Lo mejor de esta semana

Independizarse de los padres nunca ha sido tan difícil como en nuestros tiempos. Y en un país como Japón, caro de por si, aún resulta más complicado, así que la mejor opción suele ser compartir piso.
Pero encontrar a alguien afín no es tarea fácil.

Las penurias de Yumi y Ruka para llegar a fin de mes se traducen en conformarse con llevarse algo decente a la boca y pagar el alquiler del piso.

Pero cuando una es seria y responsable mientras que la otra es un espíritu libre que quiere vivir de su música, las discusiones están aseguradas; cumplir sus sueños sin dejar de ser “ellas” no va a ser nada fácil…

Masakazu Ishiguro es un mangaka poco conocido en nuestro país, cuyas obras se basan en la cotidianeidad que inició sus andaduras en 2001 colaborando en el manga Comic Hoshi Shinichi  junto a otros autores. Nemurubaka empezó a serializarse en la Takuma Shoten en el año 2006, saliendo un spin off llamado Kyouko to Tousan (Kyouko y Papá) en el año 2008 en la Comic Ryu que finalizó en 2010.

Con un dibujo que se antoja sencillo pero efectivo en el que se recrea un universo de sobras conocido, retratando fielmente la adolescencia; sin formas rotundas ni muchos aspavientos cumple a la perfección con su cometido: meternos de lleno en la historia y familiarizarnos con los personajes.

El punto fuerte de este manga no es el dibujo, del que cabe destacar sus momentos cómicos con los que además nos sentimos bastante identificados, si no el guion que un principio parece bastante sencillo, cotidiano incluso, pero con el que se empatiza enseguida.

Abrirse camino en la vida no es tarea fácil y Ruka representa la parte rebelde, la luchadora nata cuyo sueño es dedicarse a la música dejando en un segundo plano todo lo demás. TODO: comida, pagos… Yumi como contrapunto es la universitaria que cuenta cada yen, que ve más allá de su nariz y que aunque tiene sueños, permanece con los pies en la Tierra.

Pero soñar es gratis y llegar a realizar alguna de las cosas que nos pasan por la imaginación no suele ser un camino de rosas pues no sería un sueño, hablaríamos de realidad, así que siempre vamos a encontrarnos piedras, tendremos que hacer sacrificios y elegir. Una buena elección no siempre significa un buen resultado, pero ayuda a coger confianza y aprender de los errores.

De eso trata esta obra. De aprender.

La vida es una gran escuela y ni todos los maestros son los mejores ni todos los alumnos aprueban a la primera. Como sucede con nuestras protagonistas, hay que encontrar el equilibrio, ese complemento que nos ayude a tirar por el camino a nuestra meta particular; en Barrio Lejano de Jiro Taniguchi se juega con la posibilidad de cambiar los actos y evidentemente las consecuencias que ello comporta. En este relato más cotidiano no existe la posibilidad de la vuelta atrás, con lo que se puede uno tirar a la piscina sin mirar si hay agua ( en el caso de Ruka) o valorar lo fría, altura del trampolín e impacto al caer (según Yumi).

No caigáis en la premisa de juzgar un dibujo e historia facilones. Dejaros sorprender por un universo cercano y sumergiros en las personalidades de Ruka y Yumi que seguro son afines de una u otra forma y aprended a valorar vuestros sueños, ellos son la clave de desconexión con la realidad y a la vez la conexión con vosotros mismos. Es un gustazo ver la evolución de las protagonistas movidas por sus ideales.


Ficha Técnica:

Nombre original: Nemurubaka

Autor: Masakazu Ishiguro

Género: Costumbrista, comedia

Categoría: Seinen

Año: 2006 (Japón), 2016 (España)

Nº Tomos: 1

Editorial: Letrablanka

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -