Lo mejor de esta semana

En la sección de este mes vuelvo con uno de los grandes en este oficio y en el tema que nos concierne: Jiro Taniguchi, del cual ya hablé cuando realicé el artículo sobre "Barrio Lejano", editado por Ponent. Para ello  tengo el placer de traeros una de las obras que fueron pioneras en el mundo del seinen en España. Editado por Planeta deAgostini y por la poderosa Shogagukan en Japón, "El almanaque de mi padre" es una historia sencilla, sin profundas pretensiones guionísticas ni giros extraños, simplemente, la historia de Takeshi explicada por la mirada de su hijo Yôichi y de como la perspectiva de los hechos hace que su propio pasado cambie.

Argumento

Yôichi se entera del fallecimiento de su padre y decide volver al pueblo donde se crió para poder acudir al funeral. Con grandes reticencias y acompañado de los fantasmas del pasado, volverá a la barbería de su familia y en la cual su padre está de cuerpo presente. Allí, delante de él y con su familia, Yôichi recordará su infancia, el divorcio de sus padres y sus propios demonios interiores.

Jiro Taniguchi, uno de los grandes

Aunque probablemente Taniguchi sea poco conocido para el lector medio de manga, lo mismo que puede serlo Tezuka a pesar de su amplia obra, podemos calificar a este autor como uno de los grandes del cómic japonés.

Este autor normalmente basa sus historias en explicar episodios y momentos de la sociedad japonesa, y no digo historia, ojo, sino que se trata de historias que denominamos "costumbristas" por el simple hecho de que trata sobre las "costumbres" al más puro estilo NO-DO, pero desde dentro de esa sociedad. Y para realizar este trabajo, se vale de un dibujo especial. Se aleja de los cánones habituales del manga, que son boca pequeña y ojos grandes, y nos encontramos ante un dibujo realista, en donde los pequeños detalles de cada personaje son los que los distingue: unos ojos más grandes o más pequeños, un lunar, una boca torcida, la forma de la cara, esos detallitos que un amante del cómic bien hecho tanto aprecia.

Sus viñetas están repletas de dinamismo, y bien podría decirse que realmente parecen fotos pasadas a dibujo: capta la esencia del momento y lo plasma al papel en forma de dibujo de estilo japonés. Cada una de las escenas expresa lo que el autor realmente quería y los gestos y expresiones de los personajes, los fondos interiores y exteriores e incluso el uso de las tramas da un juego importantísimo a toda la escenografía, dando como resultado un estilo pictórico fácilmente reconocible.

Opinión personal

En este manga, lo que aparentemente no tiene demasiado condimento sólo lo es en apariencia. En un principio, el salaryman en el que se ha convertido Yôichi, grupo al cual pertenece una gran mayoría de los hombres en Japón, que aparece cansado, distante, aburrido de la vida, se nos presenta como un hombre aparentemente con miedo al pasado. Es su mujer la que le empuja a cumplir con su honor y su deber y le envía a su pueblo de nacimiento. Allí, frente al féretro de su padre, se presenta con las dudas que seguramente muchos nos encontraríamos en su situación: los recuerdos, ¿realmente eran así?

Así pues, el verdadero tema del manga son los recuerdos de infancia de Yôichi y como a través de ellos se dibuja la figura de su madre, de su padre, de su madrastra o de su hermana, y de como las charlas con sus familiares, que también han acudido al entierro, le van dando otros puntos de vida. Podríamos decir que cuando Yôichi se presenta allí y ve a todo el mundo llorando y diciendo lo muy bueno que era Takeshi en vida, él se plantea si realmente fue un hombre bueno y si realmente fue un buen padre. Se podría decir que hace un balance de la vida de su padre, se podría también decir que le hace un homenaje interno a él y también se podría decir que gracias a este leitmotiv tan utilizado como excusa en la novela o en otros cómics, se estructura la obra.

La gracia de Taniguchi es cómo mantiene la tensión argumental en las viñetas, y si bien a mi la parte que más me gusto fue cuando explicaba el motivo del divorcio de sus padres por toda la tensión sentimental que se acumula y que se observa mediante ese dibujo tan expresivo, no podría la historia estar completa sin ese final que yo encuentro tan emotivo  cuando Yôichi comprende finalmente los motivos de la vida de Takeshi.

Un manga corto y fácil de leer, con valor incluso documental, con una historia universal que gustará a todos te guste el género que te guste.



Ficha Técnica


Nombre original: Chichi no Koyomi 父の暦 

Autor: Jiro Taniguchi

Año de publicación en el lugar de origen: 1994

Género: costumbrista

Categoría: Seinen

Volúmenes: 1 en la edición original japonesa, 3 en la antigua de Planeta deAgostini, 1 en la nueva reedición.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -