Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ nº22 octubre 2011

En KZ seguimos empecinados en recomendar esos cómics españoles de estética manga que ha sacado Glénat en su línea Gaijin. Belén Ortega es una vecina granadina que ha sacado (con la colaboración de Rubén García) su primera obra: Himawari. Una breve historia de samuráis intensa y, ante todo, justa.

Autor y dibujo: Belén Ortega
Guión: Belén Ortega, Rubén García.

Género: Acción, Thriller, Samurái.
Categoría: Seinen.

Año: 2010

Editorial: Glénat.
Nº Tomos: 1
Precio: 7,95€

Período Bakumatsu. Himawari y su hermano mayor Shunya, se dedican a buscar a los asesinos de sus familiares. Tras regueros de sangre que han bañado las tierras niponas, por fin encuentran una pista hasta una prefectura en las cercanías de Edo. Infiltrados en un clan donde su jefe puede estar relacionado con la muerte de sus padres, se verán envueltos en una compleja trama de venganza.

No hay que dudarlo, y su autora no lo niega: Himawari bebe directamente de obras como Rurouni Kenshin y de vez en cuando recuerda a Hiroaki Samura (La Espada del Inmortal). Por desgracia hay que recordar que Himawari es una obra creada para un único tomo, dándole un nudo y desenlace del conjunto, y eso nos lleva a que la obra se nos haga más que corta, cosa en parte positiva. Así pues, estamos ante una obra justa: justa en intensidad, justa en humor gráfico, demasiado justa en violencia (y se goza lo poco), justa en trama enrevesada y con un final igual de justo. Y puede que gracias a ser tan justo en cada palo que toca, Belén Ortega y Rubén García nos presenta una historia con una resolución que puede llegar a ser predecible pero gusta, siendo más cruel y real de lo que cualquiera podría imaginarse, siendo la venganza el hilo central. Himawari, nuestra protagonista, no es una versión fémina de Kenshin con cierto halo heroico, aún menos una fémina Manji. Es tan sólo por la cual conocemos su historia, hacía dónde le lleva sus deseos de venganza y a qué precio. Podemos pues cerciorar que la historia puede gustar más o menos, pero no se puede negar el buen trabajo a la hora de sintetizar las ideas y llevarlas a cabo. Puedo contar más detalles, pero también lo hace ella en el tomo, planteando respuestas a su creación, y con una galería de FanArts de compañeros de la profesión. Himawari obtendría el premio de Mejor Manga Español de Ficomic cuando se publicó en la revista Line Magazine Manga. Si no he entendido mal, la obra se retocó para su publicación por Glénat.



El dibujo de Belén Ortega es de una calidad tan envidiable, que si no es porque mantiene su nombre en castellano uno diría que es un friki nipón consagrado en el arte del manga, destreza que amplió en Japón. Dibujos extremadamente limpios, delicados, con personajes estilizados que mantienen sus proporciones intactas. El vestuario es creado con fidelidad (más que a la época, a las obras de las que bebe) y sin redundancias. Los fondos y lugares que se ven son detallados, hipnóticos algunas veces. Destacar el uso de sombras y tramas magistral que se complementan perfectamente. La verdad, dan ganas de escupir en la obra delante de su autora por no tener verdaderos argumentos para tratarla de incompetente, porque no lo es. Pero no todo son alabanzas. Las escenas de acción están muy desaprovechadas (le echaremos la culpa al tener que cumplir con un número de folios para el tomo) y los fondos tan preciosos que crea salen muy poquito, estando muchas viñetas en blanco o con tramas (truquito que usan mucho en Japón, pero para mí como un buen fondo no hay nada).



En definitiva, una obra que al que le guste los samuráis que rocen el estilo de Kenshin y La Espada del Inmortal, no deberían dejarla pasar teniendo en cuenta sus carencias por espacio. Y si sólo queréis ver una “mangaka made in Spain”, es un seinen por el cual no te molesta pagar gracias a una trama bien contada y un dibujo de sobresaliente.

{ 3 comentarios ... read them below or Comment }

  1. Hombre, pues ahora que lo dices, se da un aire xD

    ResponderEliminar
  2. No sé yo... Rei Ayanami es una personalidad Moe de catálogo, algo que no roza Himawari ni de coña, pero en dibujo... será por el pelo corto, porque por lo demás "Hima" llega a ser más expresiva XDDDDDD
    Curioso punto de vista, pitufo ù.ú
    XDD

    ResponderEliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -