Lo mejor de esta semana

Esta semana saltaba a la palestra la noticia que puede traumar a la sociedad actual: Hello Kitty no es una gata.

La experta y antropóloga londinense Christine R. Yano junto a Sanrio desmontaban a uno de los mitos que acaba de llegar a su 40º aniversario.

Sanrio le matizó que "Hello Kitty es una niña pequeña. Ella nunca ha caminado sobre sus cuatro patas, anda y se sienta como una criatura de dos patas. Tiene una mascota, además, un gatito que se llama Charmmy Kitty".

A ver si lo hemos entendido: no es una gata antropomorfa, como puede ser Blacksad, es una niña y además londinense.

Según cuentan en el Huffintong Post, no sólo no es una gata sino que es una niña llamada Kitty White, que tiene una hermana gemela y cuya mascota Charmmy Kitty es un gato (esta sí lo es, menos mal).

¿Y se han necesitado cuarenta años para desvelar todo esto, con la de fans que arrastra?

Vayamos por partes que decía Jack el Destripador.
Corre una leyenda sobre la creadora original, Yuko Shimizu. En ella, se dice que hizo un pacto con el diablo para mantener con vida a su hija, Ikuko Shimizu, que sufría un cáncer muy agresivo en la boca (algunas personas dicen que por eso Hello Kitty no tiene boca); debía crear un personaje infantil y una marca que se hicieran famosas en todo el mundo cuyo fin era atraer a los compradores... Esto será como una ofrenda al demonio.
Debía estar en la compañía un año y abandonarla.
El personaje escogido fue un gato (sí, le pese a quien le pese..) debido a sus connotaciones con la brujería y el inframundo.
Ambas partes cumplieron su pacto y su hija sobrevivió unos años más.

Pero vayamos a lo práctico y desmenucemos lo que se dice en el artículo.
Empezaremos por el nombre cuyos caracteres japoneses son ハローキティ que suenan como HarôKitty; si cogemos los tres últimos, キティ, se traducen como gatito.

Continuemos.
"Nunca ha caminado a cuatro patas, anda y se sienta como una criatura de dos patas".
Dios mío, Garfield, Isidoro y Doraemon tampoco son gatos. ¿En qué estamos pensando?.
Por cierto, la última creación de Shimizu, Rebecca Bonbon parece un bulldog francés... A ver si va a ser una niña parisina y no nos hemos dado cuenta...
Y fijándonos en su imagen ahí queda más claro: cualquier niña tiene las orejas puntiagudas, encima de la cabeza y bigotes. Claro, cualquiera.

Varias diseñadoras han pasado por Sanrio siendo Yuki Yamaguchi la más longeva, que atribuye su falta de boca a querer empatizar con su dueño: felicidad, tristeza u otra emoción.

Sin querer parecer pretencioso, diría que quieren anotarse un frikipunto, pues aunque Kitty no esté de capa caída (lleva 40 años adornando desde bolsos hasta carcasas de móvil) la competencia cada vez es más feroz y la Exposición en Los Angeles, donde se hicieron estas "revelaciones".

Yo sigo viendo una gata blanca ¿y vosotros?

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -