Lo mejor de esta semana


El Tokyo del año 2040 es una ciudad de aspecto estéril, reconstruida en su totalidad por robots llamados boomers tras un terremoto 7 años atrás. Es un contraste con su atmósfera, mucho más sombría que en la serie original, situada en 2033, a pesar de que aquella se desarrollara en un ambiente más sucio y decadente. Un ambiente Cyberpunk. Ambas reflejan el espíritu de su tiempo: la versión ochentera debe mucho a Blade Runner, desde su reflexión sobre la humanidad de los androides inteligentes hasta el aspecto de la ciudad. Sin dejar de lado que una de sus protagonistas es la vocalista de una banda de glam rock llamada The Replicants, representantes de una banda sonora considerada en su momento como una de las mejores. En cambio su contraparte noventera añade una gran influencia de Evangelion al mostrar personajes más torturados, una mayor introspección y una sensación general de pesimismo trágico. 




Bubblegum Crisis no gozó de un gran éxito en su tierra natal, lo que no le impidió convertirse en un título de culto para todos aquellos occidentales que descubrieron la animación japonesa entre finales de los 80 y principios de los 90. Ello a pesar de no haber sido terminado por problemas económicos y disputas legales entre los tres estudios de animación que trabajaban en él de forma conjunta (AIC, Artmic y Youmex). Lo que en origen debía ser una serie de 13 OVAs, resultó en una abrupta cancelación tras el octavo episodio, dejando la trama en el aire. Artmic intentó finalizarla por su cuenta con la secuela Bubblegum Crash pero una demanda judicial paró en seco el proyecto, que quedó en otra serie de OVAs inconclusa, esta vez con apenas 3 episodios.


Once años después, en 1998, AIC creó otra serie titulada Bubblegum Crisis Tokyo 2040, la cual no era una secuela de la historia original sino un reinicio de la misma, que mantenía la premisa de un grupo de mercenarias llamadas Knight Sabers con armaduras cibernéticas dedicadas a combatir robots fuera de control en un mundo donde el empleo de boomers para todo tipo de tareas era algo cotidiano. Esta vez, ahora sí, con final. Sin embargo fue una decepción para los fans del original que esperaban que una serie completa desarrollara todo lo que fué quedando en el tintero. Con la excepción de los nombres de las protagonistas y principales secundarios, era una historia completamente diferente.

El cuarteto protagonista en sus dos versiones. Priss se distingue por su sufrir en el futuro de la misma parálisis facial que Squall Leonhart 
¿Qué fue de la rebelde y rockera Priss, la adorable hacker Nene, la atlética Linna y su brillante y calmada ante todo líder Sylia? A la primera le quitaron su peluca y su estética glam, le cambiaron el nombre a su banda (cabe preguntarse si acaso los productores pensaron que las nuevas audiencias no iban a reconocer la referencia del nombre de la banda original), la pusieron a cantar temas que no serían tan memorables como los de la banda sonora original y la convirtieron en un ser amargado y solitario. A la segunda la dejaron relativamente en paz. Era un personaje algo plano, una joven miembro de la AD Police que hacía las veces de topo y genio informático para su equipo y servía en ocasiones de comic relief. La tercera se llevó posiblemente la peor parte, convertida en una pueblerina que llegaba a Tokyo por primera vez a dedicarse a un sufrido trabajo de oficina, cuyo personaje representaba la novata que pasaba de ser una fangirl del grupo mercenario a formar parte del equipo después de grandes esfuerzos. Al menos la dejaron seguir siendo atlética, para que no digan. Por último nuestra líder no se quedaba atrás en los cambios: no tenía suficiente con ser la hija del científico que desarrolló los Boomers y que fue asesinado por el villano de turno de su empresa, y tener la entereza de seguir desarrollando la tecnología de su padre para crear las Sabers y poder vengar a su padre combatiendo a los que le mataron. No. Los requerimientos de protagonista torturado de fin de milenio pasaban por sufrir súbitos cambios de humor, ataques violentos, tener una clon malvada y encima un pasado oscuro donde ya había ensamblado un equipo de luchadoras cibernéticas que acabaron criando malvas en circunstancias no explicadas abiertamente, lo cual le dejaron un cierto trauma y relegaron su otrora activa posición en el campo de batalla a la sala de operaciones, saliendo a repartir hostias sólo de vez en cuando. 

La lista de damnificados no se detiene aquí. Si bien las consideraciones sobre el lavado de cara de las protagonistas no pasa de ser un juicio estético, aceptando a pesar de mis amargas quejas que nunca llueve a gusto de todos, no puedo evitar hacer un juicio moral con los cambios realizados sobre los dos agentes de la AD Police normalmente involucrados en incidentes con Boomers, Leon McNichol y especialmente, su compañero el investigador Daley Wong. Leon pasa de expresar sin complejos su atracción por Priss a tratar de negar la mayor, como si no fuera suficientemente viril el ser franco sobre los sentimientos de uno. Peor retroceso el sufrido por Daley: Un personaje abiertamente homosexual, cuya condición sexual no era usada como reclamo ni fuente de comicidad ni de estereotipos afeminados, que además era un competente investigador con una estrecha relación de trabajo con Leon, a quien no le importaba en absoluto las preferencias de cama de su compañero y no tenía problema en responder humorísticamente a los flirteos de broma de su amigo. Más normalidad que eso imposible. En 1987 era un soplo de aire fresco tomando en cuenta la escasa y a menudo estereotipada representación de la homosexualidad en los medios. En 1998 acabaron con eso. Daley seguía siendo un competente investigador, pero nada más. A saber si los de AIC son más conservadores o si, pensando en el mayor éxito que el título anterior tuvo en audiencias occidentales, consideraron conveniente pasar un tupido velo sobre este aspecto dado el conservadurismo habitual de la sociedad americana. 


No es de extrañar entonces, que esta reedición no haya dejado a nadie indiferente. Es un riesgo asumido cada vez que se decide reiniciar un determinado título, pero no deja de ser paradójico que la versión antigua pueda considerarse como más rompedora y vanguardista que la nueva.

Ficha Técnica
Bubblegum Crisis
Nombre Original: バブルガムクライシス (Baburugamu Kuraishisu)
Director: Katsuhito Akiyama (1-4), Masami Ōbari (5-6), Hiroaki Gōda (8)
Estudio: AIC, Artmic & Youmex
Año: 1987
Género: Acción, Mecha, Cyberpunk
Categoría: Seinen
Bubblegum Crisis Tokyo 2040
Nombre Original:バブルガムクライシス TOKYO 2040 (Baburugamu Kuraishisu TOKYO 2040)
Director: Hiroki Hayashi
Estudio: AIC
Año: 1998
Género: Acción, Mecha, Cyberpunk
Categoría: Seinen

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -