Lo mejor de esta semana

VAMPIROS POR TODAS PARTES

Los vampiros siempre han estado con nosotros,es un hecho irrefutable, ya sea en forma de nocturnas pesadillas de aquellos que leyeron Drácula, o bien de los que vimos en TVE El Misterio de Salem´s Lot ,y durante mucho tiempo nos dio miedo acercarnos a una ventana en la oscuridad de nuestro cuarto. El caso es que siempre han fascinado al ser humano, ¿Cómo no iba ser de otro modo?, los chupa sangre representan uno de los mayores anhelos y temores a los que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida; La mortalidad.

A lo largo de los años estos han sido representados de muchas y diversas maneras, ya fuera mediante seductores aristócratas que perseguían a campesinas pechugonas en la pintoresca Transilvania, o mediante grimosas criaturas que se escondían de la luz del Sol. Sin embargo, no fue hasta la década de los 80 cuando nos encontramos ante un nuevo tipo de “Monstruo” mas cercano a todos nosotros, el vampiro urbano, este podía parecerse a cualquiera, desde el vecino de enfrente que guarda su ataúd en el sótano de su chalet, al macarra que pasea con su moto y su cazadora de cuero por la playa...

Esta “manera” de entender el terror como algo urbano tuvo su representación en el cine con películas como Jóvenes Ocultos o Razas de Noche, aunque fue un novelista norteamericano de nombre Stephen King en que lo elevó a la categoría de arte.

 
En España la cosa transcurría de un modo bien distinto, desde finales de los 70 revistas de cómics como Creepy, Zona 84 y la especializada Vampy se habían adentrado en el campo del horror,(a mi me gusta mas llamarlo así) ante la demanda de un público más adulto, que se encontraba bastante confuso con los desvaríos de ediciones Vértice que entonces tenía la gran totalidad del cómic-book que nos llegaba .
Estas publicaciones sobrevivieron como buenamente pudieron hasta finales de los 80, momento en el que el cómic de terror prácticamente desapareció de los kioskos. Tendrían que transcurrir unos años hasta que la mayor distribuidora de publicaciones de nuestro país, Planeta, apostara por una nueva línea editorial ,llamada Laberinto,que daba cancha a autores en su mayoría muy jóvenes, la que devolviera al género vamp al lugar que se merecía.

ONCE UPON A TIME IN ALBACETE...
Sergio Bleda había regresado tras su periplo por Barcelona a su tierra natal. De la ciudad condal se había traído el germen de lo que iba a ser “El Baile del Vampiro”, sus calles, el ambiente rabiosamente urbano del barrio gótico,y unos personajes que con los que el lector podía identificarse plenamente, chicos con los que te cruzabas por la calle, cualquiera de ellos podría ser un vampiro.
La acción transcurre a mediados de los 90, una década extraña donde las haya, los grandes mitos habían caído o simplemente desaparecido, una juventud confusa deambula por las calles sin esperar gran cosa de la vida. Que mejor marco para esta obra que la unos personajes que no acaban de encontrar su sitio en el mundo.Por un lado tenemos a Jacob, el vampiro “jefe”,iniciado en las tinieblas por el Gran Vampiro Blanco en la Prusia del siglo XVIII. Vive entre la gente pero sin querer saber nada de ellos, no se encuentra a gusto en esta época tan carente de valores donde nadie se preocupa por nadie.
Su contra partida es Inés, una joven vampira que disfruta de todo lo que la rodea como alguien de su edad, hasta los límites,claro, que su condición le impone.
La historia comienza cuando Jacob salva a una chica de una brutal paliza por parte de unos skin-heads, la lleva hasta su escondrijo donde le revela su verdadera naturaleza, paralelamente Inés encuentra a Ana, una joven que ya ha sido mordida por otro vampiro pero de la que no sabemos mucho mas. Pronto Inés empezará a ver en Ana a esa amiga que no tiene, una compañera distinta a Jacob, al que está muy unida pero al que no le puede contar ciertas cosas, la mas importante; es que está enamorada de él.

La aparición de la cuarta en discordia, Paula, no hace sino complicar un poco mas las cosas, Jacob parece sentir algo por ella, pero es una humana al fin al cabo. Si algo le han enseñado 250 años de andanzas es que hay cosas que son imposibles.
El argumento de El Baile del Vampiro, título por cierto que rinde un jocoso homenaje al film de Roman Polanski, no es un mero culebrón de enredos amorosos entre muerde-cuellos, tiene mucha acción. Por una parte un extraño cazador de vampiros llega a la ciudad con la firme intención de acabar con todos ellos,sus motivos, bueno, no es Van Helsing, eso lo podemos decir...

Obviamente si no hubiera una gran amenaza cerniéndose sobre nuestros protagonistas la trama quedaría un tanto deslucida, !y vaya si la hay!, Ana, la nueva mejor amiga de Inés no es una vampira cualquiera es una “Súcubo”, o sea,lo que traducido a la lengua común vendría a ser la encarnación de un gran y maligno poder ancestral en el cuerpo de otra criatura, y sintetizando aún mas la cosa indica que se puede liar una muy gorda si ese gran poder la domina.
En este momento hace su aparición, Paul, el gran vampiro blanco, que intentará manipular a Ana para eliminar al único que podría disputarle el cetro, Jacob.
Y partir de aquí si sigo ,corro el riesgo de meterme en un gigantesco spoiler, no seré yo quién os prive del electrizante final de la historia que tiene como escenario la monumental Sagrada familia.

REINVENTANDO EL MITO
Probablemente el propio autor me trate de osado por decir esto, pero es que el género de vampiros, en cuanto a cómic se refiere estaba en lo mas profundo de una cripta, alguien había echado la llave y la había tirado a un pozo. Si claro, había cosas, pero teníamos que viajar ,literalmente hablando,muy lejos, para encontrarnos un nuevo re entre del fantástico en el mundo de la viñeta. De pronto estos personajes tan contemporáneos nos hacían ver que había algo mas que super-heroés en las estanterías de las librerías,y que encima podían echarle un pulso a Spiderman o a Los Vengadores.
El final de este envite fue por desgracia el mas común,como suele pasar casi siempre, al final el pez grande se comió al chico,eso no quita que los cómics de la línea Laberinto tengan una magia especial, en concreto creo El Baile del Vampiro es el mejor de todos ellos,al menos es el que mas llegó a mí, fanático irreductible del horror como soy. El formato, el de la grapa, es el que creo más adecuado para que llegué a todo el mundo, así como su edición en blanco y negro me parecen un gran acierto en todos los sentidos.

RODÉATE DE AJOS AMIGO, O SERÁ TU FUNERAL...

¿Por qué recomendar como un poseso la lectura de El Baile del Vampiro?

Bueno, si todavía no es bastante obvio que me encanta este trabajo de Sergio Bleda de principio a fin os diré objetivamente hablando que es un estupendo viaje iniciático para todo aquel que no conozca el trabajo de este albaceteño genial. La edición que yo tengo en mi poder,y de la que me he valido para poder comentaros esta obra es la que salió en cómic-book en 1997, de la nueva sé que incluye algunos extras bastante jugosos, además claro de que está en formato de novela gráfica.

Leedla por favor, ¿Quién sabe? , quizás os pueda servir como guía de supervivencia urbana. Los vampiros están por todas partes, podría ser un vecino, tu compañero de clase, o Jordi Hurtado, que lleva 30 años igual...

 Bromas aparte solo me resta decir que ha sido una gozada volver a leer El Baile del Vampiro tantos años después,no ha perdido ni un ápice de la frescura y ni la originalidad que la elevaron a los altares del cómic por siempre jamás.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -