Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ#34
¡Léelo en Calámeo!

¡Feliz año queridos lectores! Espero que hayáis pasado buenas fiestas y las hayáis aprovechado para comer, beber, estar en familia y por supuesto jugar a videojuegos, no hay mejor momento que este para hacerlo. Como hay que predicar con el ejemplo, estas fiestas he aprovechado para probar un título que tenía pendiente desde hace unos cuantos meses, un juego cortito, trepidante y lleno de acción que me ha hecho pasar un rato bastante divertido. No es para menos, pues detrás del mismo se encuentra una de las compañías más en forma de esta generación, Platinum Games, unida a uno de los directores más prestigiosos de este mundillo, Shinji Mikami, creador nada menos que de la saga Resident Evil. ¿Y cuál es el resultado? Pues es Vanquish, un gran juego de acción en tercera persona que no te dejará respirar ni un solo momento durante su corta pero intensa campaña. Vamos a saber algo más de él para todo aquel, que como yo hasta hace poco, no lo haya probado todavía.
Desarrolla: Platinum Games.
Distribuye: SEGA.
Plataforma: Xbox 360 y PS3.
Género: TPS, Arcade.
Idioma: Castellano.


Si hay una compañía que ha irrumpido con fuerza en esta actual generación es sin duda la japonesa Platinum Games. Su carta de presentación fue el sobresaliente Mad World de Wii, un atípico hack & slash lleno de violencia y humor gamberro que se convirtió en uno de los juegos del año 2009, y un año más tarde se superaron a sí mismos presentando para la PS3 y Xbox 360 Bayonetta, otro trepidante hack & slash que todavía está considerado como uno de los mejores en su género de toda la generación. Por tanto cuando anunciaron el título que nos ocupa (el tercero para consolas de sobremesa), la expectación que se creó en torno a él fue bastante alta, y más aún cuando se supo que el creador de Resident Evil, Shinji Mikami, formaba parte del proyecto.


Sin embargo, tras esa expectación inicial tras su anuncio, apenas llegaron noticias sobre el juego hasta el momento de su salida, y su campaña de promoción fue mucho menos agresiva que la de por ejemplo Bayonetta, lo que provocó cierto desconocimiento general entre los jugadores, y por supuesto eso afectó a sus ventas. Las razones de ese abandono promocional no se saben con certeza, pero lo cierto es que finalmente el juego tuvo mucha menos repercusión de lo que se esperaba desde un principio. Una de las razones pudo ser su estética puramente japonesa. Vanquish es un juego de acción que transcurre en un futuro no muy lejano. En este contexto, nos encontramos con una tierra superpoblada con una acumulación de personas en nuestro planeta tan alta que los recursos y alimentos comienzan a escasear de manera alarmante. Los gobiernos de cada país, intentando buscar una solución al problema, deciden lanzar al espacio una estación espacial denominada SC-01 Providence, que alberga un generador energético de última tecnología alimentado por energía solar, capaz de producir una nueva forma de combustible procedente del mismo sol, que permite a los seres humanos vivir en unas condiciones muy similares a la Tierra. No obstante, en Rusia, un golpe de estado ha derrocado al gobierno legítimo y ha puesto al frente del país a un grupo ultranacionalista denominado Orden de la Estrella de Rusia, comandado por el general Victor Zaitsev, que toma el control de la SC-01 Providence y utiliza su generador de microondas para atacar y destruir la ciudad de San Francisco, y amenazan con hacer lo mismo con la ciudad de Nueva York si no se cumplen con sus exigencias. Para contrarrestar a este grupo paramilitar y traer de vuelta la estación espacial, el gobierno de los EEUU decide enviar a un grupo de fuerzas especiales denominado Equipo Bravo, liderado por el veterano y condecorado Coronel Robert Burns, y junto con ellos se envía a nuestro protagonista, un soldado perteneciente a la empresa militar DARPA, llamado Sam Gideon, que cuenta con un espectacular traje cibernético que maximiza su potencial ofensivo y defensivo, y que le convierte en una temible máquina de matar. Así pues, con el equipo ofensivo preparado, nos adentraremos en una trepidante batalla que no parará hasta acabar con toda la Orden de la Estrella Rusa y traer de vuelta la SC-01 Providence.


Tras conocer el argumento, que aunque no sea muy innovador cumple con su cometido, nos centramos en lo más importante de este título: la jugabilidad. El ritmo de la historia es vertiginoso, y para poder digerirlo todo correctamente, Platinum Games nos ofrece una fórmula de juego sencilla pero efectiva en la que dispondremos de un botón de ataque cuerpo a cuerpo, dos de apuntado y disparo adjudicados a los gatillos, otro para dar una voltereta rodante, otro para deslizarnos a toda velocidad por el escenario de rodillas empleando un propulsor en la espalda de Gideon y un último botón para parapetarnos en diferentes zonas y usarlas de cobertura contra los ataques enemigos. ¡Ah! y también un botón para poder fumarnos un cigarrillo mientras estamos a cubierto, ya que para nuestro héroe con un pitillo todo sabe mucho mejor. Como veis no es un sistema de control nada complicado, pero ser sencillo no es lo mismo que ser simple, y es que esta facilidad de control nos ayuda a dominar rápidamente las habilidades de nuestro personaje, algo vital ya que desde el minuto uno la dificultad de esta misión es bastante elevada, sobre todo si la jugamos en modo difícil.


Como decía, todo en este juego es frenético y trepidante. Pocas veces hemos visto un sentido del tempo de la acción tan acusado como en el título que nos ocupa, y será así desde el primer minuto hasta el último en una reducida campaña que puede durar en máxima dificultad entre 8-10 horas. Pese a que tendremos que pegar tiros hasta hartarnos, no quiere decir que tengamos que jugar disparando a lo loco. La curva de dificultad está bastante ajustada, y tendremos que medir muy bien nuestros movimientos si no queremos morir en pocos segundos ante el incesante fuego enemigo. Para evitar esto, el título opta por un hábil procedimiento que fusiona la resistencia, la salud y la capacidad de golpear cuerpo a cuerpo en una misma barra. Esto nos obligará a modular con cuidado cualquier uso de nuestras habilidades ya sea para huir, para golpear a los enemigos con nuestros puños o patadas o para absorber daño de sus armas. De nuevo una fórmula sencilla pero que aquí funciona a las mil maravillas. Además dispondremos de un arsenal de hasta seis armas de fuego diferentes y dos tipos de granadas, que deberemos distribuir en los cuatro botones de la cruceta, por lo que saber elegir el arma adecuada dependiendo del enemigo será de vital importancia para acabar con él. Además podremos mejorarlas con un sistema de personalización algo simple pero útil que nos permitirá conseguir cargadores más amplios, más cadencia de fuego, etc.

En cuanto al apartado técnico, posee un punto artístico muy atractivo y lleno de personalidad, con una estética muy similar al género mecha japonés, y un potente motor gráfico que se hace notar sobre todo en el modelado de los personajes y sus animaciones, así como los detallados escenarios, con unas físicas muy interesantes, que funcionan perfectamente teniendo en cuenta la vertiginosa velocidad existente en todo momento. No es ni mucho menos un techo gráfico, pero teniendo en cuenta que vio la luz en 2010, pocos títulos actuales presentan un apartado técnico tan sobrio como Vanquish. Por lo que respecta al audio y efectos sonoros, todos cumplen con buena nota, sobre todo la excelente traducción a nuestro idioma, aunque su banda sonora no quedará para el recuerdo, pero acompaña perfectamente el trepidante ritmo de la historia, ayudando a que nuestra adrenalina suba a tope para poder pegar tiros a mansalva sin cansarnos.


En definitiva, estamos ante un notable juego de acción que entusiasmará a los amantes de este tipo de género, sin llegar a las cotas de calidad vistas en otros títulos similares como Gears of War, pero con los suficientes argumentos para hacernos pasar un buen rato. Puede que no sea nada innovador, pero exprime al máximo la fórmula de juego existente y no decepciona en ningún momento. La única pega que posee es su corta duración, que unido a un inexistente modo online, lo convierten en carne de alquiler. En todo caso, aunque sea alquilado, merece la pena darle una oportunidad. Recomendado queda.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -