La Vampira de Barcelona

Cuando era pequeña, mi abuela siempre me contaba la historia de la vampira del Raval y decía que había varias versiones: en una, ella hacía ungüentos para la clase alta de Barcelona usando a niños; en otra, se los comía porque pasaba hambre (y los niños también).
Ésta última imagino que nos la contaba para que tuviéramos cuidado con los desconocidos (a pesar de haber pasado mucho tiempo, el Raval siempre tuvo mala fama), ya que antiguamente y como bien se explica en el prólogo, los niños desaparecían y no había un censo real.
La historia apasionante de la Barcelona negra que como bien dicen "la historia de una ciudad es también la historia de sus crímenes".
El juez Fernando De Prat es designado para sustituir a otro que ha enfermado y se encargará junto a otros dos del juicio a Enriqueta Martí, en prisión por el secuestro de la niña Teresita Guitart. Tras la denuncia de una vecina que reconoció a la niña, Enriqueta es encarcelada y empieza un juicio popular paralelo donde las pruebas y las trabas que va encontrando De Prat se convierten en una obsesión: a cada posible prueba, un escollo. No cree en las casualidades y crece la leyenda de que Enriqueta es un monstruo que ha matado niños para hacer ungüentos y demás... Pero, ¿quién pedía esos medicamentos milagrosos?

Perfectamente documentada, la obra llevaba gestándose una década. A raíz de un artículo aparecido en El País en 2006, Miguel Ángel Parra fascinado, estudia durante 10 años para sacar adelante un guión que en principio iba enfocado a una película. Finalmente no se reúne el dinero, debido a lo caro que resulta una película de época y caduca el contrato, así que se pone en contacto con Iván Ledesma para darle cuerpo a la obra.
Paralelamente, como si del destino se tratara, Jandro González presentó un proyecto sobre la llamada Vampira del Raval a la editorial Norma... Le dijeron que ya tenían un guion parecido, pero poco después se lo ofrecían para dibujar.

El trabajo de documentación es espectacular y el dibujo muy realista poniendo en relieve la oscuridad de la personalidad de Enriqueta Martí y usando como modelos para los personajes a actores parecidos a las pocas fotografías de la gente de la época. No así de Barcelona cuyas imágenes son perfectamente reconocibles dada la cantidad de fotografías y demás documentos que hay sobre la Ciudad Condal.

El dibujante Jandro González comentó que le puso color para acercar la historia a nuestros tiempos, darle un ápice de modernidad; colores muy acertados para retratar una Barcelona lúgubre y pobre donde los colores apagados bañaban las miserias de la ciudad.

La visión de un mito como La Vampira de Barcelona a través de una tercera persona como es De Prat, ofrece una perspectiva más real, menos escabrosa si cabe, sobre un suceso que removió una Barcelona que intentaba levantarse.
No obstante como cuenta Elsa Plaza en su obra Desmontando el caso de la vampira del Raval, se dieron por probados hechos que no fueron (lo de la presunción de inocencia es más moderno) y realmente sólo pudieron probar el secuestro de Teresita Guitart. La otra niña, Angelita, realmente nadie sabe de dónde salió a pesar de que parece justificado que ella no dio nunca a luz. Fue sometida a un linchamiento público y murió dicen que asesinada (tal vez veneno..) para que no hablara.
Una colmena sucia en la que la miseria no se podía esconder destapa a la burguesía catalana de la época como principal sospechosa de unos crímenes que perpetraba la cabeza de turco que fue Enriqueta Martí. Tildada de puta, bruja y proxeneta, su oscura personalidad y aquel hecho fatídico hicieron crecer su leyenda. Una leyenda que sigue poniendo los pelos de punta un siglo después y que podríamos equipara a la de Jack El Destripador en Londres: dos monstruos que forman parte de una historia que si bien en el caso del londinense ha servido para crear circuitos para ver dónde y como asesinaba, en el caso de Enriqueta se ha mantenido prácticamente oculto hasta ahora. Quizás por vergüenza de una ciudad que quiere abrirse al mundo y mostrar su cara amable, pero tiene tanta historia macabra, que merece la pena revisarla. Aunque sea para no cometer los mismos errores y juzgar alegremente.
Ficha Técnica:

Título Original: La Vampira de Barcelona

Autor: Ledesma/Parra/González

Género: Histórico, misterio

Año de edición: 2017

Editorial: Norma

Publicar un comentario

0 Comentarios