Lo mejor de esta semana

Cuenta una leyenda urbana que existe un pueblo oculto llamado Nanaki que no está registrado en ningún mapa y en donde se les ha perdido la pista a todos los que han logrado entrar. Muchos creen que en realidad dicho pueblo permite a sus visitantes dejar atrás su pasado e iniciar una nueva vida, motivo por el cual más de uno se ha aventurado en su búsqueda con irregulares resultados. Nuestra historia comienza con un grupo de inadaptados (30, para ser exactos) de diversos orígenes que decide responder a un anuncio en Internet que afirma haber encontrado la localización de dicho pueblo. Ni cortos ni perezosos, estas pobres almas, que están hasta el morro de la sociedad que les rodea, deciden huir de su realidad embarcándose en un viaje hacia su soñada utopía. Naturalmente, si las cosas hubieran salido a pedir de boca, este habría sido el fin de la historia y nos estaríamos quedando sin reseña. La experiencia nos indica que cuando hablamos de utopías, la cosa más que sueño termina siendo una pesadilla. Ni siquiera la ficción nos pone fácil aquello de las nuevas sociedades, el borrón y cuenta nueva, que haya paz y después gloria. Pues no.

La cruda realidad es que hay un ente sobrenatural en este pueblo que utiliza los traumas psicológicos de sus visitantes para para crear monstruos que sólo pueden ver de forma individual según el trauma y a los cuales cada uno debe enfrentarse en una especie de terapia de choque colectiva si desean poder superarlos. Los más cinéfilos pensarán automáticamente en Solaris (la de Tarkovski, por favor) o en la novela de Stanislaw Lem en la que está basada como la referencia más obvia. Al menos, fue esta premisa la que me llevó a interesarme en la serie, esperando un psicodrama con tintes de horror y misterio donde se encuentran varios de los elementos de rigor: personajes desequilibrados en un pueblo fantasma donde son atacados por criaturas sobrenaturales y sobre los cuales sobreviene un ataque de histeria colectiva fruto del aislamiento y la paranoia cuando uno de ellos desaparece misteriosamente. 




Prometedor. ¿No? Y aunque la intención de los guionistas seguramente haya sido esa, lo cierto es que voy a terminar recomendando este título no por lo que aparentaba ser sino por la cantidad desmesurada de humor involuntario gracias a las enormes dosis de absurdidez que plaga la historia. Queridos lectores, no os sintáis defraudados, disfrutad de la diversión sin sentido y no digáis que no os lo advertí. Por poner un par de ejemplos: Uno de los personajes va vestido con estética de rapero negro y al más puro estilo de los clichés de películas de horror americanas -aún estoy por decidir si esto fue accidental o fue una clamorosa broma de los guionistas-, es el primero en palmarla (aparentemente); otro de ellos es una loca que no para de decir a diestra y siniestra que ejecuten a fulanito o a menganito. 

A pesar de todo, la historia introduce una serie de ideas muy interesantes que invitan a la reflexión sobre la naturaleza de la psique humana, las variadas formas en que cada individuo puede lidiar con sus propios demonios emocionales y las terribles consecuencias de una excesiva presión social. Puede entenderse como una parábola en la que el escapismo como vía rápida de resolución de problemas sólo retrasa lo inevitable, que los problemas te van a seguir persiguiendo vayas a donde vayas y que los conflictos no resueltos pueden terminar adoptando proporciones monstruosas en la medida que nos negamos a enfrentarnos a ellos. De la misma forma, los vicios sociales que nos azotan no dejarán de existir por cambiar de localización y por lo tanto, un intento de nueva sociedad sin entender esto sólo logrará reproducir los mismos patrones tóxicos dejados atrás. La lástima es que todas estas ideas han terminado siendo desarrolladas con la profundidad de una inmersión en snorkel en una piscina infantil. 

Ficha Técnica


Nombre Original: Mayoiga

Director: Tsutomu Mizushima

Estudio: Diomedéa

Año: 2016

Género: Seinen, misterio

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -