Lo mejor de esta semana

 Original publicado en KZ#33
 

Toni Kudo: Es el editor de Letrablanka y empezó su andadura editorial en 2010. Antes de eso ya había estudiado en Escola Joso, escuela a la que sigue acudiendo para mejorar. Es el autor de Superbarna y en Let’s Cook es el guionista de “Cocina al pasado” y “Rock Inferno Pub”

Black Velvet: Black Velvet es una guionista e ilustradora barcelonesa que ha cursado sus estudios en la Escola Joso. Debutó profesionalmente como asistente de guión en “Underdog” (Noiry, EDT), y lo hace ahora al frente de un guión completo junto al dibujante Senseidani en “Cómo cocinar un cerdo”.

Sensei Dani: Senseidani cursó estudios en la escuela de artes gráficas y oficios artísticos de Barcelona (la Llotja). Empezó a publicar Onegai Señorita en la revista “Line Magazine“. Su estilo atrajo a los miembros de La Sexta, que contactaron con la editorial y les propusieron a él y a Nuria Trias como autores del “Chiki-manga“, el manga oficial del Chikilicuatre. Tras esto, en 2010 decidió ampliar sus conocimientos estudiando en la escuela Joso, donde se unió al equipo creativo de Letrablanka.

Blue Lotus: Blue Lotus es un ilustrador nacido en Barcelona que se dedica al manga y la ilustración desde el 2004. Desde entonces ha colaborado en diferentes publicaciones, entre las que cabe destacar “Life in a Glasscase” o “Friki no Yaoi”. En sus ilustraciones se pueden observar sus influencias más directas, que van desde Kazuya Minekura a “Oh! Great” pasando por clásicos como Alphonse Mucha o Klimt.

Eduard Balust: Reciente ganador del concurso de manga de Ficomic con su historia “La trucha Arco Iris”, Eduard Balust es un joven dibujante de manga e ilustrador de Barcelona que apenas está empezando su carrera profesional como artista. En 2011 ganó el concurso del cartel de Akihabara Deep y participó en los números 1 y 2 del fanzine “Los Malditos” (2011 y 2012 respectivamente). Actualmente estudia Bellas Artes en Barcelona. En “Let’s Cook!” es el dibujante de la historia “Cocina al pasado”






KZ- La primera pregunta es obligada. ¿Cómo nace el proyecto Let’s Cook?

Let’s Cook nació gracias a la suma de varias circunstancias que surgieron de forma natural. Hubo un autor que estaba trabajando en un manga que prometía ser muy divertido, pero que por sí solo era impublicable por su escaso número de páginas. Al editar hay que pensar a qué publico va dirigida la obra y qué formato será el más adecuado y, en este caso, el formato tankoubôn era el ideal ya que era una obra dirigida claramente a los aficionados al manga. Pero las 50 páginas que iba a tener aproximadamente no eran suficientes para editarlo de esta manera, así que le ofrecí al autor buscar a otros artistas para montar un tomo de varias historias bajo la misma temática. La lástima es que el autor dejó el proyecto cuando apenas llevaba 10 páginas. Pero el resto de autores ya estaban comprometidos y, lo más importante, dispuestos a llevarlo a cabo. Finalmente creamos un menú de tres historias de diferentes géneros con la comida como eje principal.

KZ- Vemos que no hay historias de un solo autor (guionista/dibujante) ¿A qué se debe? ¿Qué es más difícil, desarrollar una trama o plasmarla en el papel?

Es debido a que los tres dibujantes solicitaron ayuda para escribir la historia. Que tremendos artistas como ellos soliciten que alguien les escriba un guión demuestra que ambas cosas son igual de difíciles.

KZ- ¿Qué tiene de atrayente el tema culinario para dedicarle una obra, que suponemos tiene continuación, porque hay otros autores en la recámara?

Se podría resumir con una frase muy acertada de Senseidani en una de tantas reuniones de trabajo: “Todos comemos”. La cocina es un tema que a todos nos resulta familiar además de delicioso porque al pensar en comida, todos solemos asociarlo a lo que nos gusta. No hay prevista ninguna continuación de “Let’s Cook!”, aunque algunos secundarios son muy populares entre la gente que ya ha podido leer la obra.



KZ-¿Quién tiene más “peso” en las decisiones, Toni Kudo como editor o Eduard Balust (por ejemplo) como artistazo? (Que Toni Kudo también lo es, pero queremos su valoración como jefe)

Es evidente que yo, como editor, debo mantener siempre esa visión de conjunto y mantener el equilibrio entre “arte” y “producto” y soy también el que tiene en su poder el “Ok” final. Pero esto no significa que rechace viñetas o páginas porque “no me gustan”. Cualquier cambio a debatir se hace pensando en el cómic y debe hacerse con todas las partes colaborando. Creo mucho en ese dicho de “no pienses en lo que el equipo puede hacer por ti, sino de lo que tú puedes hacer por el equipo”. Con esa mentalidad y diálogo las cosas salen bien. En una batalla de egos a ver quién la tiene más grande es la obra la que sale perjudicada.


KZ-Como hemos mentado, soléis colaborar de dos en dos. ¿Es difícil ponerse de acuerdo?

No, para nada. Cada uno ha sabido cuál era su papel y además, cada equipo creativo ha trabajado de la manera que ha creído más conveniente. “Cómo cocinar un cerdo” se ha gestado con reuniones semanales de a 3 en las que Black Velvet traía las páginas de guión (o story) que tocaba debatir esa semana para trabajar en el story definitivo con Senseidani en la misma reunión. Aunque a veces a Senseidani se le encendía la bombilla en casa con una nueva idea sobre el story y la dibujaba directamente para mostrarnos como quedaría y que pudiéramos decidir. Está bien que en un equipo creativo uno se involucre en el trabajo del otro. En las reuniones yo escuchaba y observaba, aportando las sugerencias oportunas para enriquecer la historia.
En “Rock Inferno Pub” (RIP) Blue Lotus prefirió trabajar sobre un story realizado íntegramente por mí, por lo que un par de reuniones iniciales para comentar la historia y que Lotus pudiera hacer sus sugerencias bastaron. Y Eduard (Balust) quiso trabajar sobre un guión viñeta por viñeta que le dejaba libertad para componer las páginas en las que, si realizaba algún cambio, se comentaban y se decidía si aceptarlo o dejarlo como estaba. Un pequeño vistazo a las páginas de ambos para sugerir alguna que otra corrección completaban el proceso tanto en RIP como en “Cocina al pasado”.

KZ- Finalmente vuestro cómic verá la luz. ¿Qué es lo que más os ha costado? (Daros a conocer, promocionaros, el cómic en si mismo,..)

Todo requiere su mimo y su atención. Muchos piensan que después de acabar el cómic el trabajo ya está hecho y no es así. Nosotros somos conscientes de que por muy satisfechos y orgullosos que estemos del trabajo realizado, ahora toca seguir trabajando para darlo a conocer y hacérselo llegar a los lectores. Pero si tuviéramos que mojarnos….Puede que promocionarlo sea lo más duro porque, al contrario que sucede elaborando el cómic, el esfuerzo no te garantiza resultados y también cuenta la suerte. Casualidades como que el Salón del Manga de este año coincida en temática con nuestra obra suceden una vez cada diez años.




KZ- Algún consejo para alguien que quiera seguir vuestros pasos.

Amor propio para perseguir su vocación, esfuerzo y humildad. Desde un enfoque realista, es un duro trabajo pero se ve recompensado cuando ves tu obra en las tiendas.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -