Lo mejor de esta semana

Estamos en el último mes antes de nuestras vacaciones (sí, nosotros también descansamos aunque no lo parezca), y aprovechando la temática utilizada en el número de este mes, los vampiros, os traigo uno de los máximos representantes de la que sin duda es la saga de vampiros más famosa y respetada en el mundo de los videojuegos: Castlevania. Y este representante que he escogido no es la actual serie Lord of the Shadows (aunque considero que el reinicio hecho por los chicos de MercurySteam ha sido fabuloso), sino que prefiero irme un poco más atrás, a esos años en los que la saga Castlevania se movía por entornos 2D de scroll lateral, conocido popularmente como el estilo “Metroidvania”, (debido a su parecido con la saga Metroid de Nintendo), siendo  una de las pioneras en apartarse de las clásicas aventuras lineales en 2D, ofreciendo un enorme mapa para explorar y poder moverte libremente, suponiendo toda una revolución en el género en su momento. ¿Ya os hacéis una idea sobre qué juego hablo, verdad? Efectivamente se trata del Castlevania: Symphony of the Night, considerado no solo uno de los mejores juegos de la saga (o posiblemente el mejor), sino uno de los mejores juegos en la historia del género.

Desarrolla: KCE Tokyo

Distribuye: Konami.

Género: Metroidvania.

Plataformas: PSX y Xbox Live.

Idioma: Castellano.

Año: 1997.

"La leyenda del Conde Drácula".

La leyenda cuenta que una vez cada 100 años, el señor de la oscuridad, Drácula, regresa a su castillo en Transilvania (conocido como Castlevania) trayendo consigo las fuerzas del infierno, dispuesto a sumir el mundo en caos y tinieblas. Solo el linaje de los Belmont, descendientes del legendario caza vampiros Christopher Belmont, serán capaces de detenerle.

En Symphony of the Night, nos encontramos en 1792, y todo comienza con la victoria de Richter Belmont sobre el conde Drácula, derrotándolo en Castlevania tras una dura batalla, con la ayuda de su cuñada María Renard. Cuatro años después, Richter desaparece misteriosamente, y de repente Castlevania vuelva a aparecer entre las tinieblas. Tras estos misteriosos acontecimientos, nos pondremos en la piel de Alucard, hijo de Drácula (cuyo nombre está escrito al revés del de su padre), que ha despertado de su largo letargo debido a los extraños desequilibrios que percibe entre las fuerzas del bien y del mal. Extrañado ante la repentina aparición del castillo, decide adentrarse en él para averiguar que está sucediendo. Pronto se dará cuenta que las fuerzas del señor oscuro han despertado antes de hora, y tendrá que hacerles frente para descubrir quién está detrás de todo esto.

Metroidvania: un género propio.

Si hay una palabra que ha sido muy común de ver desde que sacaron la entrega de Symphony of the Night es la de “Metroidvania”. Como se puede observar, es una mezcla entre la palabra Metroid y Castlevania, y no se trata de una coincidencia, sino que fue la manera que tuvo la gente de reconocer la clara inspiración que tuvo este juego en la saga Metroid Prime, imitando e incluso perfeccionando el estilo de juego visto en la serie de Nintendo. Las referencias eran claras: Metroid fue uno de los pioneros en separarse de los juegos de aventuras lineales comunes de la época, apostando por una libertad de exploración en la que podíamos deambular por prácticamente todos los pasillos disponibles en el juego, retrocediendo y avanzando por ellos en el momento que quisiéramos. Algo así como un sandbox en 2D, y un estilo de juego que poco tiempo después de convirtió en un género propio. Y no fue hasta esta entrega en la que pudimos ver este tipo de juego en Castlevania. Pero no solo apostó por esta jugabilidad, sino que la mejoró en muchos aspectos, introduciendo muchas novedades e incluso toques de RPG que lo convirtieron en una aventura redonda, como los atributos de mejora del personaje o el evolucionado sistema de leveo, por poner algún ejemplo. Digamos que pese a que Metroid fue uno de los primeros creadores del género, Castlevania fue el que lo popularizó, dada la legión de seguidores que tenía en esos momentos. Debido a estas dos circunstancias, nació un nuevo sub-género conocido como Metroidvania, que se atribuía a los juegos que apostaban por una jugabilidad 2D de scroll lateral con libertad de exploración y mapeado, y pronunciados toques de RPG.

Entrando ya de lleno en el título que nos ocupa, nos pondremos en la piel de Alucard, el hijo de Drácula, que despierta de su largo sueño dispuesto a esclarecer todos los misterios que rodean la repentina aparición de Castlevania. Alucard es hijo de vampiro y mujer humana, y al contrario que su padre, no desprecia a los humanos, sino que lucha por protegerlos para seguir los deseos de su madre, de ahí que se autobautizara con el nombre de su padre escrito al revés, para demostrar que es completamente la antítesis de sus pensamientos e ideales. Una vez entremos en el enorme castillo, tendremos numerosas habitaciones que deberemos explorar de cabo a rabo, aunque inicialmente muchas zonas resultarán inaccesibles, ya que deberemos conseguir algunas habilidades para poder acceder a nuevas zonas. Tendremos varios indicadores en pantalla, desde la barra de vida hasta el contador de corazones que servirá para usar las armas especiales de Alucard, creando una interfaz muy típica de los juegos clásicos. Además de estos ataques con las armas especiales, los poderes de Alucard le permitirán realizar unos hechizos y transformaciones que consumirán el maná de la barra azul situada debajo de la de vida, como por ejemplo convertirse en murciélago o en lobo. Muchas veces estas transformaciones y hechizos serán necesarios para poder avanzar o acceder a distintas zonas del mapa, y por supuesto para acabar con nuestros enemigos de manera más eficiente, pudiendo desencadenar ataques realmente poderosos. También podremos ir recolectando numerosos objetos y reliquias, ya sean curativos o simples armas y baratijas que nos proporcionarán atributos de mejora y nos ayudarán a subir de nivel más rápido. En este punto es donde el juego demuestra su alto componente rolero, ya que además de conseguir puntos de experiencia que nos modificarán los parámetros al subir de nivel, tendremos que equiparnos con distintos objetos, armas y armaduras que nos protegerán de diferentes ataques, al tiempo que nos ayudarán a eliminar a los enemigos más farragosos, sobre todo cuando aparezcan los impresionantes jefes finales. Como podemos ver, estamos ante un juego bastante profundo y lleno de cosas para hacer, y explorar todo el castillo para descubrir todos sus secretos y conseguir todos los objetos nos puede llevar fácilmente a las 20-30 horas de juego. Además en algunas ocasiones será imprescindible hacerlo, ya que necesitaremos toda la ayuda posible para pasar algunos niveles, pues la curva de dificultad es bastante elevada, como era costumbre hace unos años en casi todos los juegos.
 
 
Gráficamente se trata de título bastante cuidado para la época. El diseño de personajes es francamente genial, y existe una gran variedad de enemigos claramente diferenciados. Pero sin duda lo más impresionante eran lo bien cuidadas que estaban las numerosas y diferentes áreas del castillo, contribuyendo a crear una ambientación única y genuina que marcó la saga para siempre. En tiempos en los que los juegos en 3D estaban pegando fuerte, Symphony of the Night supo exprimir al máximo la calidad 2D de la época, construyendo un título muy colorido y vistoso. Pero sin duda lo que más destaca a nivel técnico en este juego es su increíble BSO, con una gran variedad de composiciones que consiguen recrear ese ambiente gótico y siniestro, mezcladas con melodías más rockeras para los momentos más frenéticos, y por supuesto sin olvidar el fantástico tema final "I am the Wind", que ponía el colofón a la aventura.

En definitiva, estamos ante todo un clásico imperecedero, que supo transmitir toda la magia de la saga Castlevania perfeccionando la fórmula vista en otros juegos punteros de la época como Super Metroid,  logrando una jugabilidad que te atrapaba desde el primer minuto, y para la que no pasa el tiempo. Para muchos es considerado una obra maestra, y es un título que cualquier “gamer” que se precie debería probar. Describirlo con palabras es difícil, es una experiencia que merece ser probada por uno mismo para entenderla al completo. Puedes disfrutarla desde ya, entre otros sitios, en PSX y en el bazar de Xbox 360.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -