos de este tipo de obras policíacas se publicaron en las revistas Black Mask y en la colección Serie Noire. Los mayores exponentes de este género son Dashiell Hammett (padre de la figura de Sam Spade) y Raymond Chandler (Philip Marlowe), suyos personajes fueron trasladados al cine, donde podemos citar la película El halcón maltés como máximo exponente del género. Otro grande del género es el hoy día omnipresente –pero no por ello más conocido- Perry Mason.

En Blacksad también tenemos un detective privado, con su humor negro y cínico, con su gabardina (atuendo indispensable), las femme fatale, los bajos fondos, los relatos contados en primera persona casi a estilo monólogo interior, donde el narrador es el propio protagonista, y los trabajos de mala muerte donde uno se juega algo más que ganarse el pan por intentar averiguar la verdad, o un simple atisbo de ella. Pero aquí, en la historia que nos ocupa, hay un punto diferente, un punto acogedor del que carece el resto de obras que se encuadran en el género. Es zoomorfa. Sí, nuestro amargado detective protagonista es un gato, un gato negro para más inri, y también podréis fácilmente dar trabajo a ratas y reptiles de todo tipo. Desde luego se forma un universo que atrae, más incluso que por la propia temática de la serie, convencional dentro de los tópicos que abarca la novela negra, por el mero hecho de la caracterización animal de los protagonistas, dotando a la obra de innovación, pese a que la caracterización de personajes como animales se ha llevado a término en otras obras del cómic (La Mazmorra, Maus), no es algo habitual en este mundillo.

Blacksad son historias autoconclusivas, creadas bajo el guión de Juan Díaz Canales (que ejerce de director artístico en un estudio de animación, dedicándose al cómic de manera secundaria), de las que se han publicado 4 hasta la fecha: "Un lugar entre las sombras", "Artic-Nation", "Alma Roja" y "El infierno, el silencio". He de admitir que sólo he disfrutado de la lectura de las 3 primeras, por lo que únicamente describiré muy por encima el argumento de éstas, ya que indagar demasiado puede inducirme a cometer spoiler. El primer tomo es el más puro estilo novela negra, un asesinato y una investigación hasta llegar a la verdad, el segundo se para en derroteros sobre el racismo y el Ku Kux Klan versión animal. El tercer tomo se detiene ya en tramas de Guerra Fría y la amenaza de la temida guerra nuclear. Como veis, el segundo y tercer tomo trata temas grandilocuentes, pero trata dichos temas propiamente dichos, sino que encuadrándose en ese marco desarrolla otra historia de novela negra, de secuestros, chantajes y demás actividades poco recomendables.

Cambiando de tercio, llama la atención el hecho del predominio de un color diferente para cada tomo, y en cierta forma, relacionado con lo que contiene. Así en el primero predomina el negro, concordando con su temática de novela negra; el segundo, "Artic Nation" presenta un tono blanco mientras que el tercero, que trata temas del Telón de Acero (capitalismo-comunismo) es rojo. El cuarto tomo es azul.
Curiosidad aparte, va siendo hora de tratar el dibujo, y por tanto es necesario hablar de la figura del dibujante y colorista Juanjo Guarnido. Este hombre nacido en Granada, proviene también del mundo de la animación, concretamente trabaja para los estudios Disney París, habiendo sido participe del equipo de animación de películas tan míticas como Hércules, Tarzán o Atlantis. Trabajando en Disney es, por tanto, más comprensible el grado de maestría y perfección con el que ejecuta los personajes de la obra, esos animales antropomorfos que nos mantienen inmersos en el cómic, cuyo adjetivo más cercano y que no hace justicia es colosal. Especialmente llama la atención la expresividad, un elemento que eleva el dibujo a límites insospechados, con un coloreado exquisito y unos escenarios llenos de color y viveza. Además, nos encontramos una narración gráfica ágil, acompañando a la perfección la narración y dando la información necesaria y justa. La anatomía, los planos, los ropajes, todo se cuida hasta el más mínimo detalle. Un dibujo pues que pone los dientes largos no sólo a consumidores ávidos de cómic, sino también a colegas de profesión como Stan Lee o Joe Kubert entre otros, que no han dudado en elevar fantásticas críticas a la obra.

Sin embargo aseverar que el hecho de emplear animales antropomórficos no quita lo esencial del guión, una historia oscura, sucia, de vidas grises y esperanzas que no se materializan, violenta al fin y al cabo, ya que una cosa no quita la otra.


Para terminar, señalar que estamos ante una obra en formato francobelga, es decir, pensada para el mercado francés (ya sabemos que en España el mundo del cómic, salvo honrosas excepciones como las obras de Ibañez, Mortadelo y Filemón, Rompetechos, etc.) no tienen gran acogida, lo que obliga a muchos historietistas a buscarse la vida en Francia. Blacksad ha roto moldes y se ha llegado a situar como uno de los cómics más vendidos en el país vecino, y dentro de España ha batido records, llegando a necesitar una segunda edición al poco tiempo, algo inaudito en el mercado español. Y esto se explica fácilmente también por la numerosa cosecha de premios que ha recibido, entre ellos Premio Nacional a la Mejor Obra y Autor Revelación en el Salón del cómic de Barcelona y nominado en la categoría de Obra Revelación en el Salón del cómic de Angouleme, obteniendo en 2006, en ese mismo evento el premio a la mejor serie. También ha sido galardonada con los Premios Harvey en 2005. La calidad impera en este cómic.
En resumen: novela negra de gato con gabardina plasmada en el noveno arte, imprescindible.

Lo mejor: los animales antropomórficos, el dibujo, el color, la narrativa, la expresividad.

Lo peor: que no te guste el tema de los animales.

Ficha Técnica

Autor: Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido
Género: negro, policíaco
Editorial: Norma Cómics.
Formato: álbumes, 48 páginas el primero y 56 los siguientes, en color.
Precio: 12-15 € en España.
Otros: Edición de lujo del tercer álbum 179 €, making off 30 €

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -