Lo mejor de esta semana

“The Legend of Zelda” es sin duda, y por méritos propios, una de las sagas más famosas y respetadas dentro del mundo de los videojuegos. Pocos son los que no han probado las aventuras de Link en alguna de sus plataformas desde que se estrenara su primera entrega en NES allá por el año 1986. Una saga intergeneracional que espera pacientemente su ansiado nueva título exclusivo en la actual sobremesa de Nintendo, la WiiU. Mientras esto sucede, los chicos de Satoru Iwata nos traen uno de sus clásicos más queridos remasterizado en HD, pero no una remasterización normal y corriente, sino un atractivo remake con un renovado apartado audiovisual adaptado a la alta definición, diversas mejoras jugables, un nuevo nivel de dificultad y un correcto uso del pad de WiiU. En pocas palabras, una nueva excusa para poder disfrutar otra vez del que según muchos es el Zelda con más personalidad y encanto de todos los vistos hasta ahora. ¿Sabéis ya de cuál se trata, verdad? Efectivamente, hablamos de The Legend of Zelda: The Wind Waker.

Desarrolla: Nintendo.
Distribuye: Nintendo.
Plataforma: GC, Wii, WiiU.
Género: Aventura, Fantasía.
Idioma: Español.

“Los vientos de Hyrule vuelven a soplar en WiiU”.
 
 

No son pocos a los que no les entusiasma esta nueva política de las remasterizaciones en HD que ha surgido en esta casi extinta generación, ya que muchos lo ven como una excusa de las compañías para volverle a sacar los cuartos a los jugadores con algo que ya cumplió ese objetivo en el pasado. Y razón no les falta, pues hemos llegado a ver algunos títulos que tan solo han sufrido una pequeña “limpieza” de imagen para adaptarla a la alta definición, sin ningún extra ni nada remarcable, y ha sido puesto a la venta a un precio actual. Es decir, mínimo esfuerzo - máxima ganancia a costa del consumidor. Pero hay dos maneras de ver el objetivo de esta política: efectivamente como un saca cuartos innecesario, o como una posibilidad de volver a jugar a grandes joyas y obras maestras pasadas adaptadas a los nuevos tiempos. Y cuando las remasterizaciones son igual de trabajadas como la que nos ha ofrecido Nintendo con este Wind Waker, la segunda opción coge sin duda más fuerza. No todo el mundo tuvo la oportunidad de jugar a esta joya de Game Cube en su momento, ya sea por edad o por no poseer la consola, por tanto tener la oportunidad de volver a disfrutarla con la cantidad de novedades que nos ofrece Nintendo es algo que cualquier jugador que posea una WiiU, ya sea fan de la saga o no, no debe dejar escapar. Aunque claro, pese a estas grandes mejoras visuales y jugables, el título no deja de ser un remake de algo ya hecho, y por tanto la pregunta que debemos hacernos es: ¿merece realmente la pena comprar The Legend of Zelda: Wind Waker? La respuesta es un rotundo sí, y la razón es que detrás de todos estos aspectos técnicos, sean ya mejores o peores, se esconde una fantástica aventura llena de humor y diversión, que posee todos los rasgos característicos que han conseguido que la saga Zelda sea una de las más respetadas dentro de este sector a lo largo de todos estos años.

Para los que no lo conocen, deben saber que la historia nos sitúa en el reino de Hyrule, muchos años después de los acontecimientos vividos en Ocarina of Time. Tras la épica batalla entre Link y el malvado Ganondorf, al cual derrotó y selló con la ayuda de los siete sabios en el Reino Oscuro, nuestro héroe regresó a su época, quedando una parte de él en ese segundo futuro. Gracias a sus hazañas, Hyrule volvió a conocer la paz, y con el paso de las generaciones la historia sobre aquel muchacho con ropas verdes y misteriosa espada se convirtió en la leyenda del "Héroe del tiempo". Sin embargo, muchos años más tarde, vientos de tragedia volvían a soplar en el reino de Hyrule, cuando el malvado Ganondorf consiguió escapar de su prisión, sumiendo el mundo en las tinieblas. Aterrorizado, el pueblo confiaba en que apareciese de nuevo su héroe legendario para librarles del mal y salvar al reino…. pero esta vez el héroe nunca apareció. Sin esperanza, a las gentes de Hyrule solo les quedaba rezar y encomendarse a la fortuna de los dioses, y estos respondieron inundando por completo todo el reino y congelándolo en el tiempo, con el fin de evitar daños mayores y proteger el poder de la trifuerza de las manos de Ganondorf. Tan solo quedaron algunas islas donde la gente se instaló comenzando una nueva vida, una vida alejada de las garras del mal. Pese a que el recuerdo se fue borrando, la leyenda del héroe del tiempo todavía perduraba en la memoria de la gente, y en cierta isla, existía la tradición de que cuando los hijos varones llegaban a cierta edad, lo celebraban vistiéndolos con ropas verdes, para que se convirtieran en hombres fuertes y valientes como aquel héroe de la leyenda. Uno de estos niños es nuestro protagonista, y su nombre es Link (nombre genérico que se puede cambiar, como es costumbre en la saga). En una pequeña isla llamada Initia, Link es un perezoso muchacho al cual no le hace gracia vestirse con estas tradicionales ropas verdes. Vive con su abuela y su hermana pequeña, llamada Abril, y no le atraen para nada este tipo de aventuras y todo lo que pregona la tradición del héroe del tiempo. Pero todo cambiará cuando Abril es secuestrada erróneamente por un pájaro gigante, que se la lleva lejos de la isla. En ese momento, nuestro protagonista decidirá cruzar el mar e ir a buscarla, con la inestimable ayuda de la enigmática Tetra y su tripulación pirata. Y así es como Link, contra todo pronóstico, se embarcará en una inolvidable aventura llena de peligros y sorpresas, con el firme objetivo de rescatar a su hermana, descubriendo durante el camino su verdadero destino, un destino que lo convertirá en leyenda.

"La innovación y la polémica, las dos caras de una misma moneda".
 

Por todos es conocido que esta entrega de la saga ha sido posiblemente la más polémica y criticada, ya que supuso un cambio bastante importante, sobre todo a nivel estético, que cogió a mucha gente por sorpresa. Y aun más si tenemos en cuenta que los antecedentes eran los fantásticos Ocarina of Time y Majoras´k Mask. La estética “cartoon” de este nuevo título provocó opiniones para todos los gustos, aunque muchas de ellas fueron totalmente prejuiciosas. A pesar de todo, muchos lo entendieron como lo que realmente fue: innovación y afán de superación, y por suerte la crítica lo puso en su lugar, y el tiempo finalmente lo ha reconocido como lo que realmente es, una de las mejores entregas de esta longeva franquicia. Por tanto la polémica elección de este estilo gráfico para el juego acabó siendo una de las mejores decisiones que han tomado Miyamoto y Eiji Aonuma, y la gente nada más encender sus Game Cube se dio cuenta del increíble potencial que escondía este tipo de motor gráfico, que dotó al juego de un sello único y personal. El popular cell-shading fue mezclado con una paleta de colores muy vivos y saturados, que no hacía más que potenciar el estilo cartoon, combinados con tonos grises y oscuros, pudiendo crear zonas muy vivas y alegres, como muchas de las islas del juego, y otras más lúgubres y terroríficas, como las mazmorras o las zonas de tormenta. Y es que detrás de ese aspecto gráfico animado y algo infantil, se esconde una historia épica y adulta con inesperados giros argumentales que atraerán la atención del jugador hasta el final de la misma, y que gracias a los cuidados y numerosos diálogos entre los personajes harán que te involucres al máximo en ella. Una de las principales bondades que permitió este motor gráfico fueron las numerosas expresiones conseguidas en los rostros de los personajes, sobre todo en el de Link, que poseía más de 100 expresiones faciales, algo totalmente revolucionario en su momento. Todo esto dotaba a cada personaje de un carisma inusual, y al juego en general de una personalidad única, y como hemos podido comprobar años más tarde, toda su magia y esencia sigue intacta. Es posiblemente el juego de Zelda que mejor ha aguantado el paso de los años, apenas ha envejecido, y eso lo convierte en una joya atemporal. Y aparte de su original apartado visual, si algo destacaba especialmente en Wind Waker era la tremenda sensación de libertad que nos ofrecía. Una completa libertad de exploración entre las numerosas islas que poblaban Hyrule, a las cuales llegábamos navegando en nuestro propio barco, sin apenas tiempos de carga, y con un conseguido transcurso del ciclo día/noche que cambiaba por completo el mundo que nos rodeaba, dotando al juego de una profundidad nunca antes vista.
Hay que admitir que en términos de jugabilidad la verdadera revolución no llegó con este título, ese honor recayó en las posteriores entregas de Wii como el Twilight Princess y sobre todo el Skyward Sword, utilizando el Wii Motion. Por tanto es justo señalar que Wind Waker peca de una quizá excesiva continuidad respecto a otros juegos anteriores como Majora´s Mask, siendo los controles con el pad prácticamente iguales a los vistos en Nintendo 64. Aunque sinceramente no hay que ver esto como algo negativo, porque si algo funciona bien no es estrictamente necesario tener que cambiarlo, ya que seguirá siendo positivo. Además el juego contaba nuevos objetos que le dieron un soplo de aire fresco respecto a los anteriores, como pueden ser la Batuta de los Vientos, el “instrumento” que Link porta en este juego con la cual podíamos crear pequeñas melodías para invocar poderes divinos, y muchos otros más. Por supuesto, como ya es costumbre en la saga, las aventuras de Link no son precisamente cortas, y dada la gran libertad de exploración disponible, estamos ante una de las aventuras más largas y profundas de todas. La historia principal puede durar perfectamente unas 25 horas, pero si completamos todas las misiones secundarias, la vida del juego puede estar perfectamente entre las 80-100 horas. Y eso es mucho tiempo de diversión. Además para conseguir todas las armas, objetos y figuras del juego, es imprescindible completarlas, por lo que se convierte también en un auténtico reto.
Y por último, pero no por ello menos importante, otro apartado técnico en el que destacó Wind Waker fue en su maravillosa banda sonora. La saga The Legend Of Zelda se ha caracterizado siempre por tener una banda sonora excepcional, y por supuesto esta entrega no es ninguna excepción. Nos encontraremos con remasterizaciones orquestadas de temas clásicos de otros títulos de la saga, que suenan mejor que nunca, y otros temas nuevos que ya se han convertido en auténticos clásicos. Desde la mítica melodía de la canción del héroe en la introducción, hasta el fantástico Ocean Theme, pasando por muchísimas otras que sin duda sacarán una sonrisilla (y puede que hasta alguna lágrima) a cualquier fan de la saga. Los efectos de sonido también fueron soberbios, y teniendo en cuenta que estamos en un juego en el que no existen voces, los efectos cobran una importancia capital, y tanto en los personajes como en los escenarios cumplieron con una sobresaliente nota.

En definitiva, estamos en la que es sin duda una de las mejores aventuras de Link dentro de su extenso catálogo, un videojuego extraordinario que supuso en su momento toda una lección de trabajo, arte y amor por una saga que no ha hecho más que dar alegrías a todos los seguidores de Nintendo durante varias generaciones. Es una prueba viviente de que no debemos juzgar un libro por su portada, lo importante es su interior, la historia que nos cuenta, y sin duda la leyenda del “Héroe del Viento” es una de las mejores historias que podemos vivir. Y para todos los poseedores de una WiiU será una perfecta oportunidad de vivirla mejor que nunca, gracias al fabuloso “remake” que está a punto de recibir. Un clásico atemporal que merece ser disfrutado por todas las generaciones posibles.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -